Vuelta al cole: despropósitos, ocurrencias y desencuentros

aula-digitalLos niños gallegos que pretendan aprender robótica tendrán que estudiar obligatoriamente religión. Este despropósito de mezclar las antagónicas churras de la ciencia con las merinas de la fe, es quizá la noticia más representativa de la desoladora situación que atraviesa nuestra educación, sitiada por ocurrencias y despropósitos que entierran cada vez más hondo cualquier posibilidad de diálogo en pos de un pacto educativo que cree un sistema digno del siglo XXI y la sociedad del conocimiento y la revolución tecnológica en que estamos inmersos. Mientras seguimos inmersos en debates estériles sobre la enseñanza religiosa o la orientación política de las clases de historias, seguimos mirando desde el andén como pasa ante nuestras narices el tren del progreso, ese que lleva grabado en la locomotora el lema de que los alumnos de hoy deberán enfrentarse a retos que ni siquiera somos capaces de imaginar… y no les estamos preparando para ello.

También ahondan en el debate estéril ocurrencias como la del presidente andaluz de destinar parte de sus presupuestos para que los niños gallegos y catalanes reciban clases extra de castellano, que no sólo no tienen la más mínima eficacia educativa sino que ahondan en la división entre partidos y manda al cajón del olvido cualquier posibilidad de pacto. La propuesta de Juanma Moreno no no tendrá ninguna consecuencia práctica, como ha reconocido el propio presidente de la Federación de Entidades Andaluzas en Catalunya, Daniel Salinero, sino que contribuye a enfangar todavía más el ya de por sí embarrado terreno del debate lingüístico catalán, sin aportar absolutamente nada al desarrollo educativo de los alumnos de dicha comunidad autónoma.

Al ámbito del permanente desencuentro autonómico también pertenece el penúltimo movimiento de las editoriales de libros de texto, que han denunciado presiones políticas de todas las comunidades autónomas para que los manuales “digan lo que ellos quieren y no lo que la ciencia dice”, según ha afirmado el director ejecutivo de la Federación de Gremios de Editores de España, en un aprovechamiento de la situación política, que no logra ocultar una maniobra de las editoriales del sector educativo para tratar de abaratar costes en un mercado cautivo en el que tienen más preocupación por los resultados económicos que por la calidad de sus textos, olvidando que llevan décadas plegándose a los intereses políticos en aras del puro y duro negocio.

Y mientras el nuevo curso se abre con este baile en el que políticos, empresarios y confesiones religiosas siguen tratando de usar la educación en su propio beneficio e interés, los expertos, profesores y profesionales de la educación siguen clamando en el desierto, advirtiéndonos que seguimos anclados en un sistema educativo propio del siglo XIX mientras avanza imparable la revolución del conocimiento que trae la sociedad digital del siglo XXI. A ese clamor insistimos en sumarnos exigiendo un Pacto de Estado en Educación para crear un nuevo sistema educativo moderno, flexible y duradero.

Sincronía, una sola Humanidad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s