Jeannette Rankin, la activista social que pagó un alto precio por su pacifismo

Jeannette Rankin

Jeannette Rankin vino al mundo el 11 de junio de 1880 en Missoula, Montana, en el seno de una familia de granjeros y desde la infancia se sintió atraída por la cultura, alentada por su madre que era maestra de escuela, y eso la llevó a ser una de las primeras mujeres en graduarse en la Universidad de montana en 1902. Lo siguiente que hizo fue trasladarse a Nueva York donde canalizó sus inquietudes altruistas y su afán de justicia, iniciando una carrera como trabajadora social que en los siguientes años la llevaría a Seattle, Washington, en cuya universidad organizaría el primer movimiento sufragista.

En 1916 se convirtió en la primera mujer del congreso estadounidense al elegida como miembro de la cámara de representantes por el partido republicano de Montana. Poco más de cinco meses después protagonizó su primera polémica al votar en contra de que Estados Unidos entrase en la Primera Guerra Mundial, empujada por su pacifismo radical. Esa fue la causa principal de que perdiese las siguientes elecciones y tuviese que abandonar el Congreso y dedicarse los siguientes 20 años a trabajar en pro de la salud, la educación materna, y los programas para reducir la mortalidad infantil y la pobreza.

Fue precisamente su pacifismo el que la llevó de nuevo al Congreso como candidata de una plataforma antibelicista y llegó justo a tiempo de protagonizar su segunda y más escandalosa polémica. En 1971, después del ataque japonés a Pearl Harbor, volvió ser la única en votar en contra de la entrada en la Segunda Guerra Mundial, un gesto que pagaría muy caro. Se convirtió en una persona impopular para la mayoría del país y aborrecida por la parte más conservadora de la sociedad, que arruinó su carrera política y actividad académica.

Durante el resto de su vida vivió volcada en todas causas en pro de la paz y los derechos humanos que se pusieron a su alcance: viaje en numerosas ocasiones a la india empapándose del pacifismo y el anti colonialismo de Gandhi, fue seguidora de la Martin Luther King y su lucha por los derechos civiles de los negros y se convirtió en una de las abanderadas de las protestas contra la Guerra de Vietnam, liderando en 1968 una marcha de más de 5.000 mujeres en contra de la guerra. Falleció en 1973, a los 92 años, dejando como legado la Fundación Jeannette Rankin, una organización que da concesiones educativas a mujeres con ingresos económicos bajos en Estados Unidos.

Nuestro homenaje en el aniversario de su nacimiento

Sincronía, una sola Humanidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s