Ilustres olvidadas: Tina Modotti, la fotógrafa revolucionaria que retrató el alma del pueblo mexicano

tina-modotti-en-su-juventudAssunta Adelaide Luigia Modotti Mondini abrió los ojos por primera vez en Údine, una ciudad de las montañas alpinas italianas. La grandeza de los paisajes era el contrapunto a la miseria en la que se crió Tina Modotti, como sería conocida a lo largo de su vida. A los 12 años tuvo que abandonar la escuela para ponerse a trabajar en una fábrica textil y decidió buscar una oportunidad de futuro en los lejanos Estados Unidos. A los 17 años llegó a San Francisco donde comenzó a frecuentar ambientes bohemios y dos años después se casó con el poeta Roubaix de L’Abrie Richey.  Sus inquietos pasos la encaminaron a Hollywood, donde tras unos escarceos con el mundo de la interpretación, se zambulló en la fotografía a través del famoso fotógrafo Edward Weston, para quién trabajó como modelo y de quién se convirtió en alumna.

En poco timpo se convirtió en una reconocida artista que pasó de la sublimación de la estética a retratar realidades más tangibles con profundo mensaje, a medida que aumentaba su compromiso social y político. A finales de los años 20 se estableció en México, donde realizaría la mayor parte de su obra artística, con cientos de retratos de l pueblo méxicano, y donde dio el paso al activismo revolucionario al ingresar en el Partido Comunista Mexicano en 1927. Se integró en el círculo de intelectuales revolucionarios como Diego Rivera, David Alfaro Siqueiros, Frida Kahlo, José Clemente Orozco y Blanca Luz Brum, entre otros. En 1928, mientras formaba aparte del comité en apoyo a los anarquistas norteamericanos Sacco y Vanzetti, conoció a Julio Antonio Mella, dirigente estudiantil cubano y miembro del Partido Comunista, con el que acabaría discrepando abiertamente. Este enfrentamiento llevó a Mella a aproximarse a Trosky, que acabaría siendo asesinado en su casa de México diez años después de Mella, que fue abatido a tiros en enero de 1929.

Tina fue detenida porque la policía creía que conocía al asesino e incluso que era su cómplice. El turbio asesinato, con mucho trasfondo político, nunca se llegó a aclarar y Modotti fue expulsada del país. Tras un periplo de rechazos en varios países europeos acabó en Moscú, donde se dedicó a organizar misiones de ayuda para refugiados políticos. Eso la llevó en 1934 a España donde la alcanzaría la guerra civil. Se integró en las Brigadas Internacionales con el nombre de María, y protagonizó numerosas operaciones de socorro a los niños de las zonas castigadas por los combates. En 1939 fue ella la que se convirtió en refugiada y regresó a México usando el nombre de María, para continuar su actividad política. En 1940, el presidente Lázaro Cárdenas anuló definitivamente su orden de expulsión y Tina murió dos años después de un ataque cardíaco en el interior de un taxi.

Sincronía, una sola Humanidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s