Saber no es suficiente, es necesario tener capacidades… y aprender a desarrollarlas

AulaInteractiva1En la era digital lo que aprendemos en la escuela ya no es suficiente para tener un trabajo, y mucho menos un trabajo digno que mantenernos por nosotros mismos. Cada día hay más jóvenes en paro (casi uno de cada tres en este momento) y los que lo tienen suelen trabajar en unas condiciones tan precarias que un solo trabajo no les permite sobrevivir y no pueden tener más, aunque quieran. Y lo peor es que cada año se quedan muchos puestos de trabajo sin cubrir porque no hay aspirantes con la preparación necesaria, mientras suben el número de casos de abandono escolar. Factores económicos aparte, a esta kafkiana situación hemos llegado por la caducidad de nuestros sistema educativo, anclado todavía en conceptos de hace más e un siglo, cuando la enseñanza básica era suficiente para el desarrollo individual y profesional de las personas.

Esta conclusión no es gratuita, sino que es la voz de alarma que en los últimos años están lanzando todos los organismos y expertos mundiales en educación como Richard Elmore, director del Doctorado de Liderazgo EducativoUniversidad de Harvard, quién afirma que «El modelo de educación que tenemos está obsoleto, requerimos creer más en las reales capacidades de los estudiantes», o Arthur Levine, presidente del Teacher’s College de Columbia, que en una entrevista publicada recientemente en el diario La Vanguardia sostiene que «la educación debe cambiar para dotar a los ciudadanos de las habilidades que requiere» y añade que eso hay que hacerlo a base de «pensamiento crítico para superar lo viejo; creatividad, para ofrecer alternativas; gestión de la complejidad y la diversidad». Es un cambio profundo y urgente que necesita un giro en el esquema político de la enseñanza española.

En estos momentos se está preparando la octava reforma educativa desde 1985. Esta vez la nueva ley se llama LOMLOE (Ley Orgánica por la que se Modifica la Ley Orgánica de Educación Loe, de 2006) y más allá de las propuestas y reformas concretas, lo que ya sabemos es que no servirá para remediar los males de nuestro sistema educativo y que está condenada al fracaso. No se trata de un mal augurio, se trata de la constatación de una evidencia: la ley nace con la oposición de los partidos de la oposición, valga la redundancia, y con fuertes críticas por parte de las organizaciones de padres y madres de alumnos de corte más conservador. De esa forma se repite el tradicional esquema de que la nueva ley dura lo que dura el gobierno que la pone en marcha y se acaba cuando llega un nuevo gobierno que pone en marcha una nueva reforma… y así sucesivamente.

¿Como se rompe este círculo vicioso? Muy fácil, sentándose a hablar, llegando a un consenso y alcanzando un Pacto de Estado para una Reforma educativa en la que pesen más los criterios y conceptos pedagógicos que los intereses económicos y las directrices políticas. Tan sencillo como inalcanzable en este momento. Y mientras tanto seguimos viendo como pasa de largo en tren del futuro, que ya es presente, y nuestros centros educativos, a pesar de los enormes y loables esfuerzos de los profesores y los profesionales de la educación, siguen produciendo jóvenes que no están verdaderamente preparados para una sociedad y un mercado laboral que cambia a velocidad de vértigo.

Sincronía, una sola Humanidad

La supervivencia del ser humano está en su salida al espacio exterior

Inma Martínez - copia (2)Inma Martínez es experta en Inteligencia Artificial y autora del libro La quinta revolución industrial: Cómo la comercialización del espacio se convertirá en la mayor expansión industrial del siglo XXI ”. Es profesora en el Imperial College London y participa en el programa Deep Science Ventures Está considerada por la industria como una visionaria digital y de la inteligencia artificial.

El planeta camina hacia el desastre medioambiental ¿La supervivencia del ser humano está en su salida al espacio exterior?

Hay una única respuesta a esto: sí. La humanidad siempre ha avanzado científicamente cuando exploraba geográficamente. Por ejemplo, la Antártica es una de esas geografías en donde los científicos están encontrando mayor evidencia de biologías, leyes físicas y otras que son radicalmente diferentes a las experimentadas en otras partes del planeta. Los seres humanos llevamos explorando el universo inicialmente para verificar si existiera otra vida en algún lugar de las galaxias, pero en los últimos 30 años porque debemos explorar otros asentamientos humanos y nuevas fuentes de energía, porque en 50 años nuestra dependencia energética sobrepasará nuestra habilidad para generarla. La vida en el siglo XXI es digital, fundamentalmente dependiente de electricidad.

En el subtítulo del libro plantea como la comercialización del espacio se convertirá en la mayor expansión industrial del siglo XXI, sin embargo en la televisión o la prensa no hay una sola línea sobre investigación espacial ¿Estamos mal informados? ¿La información está reservada a los especialistas?

Estamos poco informados y con escasa visibilidad del por qué todas las misiones espaciales persiguen objetivos para el bien de la humanidad. Los medios tienden a hablar de los cohetes espaciales como si de la Fórmula 1 se tratase cuando en realidad lo más importante de éstos es en cómo han evolucionado en ser capaces de transportar mayores cargas – principalmente satélites de observación, telecomunicación y científicos, ser recuperables y por tanto más ecológicos y baratos, y permitir al sector privado en experimentar en el espacio y el expandir su negocio en él. No tendríamos telecomunicaciones ni televisión sin la industria espacial. Más aún: países que sufren los efectos de climas extremos como Canadá y las naciones Árticas no podrían operar sus flotas pesqueras y demás sin los datos de satélite. África, por ejemplo, está usando esos datos para planificas el urbanismo de sus ciudades y las migraciones de población humana y animal. Es por ello que escribí el libro: para revelar lo que realmente estamos consiguiendo con todas las misiones. No hay sector que ame más al planeta Tierra que la industria espacial: sabemos que no hay otro planeta como este. Lo debemos cuidar.

A los 50 años de que el hombre pisase por primera vez la Luna, da la sensación de que hemos avanzado muy poco en la exploración espacial ¿Vive la ciudadanía de espaldas al progreso tecnológico en la industria espacial?

Un poco sí, pero es porque se les ha presentado una industria espacial “hollywoodense”, que es como le gusta a la NASA presentar sus misiones. En cambio las demás agencias, y a la cabeza de ello tenemos a la ESA, tienen muy presente que sus desarrollos en el espacio, en asociación con el sector privado, persiguen objetivos de bien de la humanidad y crecimiento industrial, por ejemplo ja JAXA, la agencia espacial japonesa, está liderada por industrias de robótica japonesas.

Debemos explorar otros asentamientos humanos y nuevas fuentes de energía, porque en 50 años nuestra dependencia energética sobrepasará nuestra habilidad para generarla.

¿En el futuro inmediato, la carrera espacial la protagonizarán los estados o las empresas privadas?

No hay ni habrá una separación porque las agencias espaciales tienen el conocimiento tácito de más de 60 años y el sector privado es un entrante “principiante” en ello. Es un sector que se desarrollará en forma de T: las agencias espaciales proveerán apoyos(línea horizontal) a todo tipo de sectores emergentes verticales (línea vertical).

Portada V revolucion industrialEn el libro se habla de la importancia de economías emergentes como India y el desarrollo en África de la tecnología especial ¿El esfuerzo por participar en la aventura espacial no puede ser un arma de doble filo y convertirse en un riesgo para su desarrollo?

Éstos países se lanzaron a la carrera espacial guiados por dos mentalidades diferentes: la India, que empezó hace ya décadas lo hizo por el orgullo nacionalista de entrar en la industria más avanzada en el campo científico y de ingeniería. De hecho el gobierno del presidente Modi lo ejemplifica cada vez que llevan a cabo una misión: honor y patria primero. En cambio África está metida en ello completamente guiados por la necesidad de innovar sus países hacia sociedades modernas.

¿Cómo se materializaría esa comercialización del espacio que se plantea en el libro?

El primer sector que vamos a ver en total revolución será el de las telecomunicaciones. Al 5G se le unirán proveedores de super Internet que lo ofrecerán a través de nano-satélites wi-fi. Estas compañías ya están lanzando constelaciones y de aquí a tres años alguien como un Amazón Prime te ofrecerá internet de casa y móvil por su red de satélites que te permitirá estár conectado en el campo, en el desierto, en zonas rurales, en alta mar, en las montañas. En donde la fibra óptica no ha llegado. Esto va a ponerle las cosas inesperadamente difíciles a los operadores de telecomunicación tradicionales.

¿Primará el espíritu competitivo comercial sobre el de la cooperación científica o serán compatibles?

Las agencias espaciales están fundamentalmente guiadas por el espíritu de la cooperación. Nadie puede ir sólo a una misión espacial porque el dominio y la experiencia de cada agencia es único en muchos aspectos: por ejemplo España es la líder en telecomunicaciones espaciales. Tenemos el telepuerto mejor del mundo en Santander y los centros de observación de basura espacial y meteoritos y satélites operativos más punteros y de mayor cobertura: desde el Teide, a Cádiz, a la estación de Cebreros en Ávila y la de Villafranca en Madrid. La infraestructura que vamos a crear en el espacio seguirá la misma ruta que la infraestructura que hemos creado en la tierra (carreteras, proyectos de agua, de energía, transporte): dejando que consorcios de empresas privadas líderes en sus respectivos sectores pújen por llevarse los contratos de construcción y financiándolos con fondos bancarios, no mayoritariamente gubernamentales. Habrá competitividad por llevarse esos contratos, de hecho es así como la industria cohetera se gana actualmente los contratos, pero por ello, los deseos nacionalistas se difuminarán.

Estamos muy, muy lejos de montar a pasajeros en una nave espacial como si fuera un Airbus

Para los profanos los viajes especiales parecen prohibitivos para el humano medio y sólo reservados para millonarios o científicos ¿Están más cerca de lo que parece los viajes masivos al espacio?

Ahí sí que te digo que estamos muy, muy lejos, lejísimos de montar a pasajeros en una nave espacial como si fuera un Airbus 320. Salir fuera de la órbita terrestre no es ningún chiste y estamos lejos de ver esto en los próximos 30 años.

En el libro habla incluso de globos espaciales ¿Ya no sirve el modelo de cohetes y aeronaves surgidos en los años 50 y 60?

El turismo espacial es muy peliagudo porque estás llevando civiles a la baja órbita y no puedes arriesgar sus vidas. Te lloverían demandas por doquier y se te hundiría la empresa en dos días teniendo que pagar demandas judiciales privadas. De todas las modalidades de subir turistas al espacio orbita terrestre, los globos aeroespaciales son más seguros porque lo haces poco a poco, durante una hora, no en ocho segundos en donde cualquier motor puede explotar. En España la empresa de globos aeroespaciales zero2infinity son pioneros en ello y te dirán lo mismo: su Bloon es la nave más segura de subir a hacerte selfies con el planeta azul de fondo.

¿Podríamos poner fecha al establecimiento de la primera colonia humana fuera del planeta?

Ya tenemos fecha oficial! 2025: un hombre y una mujer astronautas. La NASA va echando mucho bombo desde la Casa Blanca de que serán los dos americanos pero yo sé que la ESA está muy comprometida en ésta misión – que además es un programa de la ESA, el Pueblo Lunar, y espero que la mujer sea europea. Nos lo merecemos.

“La quinta revolución industrial” ha sido publicado por Deusto Ediciones.
Sincronía, una sola Humanidad

La Lomloe, la nueva ley de educación, y van ocho, que nace sin consenso y sin garantías de perdurar en el futuro

AulaDesde 1985 hemos tenido siete leyes de educación distintas y vamos camino de la octava. La que más tiempo duró fue la LOGSE, con 12 años de vida y la que menos la LOCE, que no llegó a aplicarse nunca. La Lomloe, nombre con el que ya se ha empezado a conocer Ley Orgánica por la que se Modifica la Ley Orgánica de Educación Loe de 2006 -que a su vez deroga la Lomce de 2013- no parece que vaya a interrumpir esta cadena de provisionalidad. El proyecto de la ministra Isabel Celaá ha recibido el visto bueno del Gobierno en el Consejo de Ministros del pasado 15 de febrero y ha sido bautizado con el título de “Una educación para el siglo XXI”, pero es poco probable que esa expectativa de durabilidad se cumpla.

Las causas de este pesimismo no son nuevas y hunden sus raíces en el secular enfrentamiento que caracteriza a las partes implicadas en el sistema educativo, un enfrentamiento que no solo tiene razones ideológicas sino también, y de un modo determinante, económicas. Muchos son los intereses en juego y la experiencia demuestra que un plan educativo dura lo que dura el gobierno que los sustenta. De momento la propuesta de la ministra Celaá ya se ha topado con la oposición frontal de la Confederación Católica de Padres de Familia (Concapa) que insiste en la vieja batalla de la religión y otros aspectos que poco tienen que ver con la modernización del sistema educativo.

Otros caballos de batalla son los de las competencias de las autonomías en materia educativa, su financiamiento presupuestario o la figura de la escuela concertada, entre otros temas que enfangarán el debate político de la ley y seguirán impidiendo ir al fondo de la cuestión: la necesidad urgente de sentar las bases de un nuevo sistema educativo acorde con el momento histórico que vivimos. Para implementar una ley de educación en toda su extensión hacen falta un mínimo de cinco años, un plazo que este nuevo proyecto no tiene garantizado ni mucho menos. Una vez más la reforme de la educación queda al albur de los vaivenes políticos, y una vez más se escapará el tren de la modernización educativa.

Las leyes educativas cambian cada vez que llega al poder un nuevo partido político. Hay estudiantes que han pasado por dos y hasta tres planes educativos distintos. El uso de la educación como una herramienta política ha impedido hasta el momento que nuestro país tenga una sistema pedagógico perdurable en el tiempo, algo especialmente preocupante en el actual momento de revolución digital, en el que se hace imprescindible un cambio educativo que sirva para que nuestra sociedad se enfrente con garantías a la llamada era de la información. Se mire como se mire, solo hay una forma de romper ese nudo gordiano y lograr un sistema educativo que se adapte a los vertiginosos cambios que se avecinan y a su vez sea duradero en el tiempo: el diálogo abierto y generoso que sirva de base a un consenso social y política para llegar a un Pacto de Estado en educación.

Sincronía, una sola Humanidad.Por un Pacto de Estado en Educación.

¡Estela grita muy fuerte!, un libro que ayuda a los niños a detectar el abuso sexual

unnamedUno de cada cinco niños son víctimas de abuso y violencia sexual, y lo peor es que ocho de cada diez casos se producen en el seno de la familia o en entornos de confianza, presuntamente seguros, lo que hace muy complicado poder detectarlos. Por eso es fundamental proporcionarles a los menores herramientas que les permitan identificar y denunciar esos posibles abusos. Una de esas herramientas es la literatura, los cuentos que pueden leer desde temprana edad en un lenguaje comprensible y no alarmante, evitando que puedan adquirir desconfianza exagerada hacia los adultos, pero facilitando que puedan desarrollar mecanismos de alerta ante posibles situaciones de abuso o de acoso.

Uno de esos cuentos es ¡Estela grita muy fuerte!, un libro dirigido a niños de seis años del que es autora la escritora, traductora y profesora de lengua y literatura Bel Olid. La obra muestra a la protagonista Estela, una niña pequeña, en dos escenarios diferentes que involucran maltrato o abuso con personas cercanas: el primero es sobre maltrato físico con su mejor amiga del colegio y el segundo sobre abuso sexual con un tío. Según la autora la narración es “Una excusa para que niños y niñas, y mayores, entablen un diálogo sobre el derecho de cualquier persona a decir no ante situaciones que nos disgustan o hacen daño”.

Obviamente todo está contado con el mayor tacto posible para que no se produzcan efectos contrarios a los deseados, no en vano Olid, junto a la Asociación de Red de Ayuda a Niños Abusados, en colaboración con la Editorial Fineo, elaboraron un programa de prevención de maltrato y abuso sexual infantil para acompañar el mensaje del cuento, mediante herramientas didácticas que permite que los niños se reconozcan en situaciones de maltrato y abuso y sepan cómo reaccionar.

¡Estela grita muy fuerte!, fue editado por Editorial Fineo y es un consejo de Sincronía, una sola Humanidad

 

Más de cuatro millones de niñas corren el riesgo de ser víctimas de mutilación genital durante este año

unnamed (1)En todo el mundo hay al menos 200 millones de niñas y mujeres mutiladas genitalmente y cada año cerca de cuatro millones de niñas están en riesgo de sufrir mutilación genital femenina. Según la información publicada por Naciones Unidas con motivo Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, el costo de prevenir la mutilación genital femenina es de poco más de 86 euros por niña.

Esta práctica está más extendida geográficamente de los que parece y aunque se concentra en cerca de 30 países de África y de Oriente Medio y Asia meridional, también persiste puntualmente en algunos países asiáticos como India, Paquistán, Indonesia o Iraq, e incluso en algunas pequeñas comunidades de Latinoamérica.

Además de la violencia física y moral que supone tal aberrante tradición, supone una violación de los derechos humanos más elementales y provoca severas complicaciones de salud a corto y largo plazo, incluido dolor crónico, infecciones, sangrados, mayor riesgo de transmisión del VIH, ansiedad y depresión, complicaciones durante el parto, infecundidad y, en el peor de los casos, la muerte.

Este años, la campaña del Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina se centra en desatar el poder de los jóvenes para la eliminación de estas prácticas y erradicar para siempre esta aberrante tortura que se inflinge a las niñas y que también persiste aisladamente en poblaciones emigrantes que viven en Europa Occidental, en Norte América, Australia y Nueva Zelanda.

Sincronía, una sola Humanidad