Acoso escolar: niños abusones, adultos intolerantes

BullyingSi permitimos que en nuestras escuelas haya niños que acosan, humillan, insultan y agreden a sus compañeros, tendremos unos ciudadanos insolidarios, agresivos, irrespetuosos e intolerantes. El bullying no es una cosa de críos, un asunto menor producto de las desavenencias propios de los patios de los colegios, algo que se pasa con la edad y a lo que es mejor no darle demasiada importancia, como muchas veces se suele pretender, sino todo lo contrario. El acoso escolar es un tema muy grave y preocupante que no solo lastra nuestro sistema educativo, sino que produce graves consecuencias y problemas psíquicos, emocionales y educativos, tanto en los agresores como en los agredidos, e incluso afecta seriamente al profesorado.

Con motivo del día Mundial Contra el Acoso escolar, que se celebra el dos de mayo, se han dado a conocer cifras y situaciones que revelan claramente la dimensión que el problema del acosos está alcanzando en nuestros centros educativos.Según las cifras proporcionadas poor el Ministerio de Educación, en España se han detectado más de 5.500 casos de acoso escolar en un año y más de la mitad de ellos se producen a diario. Estás cifras podrían ser todavía mayores, ya que uno de los principales problemas que plantea el bullying es precisamente su ocultismo, la falta de denuncias y el secretismo que lo envuelve y que hace muy difícil detectar datos tan preocupantes como que casi la mitad de las víctimas tiene menos de diez años, con el grave riesgo que ellos supone para su desarrollo emocional e intelectual, o que un 13 por ciento de las víctimas son menores con algún tipo de discapacidad.

Pax Dettoni, experta en educación emocional y creadora del programa En sus zapatos, con el que se pretende dar herramientas a niños, adolescentes y adultos para que la educación impartida en nuestros colegios contemple el respeto al otro como elemento base para frenar el acoso escolar, apunta en una entrevista publicada por el diario 20 Minutos que una clave fundamental es la poca importancia que se le da a la educación emocional tanto en la educación de los alumnos como en la formación de los maestros, a los que: ” no enseñan a resolver conflictos, que es algo tan importante como enseñar a hacer ecuaciones. Si tienes niños ‘conflictuados’ en el aula desde luego no van a aprender bien matemáticas. Resolverlos castigando o gritando está comprobado que no funciona. Si usamos la educación emocional como herramienta mejora, no solo la convivencia, sino también el rendimiento escolar”.

Si no cortamos de raíz esta lacra educativa y permitimos que en las escuelas se produzcan con regularidad abusos y, desprecios y marginaciones relacionadas con la condición sexual el origen racial, la situación económica y social o la capacidad psíquica de los menores, estaremos creando unos ciudadanos que en el futuro carecerán de la mínima empatía necesaria para relacionarse con los demás de una forma socialmente saludable. Si los niños son los ciudadanos del futuro, el bullying es la primera grieta en la construcción de nuestro edificio social. Es otra razón básica para fundamentar la necesidad urgente de cambiar nuestro sistema educativo para actualizarlo a las necesidades del siglo XXI.

Sincronía, una sola Humanidad, por un Pacto de Estado en Educación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s