La incertidumbre de la vuelta al cole en septiembre provoca el inicio de una rebelión en las aulas

proximo-curso-1Queda un mes y medio y la vuelta al cole para el curso 2020-21 sigue navegando entre la indefinición y el desconcierto. Tanto el Ministerio de Educación como las Comunidades Autónomas, que son quienes en última instancia tienen la responsabilidad directa sobre los centros escoalres, mantienen la intención de reabrir las aulas extremando las medidas de seguridad antiCovid y manteniendo la presencialidad de los alumnos, aunque sin precisar exactamente las medidas que se adoptarán. Esta situación está provocando ya el anuncio de medidas de protesta por parte del profesorado, que ve como se habla de disminución del número de alumnos por clase, atención más personalizada, aplicación mixta de enseñanza presencial y vitural, entre otras medidas que necesitarían una inversión en contratación de nuevos profesionales que todos temen que no se va a producir y que el extraordinario aumento de resonsabilidades y tareas va a recaer sobre las espaldas de un ya sobrecargado sector de profesionales de la educación.

Unos de los primeros en reaccionar han sido los directores de los institutos de la Comunidad de Madrid, que exigen en un comunicado más recursos y más personal para evitar que los centros escolares, ya masificados y sin medios, se conviertan en un foco de contagio el curso que viene. El comunicado ha sido hecho público por la Asociación Directores de Instituto de Madrid, que agrupa al 80% de los equipos directivos. En el texto acusan a la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid de “insultar a la inteligencia” de padres y profesores y denuncian que estos últimos se enfrentan al regreso a las aulas con clases igual o más masificadas que antes del estallido de la covid-19, con menos profesores y sin dinero para implementar las medidas sanitarias y de seguridad que les exige el propio gobierno regional madrileño.  Mientras la Comunidad les exige adoptar medidas para evitar aglomeraciones entre los alumnos, los profesores contestan que tal cosa es imposible con las plantillas actuales, ya que, afirman textualmente: “Tenemos pasillos estrechos de 70 metros de largo con flujos de 200 alumnos, vestíbulos de pocos más de 100 metros cuadrados con más de 600 personas, 35 alumnos en aulas de 35 o 40 metros cuadrados como mucho, sin distancia de seguridad interpersonal, con apenas un metro cuadrado para cada uno y mascarillas durante seis horas en pleno mes de septiembre”.

Pero Madrid no es el único foto de protesta y desencanto docente. En Andalucía 150 centros educativos han comunicado ya a la Junta que no pueden abrir sus puertas en plena pandemia con los escasos medios facilitados hasta el momento. En algunos casos el profesorado de algunos centros ha dado un paso adelante anunciando dimisiones y renuncias, acusando a la Junta de Andalucía de intentar obligarles a asumir una responsabilidad que no les compete y que excede el ámbito meramente educativo. En el caso concreto del Colegio Clara Campoamor de la localidad sevillana de Bormujos, el equipo directivo ha presentado la dimisión en bloque del equipo directivo por considerar que no puede garantizar la seguridad sanitaria en el centro para el nuevo curso escolar solo con las instrucciones de la consejería de Educación.

En Galicia organizaciones de Madres y Padres de alumnos y sindicatos de profesores denuncian falta de previsión de la Xunta y del Ministerio y exigen contratar a más profesorado si se quiere mantener la calidad de la enseñanza y critican al titular de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, por sus afirmaciones en una reunión con el presidente Pedro Sánchez respecto que estaba dispuesto a trasladar los presupuestos de educación a otro fin. En Asturias el profesorado ha mostrado su rechazo prácticamente unánime a las instrucciones del gobierno autónomo y acusan a la consejería de hacer recaer toda la responsabilidad de la salud de los alumnos sobre los equipos directivos de los centros. En general, la situacióbn es similar en todas las autonomías, donde las críticas de sindicatos y profesionales de la educación se reparten entre el gobienro central y los autonómicos, a quienes acusan por igual de falta de previsión y de una política de prevención decidida que implique un incremento de medios y personal.

Sincronía, una sola Humanidad. Por un Pacto de Estado en Educación, cada día más urgente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s