La supervivencia del ser humano está en su salida al espacio exterior

Inma Martínez - copia (2)Inma Martínez es experta en Inteligencia Artificial y autora del libro La quinta revolución industrial: Cómo la comercialización del espacio se convertirá en la mayor expansión industrial del siglo XXI ”. Es profesora en el Imperial College London y participa en el programa Deep Science Ventures Está considerada por la industria como una visionaria digital y de la inteligencia artificial.

El planeta camina hacia el desastre medioambiental ¿La supervivencia del ser humano está en su salida al espacio exterior?

Hay una única respuesta a esto: sí. La humanidad siempre ha avanzado científicamente cuando exploraba geográficamente. Por ejemplo, la Antártica es una de esas geografías en donde los científicos están encontrando mayor evidencia de biologías, leyes físicas y otras que son radicalmente diferentes a las experimentadas en otras partes del planeta. Los seres humanos llevamos explorando el universo inicialmente para verificar si existiera otra vida en algún lugar de las galaxias, pero en los últimos 30 años porque debemos explorar otros asentamientos humanos y nuevas fuentes de energía, porque en 50 años nuestra dependencia energética sobrepasará nuestra habilidad para generarla. La vida en el siglo XXI es digital, fundamentalmente dependiente de electricidad.

En el subtítulo del libro plantea como la comercialización del espacio se convertirá en la mayor expansión industrial del siglo XXI, sin embargo en la televisión o la prensa no hay una sola línea sobre investigación espacial ¿Estamos mal informados? ¿La información está reservada a los especialistas?

Estamos poco informados y con escasa visibilidad del por qué todas las misiones espaciales persiguen objetivos para el bien de la humanidad. Los medios tienden a hablar de los cohetes espaciales como si de la Fórmula 1 se tratase cuando en realidad lo más importante de éstos es en cómo han evolucionado en ser capaces de transportar mayores cargas – principalmente satélites de observación, telecomunicación y científicos, ser recuperables y por tanto más ecológicos y baratos, y permitir al sector privado en experimentar en el espacio y el expandir su negocio en él. No tendríamos telecomunicaciones ni televisión sin la industria espacial. Más aún: países que sufren los efectos de climas extremos como Canadá y las naciones Árticas no podrían operar sus flotas pesqueras y demás sin los datos de satélite. África, por ejemplo, está usando esos datos para planificas el urbanismo de sus ciudades y las migraciones de población humana y animal. Es por ello que escribí el libro: para revelar lo que realmente estamos consiguiendo con todas las misiones. No hay sector que ame más al planeta Tierra que la industria espacial: sabemos que no hay otro planeta como este. Lo debemos cuidar.

A los 50 años de que el hombre pisase por primera vez la Luna, da la sensación de que hemos avanzado muy poco en la exploración espacial ¿Vive la ciudadanía de espaldas al progreso tecnológico en la industria espacial?

Un poco sí, pero es porque se les ha presentado una industria espacial “hollywoodense”, que es como le gusta a la NASA presentar sus misiones. En cambio las demás agencias, y a la cabeza de ello tenemos a la ESA, tienen muy presente que sus desarrollos en el espacio, en asociación con el sector privado, persiguen objetivos de bien de la humanidad y crecimiento industrial, por ejemplo ja JAXA, la agencia espacial japonesa, está liderada por industrias de robótica japonesas.

Debemos explorar otros asentamientos humanos y nuevas fuentes de energía, porque en 50 años nuestra dependencia energética sobrepasará nuestra habilidad para generarla.

¿En el futuro inmediato, la carrera espacial la protagonizarán los estados o las empresas privadas?

No hay ni habrá una separación porque las agencias espaciales tienen el conocimiento tácito de más de 60 años y el sector privado es un entrante “principiante” en ello. Es un sector que se desarrollará en forma de T: las agencias espaciales proveerán apoyos(línea horizontal) a todo tipo de sectores emergentes verticales (línea vertical).

Portada V revolucion industrialEn el libro se habla de la importancia de economías emergentes como India y el desarrollo en África de la tecnología especial ¿El esfuerzo por participar en la aventura espacial no puede ser un arma de doble filo y convertirse en un riesgo para su desarrollo?

Éstos países se lanzaron a la carrera espacial guiados por dos mentalidades diferentes: la India, que empezó hace ya décadas lo hizo por el orgullo nacionalista de entrar en la industria más avanzada en el campo científico y de ingeniería. De hecho el gobierno del presidente Modi lo ejemplifica cada vez que llevan a cabo una misión: honor y patria primero. En cambio África está metida en ello completamente guiados por la necesidad de innovar sus países hacia sociedades modernas.

¿Cómo se materializaría esa comercialización del espacio que se plantea en el libro?

El primer sector que vamos a ver en total revolución será el de las telecomunicaciones. Al 5G se le unirán proveedores de super Internet que lo ofrecerán a través de nano-satélites wi-fi. Estas compañías ya están lanzando constelaciones y de aquí a tres años alguien como un Amazón Prime te ofrecerá internet de casa y móvil por su red de satélites que te permitirá estár conectado en el campo, en el desierto, en zonas rurales, en alta mar, en las montañas. En donde la fibra óptica no ha llegado. Esto va a ponerle las cosas inesperadamente difíciles a los operadores de telecomunicación tradicionales.

¿Primará el espíritu competitivo comercial sobre el de la cooperación científica o serán compatibles?

Las agencias espaciales están fundamentalmente guiadas por el espíritu de la cooperación. Nadie puede ir sólo a una misión espacial porque el dominio y la experiencia de cada agencia es único en muchos aspectos: por ejemplo España es la líder en telecomunicaciones espaciales. Tenemos el telepuerto mejor del mundo en Santander y los centros de observación de basura espacial y meteoritos y satélites operativos más punteros y de mayor cobertura: desde el Teide, a Cádiz, a la estación de Cebreros en Ávila y la de Villafranca en Madrid. La infraestructura que vamos a crear en el espacio seguirá la misma ruta que la infraestructura que hemos creado en la tierra (carreteras, proyectos de agua, de energía, transporte): dejando que consorcios de empresas privadas líderes en sus respectivos sectores pújen por llevarse los contratos de construcción y financiándolos con fondos bancarios, no mayoritariamente gubernamentales. Habrá competitividad por llevarse esos contratos, de hecho es así como la industria cohetera se gana actualmente los contratos, pero por ello, los deseos nacionalistas se difuminarán.

Estamos muy, muy lejos de montar a pasajeros en una nave espacial como si fuera un Airbus

Para los profanos los viajes especiales parecen prohibitivos para el humano medio y sólo reservados para millonarios o científicos ¿Están más cerca de lo que parece los viajes masivos al espacio?

Ahí sí que te digo que estamos muy, muy lejos, lejísimos de montar a pasajeros en una nave espacial como si fuera un Airbus 320. Salir fuera de la órbita terrestre no es ningún chiste y estamos lejos de ver esto en los próximos 30 años.

En el libro habla incluso de globos espaciales ¿Ya no sirve el modelo de cohetes y aeronaves surgidos en los años 50 y 60?

El turismo espacial es muy peliagudo porque estás llevando civiles a la baja órbita y no puedes arriesgar sus vidas. Te lloverían demandas por doquier y se te hundiría la empresa en dos días teniendo que pagar demandas judiciales privadas. De todas las modalidades de subir turistas al espacio orbita terrestre, los globos aeroespaciales son más seguros porque lo haces poco a poco, durante una hora, no en ocho segundos en donde cualquier motor puede explotar. En España la empresa de globos aeroespaciales zero2infinity son pioneros en ello y te dirán lo mismo: su Bloon es la nave más segura de subir a hacerte selfies con el planeta azul de fondo.

¿Podríamos poner fecha al establecimiento de la primera colonia humana fuera del planeta?

Ya tenemos fecha oficial! 2025: un hombre y una mujer astronautas. La NASA va echando mucho bombo desde la Casa Blanca de que serán los dos americanos pero yo sé que la ESA está muy comprometida en ésta misión – que además es un programa de la ESA, el Pueblo Lunar, y espero que la mujer sea europea. Nos lo merecemos.

“La quinta revolución industrial” ha sido publicado por Deusto Ediciones.
Sincronía, una sola Humanidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s