El suicidio en Getxo de un niño víctima de acoso escolar, una nueva llamada de alerta a una sociedad que sigue viviendo de espaldas a la tragedia del bullying

La galeaEl pasado lunes 17 de junio la Ertzaintza localizaba al pie del acantilado de La Galea, en el municipio de Getxo, Vizcaya, el cuerpo sin vida de un niño de trece años que se arrojó al vacío porque no podía soportar más los insultos, las humillaciones y las agresiones que sufría en el colegio. Su madre asegura que denunció en varias ocasiones el acoso que sufría el pequeño, pero que nunca le hicieron caso. La madre manifestaba estos días su absoluta impotencia y desatención en un carta difundida por las redes sociales: “¿Cómo expresar cómo me siento? Tras siete años viendo como pegan, insultan y humillan a tu hijo, en el colegio sólo escuchan mis oídos: es cosa de niños!”.

Más allá de los detalles que llevaron a su hijo a la muerte y que causan el inmenso e irreparable dolor de esa madre, la frase revela que seguimos dando la espalda a un grave problema con el que deben enfrentarse a diario uno de cada diez niños españoles y del que son testigos pasivos 47 de cada cien. Y eso sólo hace referencia al acoso puro y duro, al bullying continuado y sistemático como el que llevó al niño de Gtexo al suicidio, porque la situación se revela todavía más espantosa si tenemos en cuenta que un 49,6% de los alumnos españoles reconocen que acosan esporádicamente o puntualmente a otros.

En su carta a la opinión pública, tras detallar el acoso que sufría su hijo y quejarse de la falta de respuesta de las autoridades educativas y los responsables del colegio, la madre del menor de Getxo añade una frase que debería hacernos reflexionar: “en menos de una semana la medida que han puesto algunos profesores es castigar a toda la clase fuera del horario lectivo. ¿Eso es legal? ¿La solución es huir del problema? ¿Qué aprende mi hijo si le enseño que en lugar de intentar arreglar un problema hay que huir de él? Ahí está la clave. A pesar de todos los datos, informes y estudios; a pesar de los libros de personajes populares contando su experiencia como niños acosados y a pesar los proyectos educativos para luchar contra el bullying, nuestra sociedad sigue dándole la espalda a un problema que pone en riesgo la salud de los niños y lastra psicologicamente su futuro.

Tras el suicidio de Getxo Amnistía Internacional ha alertado sobre la necesidad de poner en marcha herramientas más eficaces y una mayor implicación de los colegios y de la Administración para luchar contra el acoso escolar. «Es un problema muy grave de derechos humanos y tienen que tomarse todas las medidas adecuadas para que no ocurran situaciones que puedan desencadenar en un suicidio», tal y como manifestó el portavoz de la entidad, Alex Somovilla. No sólo hay que revisar los protocolos de actuación, hay que cambiar el sistema edicativo para eliminar de una vez por todas la agresividad, las actitudes machistas y xenófobas y en general cualquier manifestación de abuso en nuestros centros escolares, donde debe imperar la empatía, la colaboración y la solidaridad.

Sincronía, una sola Humanidad. Por un Pacto de Estado en Educación que genere un nuevo Sistema Educativo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s