Día Internacional para la Tolerancia y Día de las Librerías: feliz coincidencia

DYPuX7XVQAE8Rr8

La tolerancia, ni indulgencia ni indiferencia: respeto. bajo ese lema las Naciones Unidas llaman a celebrar el Día Internacional de la Tolerancia, que casualmente o no, coincide en nuestro país con la celebración del día dedicado a las librerías. Os invitamos a ejercer la tolerancia ya visitar las librerías, por solo la cultura nos lleva a la libertad y la tolerancia nos ayuda a preservarla. Como decía Voltaire: “Todos estamos llenos de debilidades y errores; perdonémonos recíprocamente nuestras tonterías: es ésta la primera ley de la Naturaleza”.

Sincronía, una sola Humanidad

Anuncios

Robert Louis Stevenson. Homenaje a un pilar de la cultura universal

Robert-Louis-Stevenson-Fabulas«Ser lo que somos y convertirnos en lo que somos capaces de ser es la única finalidad de la vida». Robert Louis Stevenson nació en Edimburgo, Escocia, el 13 de noviembre de 1850 y vivió sólo 44 años plagados de intensos avatares personales y en los que dejó una herencia cultural y literaria que a alimentado las fantasías y los sueños de conocer mundo y vivir aventuras de numerosas generaciones de colegiales en todo el mundo. La isla del tesoro, El extraño caso del doctor Jekyll y mister Hyde, El señor de Ballantrae o La Flecha Negra son hoy puntales de la literatura universal.

El suyo es un caso claro de superación personal ya que su mala salud le impidió asistir regularmente a la escuela cuando era niño. A pesar de que tuvo la fortuna de pertenecer a una familia con recursos que le facilitó su acceso a la educación con clases particulares, fue su tesón, su devoción por la lecturas y una infinita curiosidad y capacidad para absorber conocimientos, los que le permitieron llevar una vida corta pero plena y convertirse en una de las grandes figuras de la cultura universal.

Nuestro homenaje y agradecimiento en el día de su aniversario.

Ilustres olvidadas: Elizabeth Cady Stanton, pionera luchadora contra el racismo y el machismo

9a2601743487485a8e7dd9c1ff6b712eElizabeth Cady Stanton nació el 12 de noviembre de 1815 en Jonhstown, Nueva York. Su padre era un destacado político que se empeñó en que lograse la mayor educación y cultura posible. Desde muy joven se lanzó a la lucha por la igualdad en los dos colectivos más escarnecidos de su tiempo: las mujeres y los afroamericanos. Su lucha fue más allá del derecho al voto para las mujeres y sus reivindicaciones incluyeron los derechos de paternidad y de custodia de las mujeres, los derechos de propiedad, los derechos de empleo e ingresos, las leyes de divorcio y el control de natalidad, aunque se opuso siempre al derecho a aborto.

Su Declaración de sentimientos, presentada en la primera convención de derechos de la mujer, sostenida en 1848 en la localidad de Seneca Falls, Nueva York, es a menudo acreditada como el inicio de los movimientos organizados de derechos de la mujer y sufragio femenino en los Estados Unidos. En ese texto expuso sentimientos y pensamientos absolutamente rompedores y que permanecen de vigente actualidad, como en que reza: «La degradación de las mujeres está en la idea del hombre de sus derechos sexuales. Nuestra religión, las leyes, las costumbres, se basan en la creencia de que la mujer fue hecha para el hombre. Venga lo que quiera, toda mi alma se regocija en la verdad que he pronunciado».

También fu absolutamente contundente al equiparar la lucha contra la esclavitud y el racismo con la lucha por la liberación femenina: «El prejuicio contra el color, del que tanto se oye hablar, no es más fuerte que el del sexo. Es producido por la misma causa, y se manifiesta muchísimo de la misma manera. La piel del negro y el sexo de la mujer son evidencia prima facie de que estaban destinados a someterse al hombre blanco sajón»

Nuestro homenaje en el aniversario de su nacimiento.

Sincronía, una sola Humanidad

“Cuéntalo”, un cómic autobiográfico como herramienta escolar contra la violación y el bullying.

CuentaloMelinda es una joven violada a los trece años, cuyo trauma la impide incluso hablar y que pertenece a una generación superada por una cultura de la violación, que no sabe ni puede gestionar la violencia machista, que no tiene  las herramientas sociales y personales necesarias para lograr la condena pública al violador, y ni cuenta siquiera cuenta con apoyos a las víctimas. Esa es la historia autobiográfica que cuenta la autora Laurie Halse Anderson, en el cómic Cuéntalo, dibujado por la ilustradora Emily Carroll y que constituye una obra perfecta para ser utilizada como herramienta educativa y sensibilizadora en los institutos.

A pesar de la crudeza de su planteamiento, está planteada con gran elegancia y comienza narrando la historia de una adolescente con problemas de integración que debe luchar contra el bullying cuando entra en un nuevo instituto donde el ambiente es completamente hostil. A medida que avanza la narración, se va profundización en la situación de Melinda, la adolescente, de la los lectores van conociendo su perfil psicólogico, el de una muchacha que sufre depresión, y que arrastra las consecuencias de un suceso traumático que le sucedió antes de que la conozcan los lectores y que no solo es incapaz de superar sino incluso de verbalizar, y por eso ser capaz de llegar a contarlo será el primer paso para salir del agujero personal en el que se encuentra.

La historia original de Cuéntalo (Speak en su versión en inglés) se publicó como novela por primera vez en Estados Unidos en 1999 y se convirtió casi de inmediato en un fenómeno editorial, siendo incluida entre los mejores best-seller del año por el diario New York Times. En el año 2004, Jessica Sharzer convirtió el libro en una película protagonizada por Kristen Stewart, que no llegó a estrenarse en nuestro país, donde la novela, publicada en 2002, pasó sin mayor pena ni gloria. Sin embargo la versión en novela gráfica escrita por la propia Laurie Halse Anderson y dibujada con Emily Carroll está teniendo una gran acogida, en lo que ha influido el aumento de la sensibilidad feminista y la lucha contra la violencia sexual tras sucesos más o menos recientes como el de la tristemente famosa “manada” de los san fermines.

Cuéntalo ha sido publicado por Ediciones la Cúpula en 2018 y es una recomendación de Sincronía, una sola Humanidad dentro de su Campaña por un nuevo modelo educativo y un Pacto de Estado en Educación.

“Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes”. Historias de soñadoras y luchadoras para un futuro más igualitario

91ibGCjrH-LCientíficas, astronautas, juezas, escritoras, levantadoras de pesas, chefs, aventureras, políticas… esos son algunos de los cien ejemplos de vidas que pretenden servir de modelo a las niñas de hoy y mujeres de futuro. Elena favilli y Francesca Cavallo firman este libro que busca fomentar la determinación y la audacia para las niñas que sueñan en grande. Romper el estereotipo de princesa cortejada y cambiarlo por el de mujer que asume las riendas de su vida y sueña con un futuro en el que puede ser que lo quiera, es una herramienta fundamental para forjar ciudadanas responsables en pie de igualdad con sus compañeros.

De Frida Kalo a Jane Goodall, de Coco Chanel a Nina Simone, de las hermanas Bronte a Marie Curie, de Madonna a Nefertiti, este libro, recomendado para niñas a partir de los cinco años, narra con un lenguaje asequible las extraordinarias vidas de 100 mujeres valientes y, además, cuenta con las ilustraciones de 60 artistas de todo el mundo. La obra se ha convertido ya en referente de la literatura infantil, traducido a más de 40 idiomas, y en un emblema del movimiento de empoderamiento de la mujer.

Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes ha sido editado por Planeta en 2017

Es una recomendación de Sincronía, una sola Humanidad dentro de su Campaña por un nuevo modelo educativo, hacia un Pacto de estado en Educación.

En la educación del futuro, la necesidad del alumno no estará tanto en adquirir conocimientos, sino en saber cómo aprender, donde encontrar la información que le haga crecer.

Pablo rodriguez color“Para evitar caer en la dictadura del algoritmo o de la inteligencia artificial son importantes dos cosas: primero, desarrollar un buen criterio y saber que es la verdad en este mundo digital, y segundo, desarrollar la capacidad de conocerte mejor a ti mismo”.  Pablo Rodríguez es científico informático y experto en Internet, con años de experiencia en Silicon Valley y ha escrito Inteligencia artificial. Cómo cambiará el mundo y tu vida, publicado por la editorial Deusto.

¿Por qué decides lanzarte al proyecto de escribir “Inteligencia Artificial: Cómo cambiará el mundo y tu vida”?
Llevaba escribiendo este libro cinco años, tantos como tiene mi hijo. Es un proyecto personal primero y lo segundo es un proyecto de sociedad. Intento crear un libro que abra una voz y un espacio de discusión y conocimiento, y un proceso de aprendizaje, alrededor de, probablemente, la mayor revolución que vamos a ver y que estamos viendo en nuestra generación. Una revolución similar a la del paso del fuego a la electricidad o la revolución industrial, eso es lo que estamos viendo hoy en nuestro día a día, desde que nos levantamos por la mañana hasta que nos vamos a dormir, o incluso cuando dormimos, y que va a impactar en todas las áreas de nuestra vida, desde la educación, la medicina, el trabajo.

¿Qué pretendes transmitir en esencia?
Quería que este libro fuese un poco un faro, un punto de reflexión alrededor de historias mías que he vivido a lo largo de los últimos diez años, interactuando con organizaciones y con personas, entendiendo como es la inteligencia artificial y los retos que traía. Y quería hacerlo de forma amena, entendible para todo tipo de personas sin que tuviesen necesidad de entender de tecnología. Probablemente todo el mundo se encontrará reflejado en diferentes partes, porque esta es una revolución que no solamente afectará al mundo de las empresas, sino que te afectará a ti en el día a día de tu vida.

¿La Inteligencia Artificial es la solución a los males de la humanidad, una amenaza o ninguna de las dos cosas?
Bueno la Inteligencia Artificial es la capacidad de las máquinas de desarrollar una inteligencia que en un cierto momento puede ser superior a la humana y que en situaciones ya lo está haciendo. A nosotros no se nos ocurre hacer ciertas operaciones complejas con la cabeza, para eso utilizamos un ordenador. Y eso tiene sus beneficios y tiene sus retos. Hay visiones apocalípticas que dicen que la Inteligencia Artificial nos convertirá a nosotros en los próximos simios, que generará una próxima raza, y hay versiones que son más apostólicas, digamos, que dicen que lo va a solucionar todo y que a través de los datos y la Inteligencia artificial vamos a encontrar la solución a todos nuestros problemas.

Libro Inteligencia artificial¿Y cuál de las dos visiones es la más acertada?
Yo creo que será un camino de en medio, que la humanidad evolucionará alrededor de la inteligencia artificial, que nos ayudará a resolver grandes retos que tenemos de pandemias, de diferencias sociales, de ayudarnos a encontrar un trabajo de manera más fácil, a un médico a encontrar un tumor de manera temprana y darnos una medicina personalizada. Pero hay muchos problemas que son el hombre y los tendremos que solucionar entre los humanos, como aquellos que provienen de la empatía, del amor, de la presencia física, y será ahí donde el tándem ser humano – máquina tendrá que trabajar para poder hacer una inteligencia nueva que sea las suma de las dos y no una o la otra.

El tándem ser humano – máquina tendrá que trabajar para poder hacer una inteligencia nueva que sea las suma de las dos y no una o la otra.

¿Entonces en esta dicotomía hombre-máquina la principal fuerza del ser humano es el sentimiento?
Yo creo que hay varios tipos de inteligencia. Hoy las máquinas tienen un tipo de inteligencia que es una inteligencia perceptual, de encontrar patrones repetitivos en las cosas, por ejemplo, cómo recompletar una tarea o cómo llevar un objeto de un punto a otro. Luego hay otro tipo de capacidades que se necesitan para decir que una inteligencia es de verdad inteligente, como por ejemplo la analogía, el sentido común, el razonamiento, el entendimiento del lenguaje. Porque los ordenadores pueden hablar como los humanos, pero no entienden lo que están escuchando como nosotros escuchamos, y pueden entender nuestras emociones pero no sienten. Yo digo que la Inteligencia Artificial está al nivel de la inteligencia de un ratón. Probablemente falten muchos años para llegar a tener otro tipo de inteligencias y habrá alguna que dependa de tener un nivel de conciencia, de empatía y de emoción en el que probablemente las maquinas nunca reemplazarán a los humanos, que siempre estarán mucho mejor preparados para hacer tipos de trabajos que requieren del cuidado de las personas, del coaching, de resolver conflictos entre humanos o de hacer cosas para las que no hay una fórmula concreta.

¿Se puede llevar a cabo la revolución tecnológica sin que haya víctimas o es inevitable pagar un costo humano en parados, precariedad económica y exclusión social?
Yo creo que este reparo siempre existe cuando hay una revolución tecnológica. Yo diría que hay tareas, que no trabajos, que probablemente las máquinas hagan mejor. Probablemente una máquina verá más de lo que ve un médico y será capaz de detectar un tumor de manera más rápida, pero cuando haya que dar el tratamiento, cuando haya que entender la investigación que se está haciendo y como personalizarlo con el paciente, ahí tiene que haber un médico. Digamos que el puesto de trabajo no desaparece. lo que desaparece es una cierta tarea. Pero yo creo que en cuanto a eso, la revolución tecnológica no tiene porque plantear un problema.

¿Como se concreta algo así?
Cuando hubo el cambio en el mundo de la aviación y los pilotos dejaron de conducir aviones de guerra y se empezaron a usar drones se crearon unos trabajos alrededor de la ciberseguridad, por cada piloto que desapareció, hoy hay más de diez puestos de trabajo creados en este mundo y el 50% de los puestos de trabajo en el año 2020 o 2030 probablemente hoy no sabemos cuáles son. Cuando a mí de pequeño me preguntaban que quería ser probablemente diría ingeniero, periodista, arquitecto o maestro y no me podía imaginar que podría trabajar de comunity manager, de curador de experiencia o con ganancias digitales. Algo parecido pasará. El problema es la transición y como se gestionan las transiciones, porque los cambios que antes pasaban en 30 años y que teníamos un sistema social que nos permitía absorberlo y hacer una transición de manera ordenada, formando a la gente, con ayudas y con subsidios, pues esos cambios ahora pasan en diez años o menos y quizá necesitamos un nuevo contrato social, pero esto es una discusión de los humanos, no de las máquinas… como entre todos hacemos esa transición, porque la tecnología acabará haciendo todo lo que pueda hacer y eso no lo parará nadie.

La Inteligencia Artificial está al nivel de la inteligencia de un ratón. Probablemente falten muchos años para llegar a tener otro tipo de inteligencias.

¿Nuestro sistema educativo es capaz de asumir este cambio?
En temas de educación, lo que estamos viendo es una necesidad de aprender a aprender, donde cada vez los cambios son más rápidos, donde la necesidad del alumno, estará no tanto en adquirir conocimientos, sino en saber cómo aprender, donde encontrar las píldoras de información necesarias en cada momento, que le reten, que le ayuden y que le hagan crecer. Porque con todos estos cambios es muy difícil saber qué es lo que uno debería aprender, sino que lo va a ir viendo a lo largo de su vida y tendrá que aprender a aprender distintas cosas. Eso es muy importante. Por otra parte, también es muy importante tener en cuenta que las máquinas también van a manejar información y a tomar decisiones por nosotros, que debemos aprender, que no y para evitar caer en la dictadura del algoritmo o de la inteligencia artificial son importantes dos cosas: primero, desarrollar un buen criterio en el mundo digital, entender cómo se desarrolla un criterio propio, saber que es la verdad en este mundo digital, saber distinguir que fuentes son fiables y cuáles no.

¿Y eso cómo lo aplicamos?
Cada vez vamos a necesitar desarrollar más este sentido común y este criterio propio digita; y segundo, cada vez va a ser más importante desarrollar la capacidad de conocerte mejor a ti mismo, saber qué es lo que necesitas para poder controlar tu atención y ayudarte más, porque si no probablemente acabarás cada vez más en manos de algoritmos y de inteligencia artificial. Yo creo que cada vez la educación del futuro tiene que ser ayudarte más a conocerte a ti y lo estamos viendo en diferentes espacios de desarrollo de la meditación, de la capacidad de introspección, la capacidad de crear espacios donde los jóvenes pueden tener más control de su día a día y entender cómo utilizar la tecnología, no que sea la tecnología la que los utilice a ellos.

¿La sociedad española está preparada para este vertiginoso cambio tecnológico que se avecina, o seguimos dando la espalda al futuro inminente y creemos que esto está lejos, que es un poco de ciencia ficción y algo exagerado?
Yo creo que esta revolución está aquí, desde que nos levantamos hasta por la noche. Cada vez pasamos más tiempo en internet y por lo tanto interactuamos con ella de manera rápida. A la inteligencia artificial le ponemos la forma de un robot y pensamos en Star Trek, pero se nutre de datos, vive en un ordenador y está interactuando con nosotros en el día a día. Cada vez desarrolla más una capacidad de empatía, de entender nuestras emociones y no sólo está aquí, sino que se acelerará.

¿Cuál es el camino?
En la sociedad estamos empezando a tener las discusiones sobre qué quiere decir esto, porque es verdad que la aceleración de esta tecnología cada vez se nota de forma más fehaciente en el día a día. Lo estamos viendo con lo coches que se conducen solos, o lo estamos viendo en los avances en el mundo de la medicina, de las finanzas, de la cocina o incluso en el mundo del fútbol, usando máquinas de alta tecnología para desarrollar mejores estrategias. Yo creo que lo importante en la sociedad es que nos enfoquemos en tener conversaciones importantes, sobre todo alrededor de la ética, alrededor de quien controla estos datos, porque el futuro que está por venir, está todavía en nuestras manos y yo creo que lo importante es que haya más esfuerzo de comunidad, que se hable más sobre el tema de la autoridad humana en un mundo donde podamos evitar la dictadura del algoritmo.

MLP para Sincronía, una sola Humanidad

Ilustres olvidadas: Amparo López Jean. Profesora y pionera gallega en la lucha por los derechos de las mujeres

thumb_600_amparolopez_02Cuando en 1942 las tropas nazis invadieron la llamada Francia Libre con capital en Vichy, una mujer de 65 años, Amparo López Jean, vencida por la desesperanza y la amargura, comenzaba su definitivo declive físico y mental que la llevaría a la muerte el 12 de noviembre de ese mismo año, tras una azarosa vida de lucha en todos los frentes contra la injusticia y a favor del derecho a la educación.

Había nacido en Culleredo, un pueblo de A Coruña, el 30 de octubre de 1885, hija de una maestra de origen francés y un abogado liberal que le inculcaron desde pequeña el amor por la libertad, la práctica del deporte y el uso del idioma gallego, prácticas entonces mal vistas en la clase social ilustrada a la que pertenecían.

Amparo se convirtió en la primera mujer bachiller de A Coruña y comenzó a dar clases en la misma escuela que su madre. Se unión sentimentalmente, sin casarse, lo que era un escándalo en esa época,​ con el escritor, periodista y político, César Alvajar, conocido por su firme ideario republicano, y tuvieron cuatro hijos a los que instruyó con los más modernos métodos educativos. Durante la República César Alvajar fue nombrado gobernador civil y tras el golpe de estado de los sublevados franquistas la familia tuvo que huir e Madrid, aunque dos hijos, Ana María y Javier, se vieron atrapados en la zona sublevada. Amparo siguió siempre dando clases y luchando por el derecho a la escolarización de todos los niños y niñas, sin distinción de clase ni sexo, lo que fue su obsesión vital.

Al acabar la guerra civil Amparo y su esposo lograron escapar a Francia y, tras pasar una temporada separados en el campo de concentración de Argelès-sur-Mer, se instalaron en Calvados, Normandía, donde trabajaron en una fábrica de toallas. Cuando los alemanes invadieron Francia, huyeron a la zona “liberada” de Vichy, donde falleció cuando vio que los nazis se adueñaban también de aquel territorio. Según su propia hija Teresa, «murió de morriña». Hace cinco años, los maestros gallegos comenzaron a rescatar su memoria como una de las pioneros por el derecho a la libertad educativa y la igualdad femenina.

Sincronía, una sola Humanidad

Nuestro homenaje y respeto en el aniversario de su nacimiento