Ilustres olvidadas: Silvina Ocampo, un talento literario opacado por lo hombres de su vida

Silvina OcampoSilvina Ocampo vino a para al mundo en una casa de la alta burguesía bonaerense el 21 de julio de 1903. Llegó la última de las seis hijas que tuvo el matrimonio formado por Manuel Silvio Cecilio Ocampo y Ramona Aguirre Herrera, un arquitecto y una ama de casa enamorada de la jardinería, con antepasados ilustres y ricos. Al igual que sus hermanas, Silvina recibió en su domicilio una educación exquisita y elevada, con tres institutrices extranjeras y sendos profesores de idiomas que facilitaron a las niñas un dominio del lenguaje tal, que aprendieron a leer y escribir en francés e inglés al tiempo que en español. Pero a pesare de este ilustrado ambiente, Silvina vivió una infancia bastante solitaria y un tanto carente de afecto, según sus biógrafas.

Una de las personas a las que más afecto tenía era una niñera, Fanni, de quién recibió el cariño que no obtenía del entorno familiar y que perdió cuando su hermana mayor, Victoria , se casó y se llevó a la criada a su nuevo domicilio, lo que supuso un quebranto para Silvina, que recibió un nuevo golpe afectivo cuando murió su hermana Clara en plena juventud. Comenzó a viajar a Europa siendo una niña y a lo largo de los años perfeccionó su educación estudiando dibujo en París con artistas como Giorgio de Chirico y Fernand Léger, y codeándose con escritores como Italo Calvino. En 1931 comenzó a colaborar en la revista Sur, que fundó su hermana Victoria junto a los más importantes escritores argentinos del momento como José Bianco, Borges y Bioy Casares.

Con Casares se casó cuatro años después estableciendo una complicada relación matrimonial en la que Bioy mantenía habituales relaciones fuera de la pareja. Fruto de una de ellas fue Marta, la hija que tuvo con una de sus amantes y que Silvina crió como si fuera propia. A pesar de todo el matrimonio se mantuvo unido hasta la muerte de ella, que nunca quiso reconocerse como una víctima de una relación que siempre afirmó aceptar libremente. Lo cierto es que la sombra de casares la acompañó siempre como mujer y como escritora, influyendo e inspirando su literatura, al tiempo que opacaba su reconocimiento.

En 1937 publicó su primer libro de cuentos, Viaje olvidado, en la revista Sur, recibiendo algunas críticas negativas de su propia hermana Victoria. Pero eso no la desanimó y en 1940 y 1941 colaboró con Borges y Bioy Casares en la preparación de dos antologías: Antología de la literatura fantástica, con prólogo de Bioy, y Antología poética argentina. En 1942 publica dos libros de poemas, Enumeración de la Patria y Espacios métricos, y en 1946 escribe Los que aman, odian, una novela policial a cuatro manos con Bioy Casares, en la que este se lleva la mayor parte de la fama. Silvina siguió publicando relatos y poemas, cada vez con mayor reconocimiento, hasta que en 1953 obtiene el Premio Nacional de Poesía con su obra Los nombres.

En 1959 logra su mayor reconocimiento con el relato con La furia, pero a pesar de que durante las dos décadas siguientes sigue manteniendo una importante producción editorial, el prestigio creciente de su marido Bioy Casares, su amigo Jorge Luis Borges e incluso su hermana Victoria, siempre la mantuvieron en una zona de sombra de la que salió después de su muerte, cuando su talento comenzó a ser valorado y reconocido. Muchos estudiosos de su obra han achacado parte de esa falta de popularidad a la crudeza y crueldad de sus relatos, que ella afirmaba que extraía de su propia vida. Su extensa obra fue la base de siete películas. En 1988 publicó Cornelia frente al espejo, tras lo que comenzó a desarrollar el alzheimer, que fue minando sus facultades hasta su muerte en diciembre de 1993, a los 90 años. Póstumamente se han ido publicando nuevos volúmenes de su obra, con textos inéditos, desde poesías hasta novelas cortas.

Sirvan estas líneas como nuestro homenaje su figura.
Sincronía, una sola Humanidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s