Dolores del Río, la primera estrella latinoamericana en Hollywood que promovió proyectos revolucionarios en la educación de las niñas mexicanas

DOLORES-DEL-RIODolores Asúnsolo López Negrete vino al mundo en Victoria de Durango, México, el 3 de agosto de 1904. Educada en el seno de una familia acomodada, pudo acceder a una educación de alto nivel en diversas capitales europeas. Su padre era director del Banco de Durango y acabaría exiliado en los Estados Unidos tras el estallido de la Revolución Mexicana. Dolores se caso muy joven, a los dieciséis años, con el escritor Jaime Martínez del Río, lo que le permitió codearse con los ambientes artísticos e intelectuales mexicanos, en los que destacó, más allá de su deslumbrante belleza, por su inteligencia, su nivel cultural y sus dotes comunicativas.

Su fuerte personalidad acabó deslumbrando al director de cine norteamericano Edwin Carewe, quién le ofreció un papel en una película en Hollywood, con un éxito tal que la llevó a convertirse en una de las más rutilantes estrellas de la época cumbre del cine norteamericano, desde el final del cine mudo hasta principios de los años 60, cosechando todos los premios y galardones posibles. En 1943 regresó a México para simultanear su carrera en Hollywood con una nueva etapa en el teatro y el cine mexicano, contribuyendo decisivamente a su época de esplendor junto al director Emilio “El Indio” Fernández, el guionista Mauricio Magdaleno y el actor Pedro Armendáriz.

A lo largo de toda su vida mantuvo una intensa actividad intelectual que la mantuvo en conexión directa con lo más granado de la cultura de su país, como Salvador Novo, Diego Rivera y Frida Kahlo. En los años 70 puso en marcha el grupo denominado “Rosa Mexicano”, con el propósito promocionar y proteger a las niñas y a las mujeres artistas. Su mayor logro fue la creación de la Estancia Infantil Dolores del Río, en el que colaboraron activamente las actrices más importantes del panorama latinoamericano, como Carmen Montejo, Silvia Pinal, Amparo Rivelles, Gloria Marín e Irma Dorantes, entre otras. Durante sus años como presidenta de la Estancia promovió los sistemas educativos más novedosos y avanzados, como el Método Montessori y el sistema Summerhill. Tras una intensa vida personal y profesional falleció el 11 de abril de 1983 en California.

Sirvan estas líneas como nuestro homenaje en el aniversario de su nacimiento.

Sincronía, una sola Humanidad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s