Geniales y olvidadas: Elly Beinhorn, pionera de la aviación y aventurera

elly_beinhornElly Beinhorn, fue uno de los primeros pilotos que dio la vuelta al mundo en la década de los años treinta, pero antes tuvo que superar numerosas barreras, sobre todo la oposición de sus familias y la negativa de los instructores de vuelo, que se negaban a enseñarle a manejar un avión por el mero hecho de ser mujer. Gracias a su tesón y su capacidad de esfuerzo y trabajo, llegó a tener una de las carreras más dilatadas dentro de la aviación y protagonizó hechos insólitos y aventuras de todo tipo.

Elly Beinhorn-Rosemeyer vino a parar al mundo el 30 de mayo de 1907 en Hanover, Alemania, en el seno de una familia tradicional y economicamente acomodada. Su pasión por la aviación se despertó a los 21 años, al escuchar en una conferencia las experiencias del aventurero aéreo, Hermann Köhl, quien acababa de atravesar el Atlántico. En contra de la voluntad de sus padres se trasladó a Berlín y aprendió a volar en el aeródromo de Berlin-Staaken bajo la dirección del instructor Otto Thomsen, el único que se avino a darle clase. Para poder subsistir y seguir con su aprendizaje comenzó a participar en exhibiciones aéreas, donde se condición de mujer suponía un reclamo publicitario extra.

En 1931 tuvo la oportunidad de participar en un vuelo de gran distancia desde la Guinea Portuguesa (actual Guinea-Bissau) pero en el viaje de retorno, falló el motor y tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en el Sáhara en 1931 tuvo la oportunidad de volar desde la Guinea Portuguesa (actual Guinea-Bissau) en el África Occidental en una expedición científica. En el viaje de retorno, falló el motor, con el resultado de un aterrizaje de emergencia en el Sáhara, logrando llegar a Tombuktu con la ayuda de los nómadas Tuareg. Fue la primera gran aventura de su vida y la que le proporcionó fama internacional de intrépida y valerosa. Su popularidad fue creciendo a medida que protagonizaba espectaculares viajes cruzando el Everest o desde Bali a Australia.

En diciembre de 1931 partió de Asia hacia Australia, luego siguió hasta Panamá, llegó a Argentina y desde allí voló a Alemania y finalizó en el punto de partida, completando su primera vuelta al mundo sólo cuatro años después de que Lindberg protagonizase su histórico vuelo cruzando el Atlántico de Estados Unidos a Francia. En 1935 se casó con Bernd Rosemeyer, un famoso piloto de carreras de automóviles, pero el matrimonio de celebridades se acabó dos años después cuando Bernd falleció en accidente al intentar batir el récord de velocidad. Elly siguió volando y realizando diversas hazañas aéreas hasta que en 1979 devolvió su licencia de piloto. Tenía 72 años. Falleció el 28 de noviembre de 2007, a la edad de 100 años.

Sirvan estas líneas como nuestro sincero homenaje en el aniversario de su nacimiento a una mujer pionera que abrió el camino a muchas otras en el mundo de la aventura y la profesión aeronáutica, un coto habitualmente reservado a los hombres.

Sincronía, una sola Humanidad

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s