El dinero: la clave de la seguridad en la vuelta al cole

“El plan es que no hay plan; como no tienen dinero para aplicar medidas de seguridad reales, duraremos cuatro días en el aula y el resto lo pasaremos conectados en casa”. Quién se muestra así de rotundo sobre la situación de la enseñanza en la inminente vuelta de los alumnos a los colegios es Ramón Font, portavoz del sindicato de maestros USTEC, mayoritario en primaria, que se opone, igual que muchos otros sindicatos y colectivos de enseñanza, al protocolo que ha planteado el gobeirno autonómico, en este caso de Cataluña, para el retorno escolar tras la pandemia.

En general, padres, profesores comparten inquietud y dudas para el regreso a unas aulas que no se están preparadas para iniciar de forma segura el curso presencial a falta de instrucciones precisas, garantías para la salud y pautas claras sobre los protocolos de actuación cuando vayan surgiendo casos positivos. Mientras las comunidades autónomas tratan de endosarle la responsabilidad al gobierno central, este se atrinchera en una declaración de intenciones sobre el esfuerzo por obtener la mayor normalidad posible en la vuelta al cole, sin precisar que medidas se van a adoptar para este retorno, más allá de las genéricas de limitar el número de alumnos por clase, ventilación y seguimiento de los posible contagios.

De hecho, al igual que está sucediendo en el resto de Europa, las medidas de islamiento, creación de grupos reducidos, menos ratio de alumnos por profesor, mayor alternancia a la hora del patio, etc., pasan todas por un incremento de pantillas, entre cuidadores, enfermeras y docentes. El problema es que nadie parece dispesto a asumir ese gasto. Sólo en Cataluña harían falta 40.000 maestros más y una ampliación de aulas que ni siquiera se ha planteado, según el propio Ramón Font: “Es que ni se han planteado ampliar aulas con barracones, no quieren gastar ni un euro”.

Mientras cada día son más las voces que piden plantear una huelga del personal docente, que además ve como va a reacaer sobre ellos la responsabilidad directa de decidir sobre el día a día de la pandemia en los colegios, mientras entre las familias crece la preocupación por la conciliación laboral de los padres, ya que argumentan que si los ñiños se tienen que confinar o compartir desde el hogar tareas de enseñanza on line, hay muchas familias que no se pueden permitir dejar de trabajar esas horas necesarias. Faltan menos de tres semanas y la vuelta al cole sigue marcada por la incertidumbre.

Sincronía, una sola Humanidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s