“Humanos”: el libro que demuestra que tenemos un cerebro genial que se comporta como un perfecto idiota

portada_humanos_tom-phillips_201902211240¿Cómo podemos enviar hombres a la Luna con éxito y, a pesar de todo, mandar ese mensaje de texto a nuestra ex? Ese es el cáustico comentario del periodista Tom Phillips para resumir el espíritu de su libro Humanos – que lleva el revelador subtítulo Una breve historia de cómo la hemos pifiado -, en el que cuestiona la supuesta genialidad, grandeza y superioridad del cerebro humano. Para ilustrar las flaquezas del comportamiento del homo sapiens – una etiqueta con la que nos encanta autodefinirnos y que según el autor demuestra una de nuestras debilidades: nuestra escasa modestia y autoirítica – Phillips echa mano de nuestra historia para hacer un recorrido por nuestros errores más descomunales como especie.

Sin pretender negar en ningún momento que el cerebro humano sea un mecanismo admirable y asombroso, el libro juega precisamente con esa capacidad de sorpresa para buscar su lado más raro y su extremada y habitual facilidad para funcionar rematadamente mal. O dicho en palabras del autor: “Lo que ocurre es que la evolución humana, en tanto que proceso, no es inteligente; pero al menos es persistente en su idiotez. A la evolución, lo único que le preocupa es que sobrevivas a las mil posibles muertes espantosas que te acechan a cada paso, el tiempo suficiente para asegurar que tus genes lleguen a la siguiente generación”.

En un alarde de cuestionamiento provocador, más al servicio de hacer el libro atractivo que en función de sus parámetros neurocientíficos, se lleva a afirmar que nuestro cerebro no es el resultado de un meticuloso diseño genético y biológico destinado a crear la mejor máquina pensante posible, sino que se acerca más una colección casual de apaños, chapuzas y atajos, que convirtieron a nuestros antepasados, los primeros homo sapiens, en animales más efectivos a la hora de conseguir comida y comunicar un concepto. Eso nos ha dado la capacidad para crear atajos mentales  que nos han permitido adaptarnos a los fenómenos que nos rodean buscando la explicación más satisfactoria y construyendo sobre eso nuestros comportamientos sociales, o sea, nuestra capacidad para crear una civilización.

Pero son también esos atajos mentales los que en muchas ocasiones nos llevan al fracaso, a  tomar decisiones absolutamente estúpidas, sobre todo si las comparamos con nuestra capacidad para construir pensamientos abstractos y solucionar problemas que en principio superan nuestras capacidades de conocimiento. De ahí viene nuestro apego a las fantasías, muchas veces por encima de los razonamientos, nuestra afición a creer en elaborar supersticiones y creérnoslas obviando la lógica científica o a autoengañarnos aunque sepamos que lo que estamos haciendo es satisfacer nuestro ego y perjudicar nuestras expectativas reales de futuro.

Esta capacidad de adaptar la realidad a nuestras ideas preconcebidas es la que nos lleva a fiarnos y aferrarnos en muchas ocasiones a una información que puede ser explícitamente inútil y, a pesar de todas leas evidencias en contra, nuestro cerebro seguirá agarrándose a ella y deformando nuestra decisión. En una época en la que, gracias a la revolución tecnológica digital, la cantidad de información que fluye en torno nuestro es prácticamente inasumible, las posibilidades de equivocarnos al aferrarnos a falsos conceptos, se multiplica tanto que puede abocarnos al error continuo. Dicho llanamente, las noticias sensacionalistas nos llevan a tener una visión del mundo peor de los que es realidad, mientras que noticias más asépticas o razonables apenas tienen impacto y no nos hacen ver la actualidad con ojos más positivos.

En resumen, Tom Phillips nos coloca ante el espejo de nuestro propio desarrollo intelectual como especia para lanzarnos en mensaje tan claro como necesario: el cerebro humano es una máquina extraordinaria, capaz de inventar procesos y concebir cambios en el mundo que mejoran nuestra vida y nuestro futuro como especie, pero también es perfectamente capaz de comportarse como un idiota y demostrarlo. Podemos enfrentarnos con éxito a situación que nunca habíamos imaginado, pero también elegimos aquellos hechos que respaldan nuestra versión de la realidad y desechamos los que la contradicción. Y, sobre todo, a nuestro cerebro no les hace ninguna gracia descubrir que está equivocado.

Humanos ha sido publicado por Ediciones Paidós en 2019 y es una recomendación de Sincronía, una sola Humanidad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s