Ana María Zeno, la doctora argentina pionera en la promoción de la educación sexual y los métodos contraceptivos

Ana Maria ZenoAna María Zeno de Luque vino al mundo el 7 de junio de 1922 en Rosario, Argentina, en el seno de una acomodada familia en la que lo que más se valoraba eran la ciencia y el arte. Su padre y su tío, Artemio y Lelio Zeno, fueron dos ilustres cirujanos precursores de la cirugía cardiovascular y en su domicilio se solían reunir las figuras más destacadas del arte y la cultura rosarina. A los 26 años Ana María se convirtió en una de las escasas mujeres que conseguían el diploma de medicina por la Universidad Nacional del Litoral, una de las más prestigiosas del país, doctorándose brillantemente en 1968.

En los años 70, mientras que ginecólogos y obstetras de todo el mundo mantenían agrias y controvertidas discusiones acerca de la anticoncepción, Ana María se convirtió en una pionera defensora de esta práctica, colaborando a romper un tabú cultural de la sociedad, especialmente en los países latinoamericanos. Frente el aluvión de críticas que recibía, la doctora Zeno respondía siempre con contundencia: «Tanto la religión como la ley deberían aggiornarse, incorporar nuevos conceptos para que la gente sea más responsable sexualmente, y evitar abortos».

Su actividad divugadora la llevó a publicar frecuentemente en columnas de opinión y en cartas de lectores de periódicos locales y nacionales, defendiendo el derecho a la planificación familiar. Ante la falta de cobertura sanitaria que proporcionase atentción a quienes buscaban métodos fiables de contracepción, abrió junto a su marido, el psiquiatra N. Luque, un consultorio que funcionó en su propio domicilio familiar. En 1978, colaboró decisivamente en la fundación de la «Asociación Rosarina de Educación Sexual» y se convirtió en precursora en los temas reproductivos de la mujer.

En un momento histórico en el que se conocía poco de las prácticas anticonceptivas y había una deficiente, o incluso nula, educación sexual, Ana María se dedicó a formar a orientadores y profesionales en la materia. Como ginecóloga fomentó la creación de espacios para atender a adolescentes con problemáticas sexuales en los hospitales, proclamando tanto en su vida profesional como personal, la importancia de hablar acerca de esos temas y de poner en marcha políticas que promoviesen activamente la salud sexual y reproductiva.

Durante la dictadura miltar que entre 1976 y 1983 sumió en el terror a la Argentina, la doctora Zarco sufrió la dolorosa pérdida de una hija, convertida en una de las más de 20.000 personas asesinadas y desaparecidas durante la sangrienta represión que sufrió el país. En 2005 fue reconocida por el Gobierno Municipal de Rosario, como «Médica distinguida» y un año depués fue galardonada por la Fundación Roberto A. Rovere, con la máxima distinción a la labor trascendental de la Mujer en la Sociedad Contemporánea. A los 87 años, dos antes de su fallecimiento, recibió el homenaje Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo por su colaboración en la integración social de las mujeres más desfavorecidas.

Sincronía, una sola Humanidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s