Geniales y olvidadas: Elly Beinhorn, pionera de la aviación y aventurera

elly_beinhornElly Beinhorn, fue uno de los primeros pilotos que dio la vuelta al mundo en la década de los años treinta, pero antes tuvo que superar numerosas barreras, sobre todo la oposición de sus familias y la negativa de los instructores de vuelo, que se negaban a enseñarle a manejar un avión por el mero hecho de ser mujer. Gracias a su tesón y su capacidad de esfuerzo y trabajo, llegó a tener una de las carreras más dilatadas dentro de la aviación y protagonizó hechos insólitos y aventuras de todo tipo.

Elly Beinhorn-Rosemeyer vino a parar al mundo el 30 de mayo de 1907 en Hanover, Alemania, en el seno de una familia tradicional y economicamente acomodada. Su pasión por la aviación se despertó a los 21 años, al escuchar en una conferencia las experiencias del aventurero aéreo, Hermann Köhl, quien acababa de atravesar el Atlántico. En contra de la voluntad de sus padres se trasladó a Berlín y aprendió a volar en el aeródromo de Berlin-Staaken bajo la dirección del instructor Otto Thomsen, el único que se avino a darle clase. Para poder subsistir y seguir con su aprendizaje comenzó a participar en exhibiciones aéreas, donde se condición de mujer suponía un reclamo publicitario extra.

En 1931 tuvo la oportunidad de participar en un vuelo de gran distancia desde la Guinea Portuguesa (actual Guinea-Bissau) pero en el viaje de retorno, falló el motor y tuvo que realizar un aterrizaje de emergencia en el Sáhara en 1931 tuvo la oportunidad de volar desde la Guinea Portuguesa (actual Guinea-Bissau) en el África Occidental en una expedición científica. En el viaje de retorno, falló el motor, con el resultado de un aterrizaje de emergencia en el Sáhara, logrando llegar a Tombuktu con la ayuda de los nómadas Tuareg. Fue la primera gran aventura de su vida y la que le proporcionó fama internacional de intrépida y valerosa. Su popularidad fue creciendo a medida que protagonizaba espectaculares viajes cruzando el Everest o desde Bali a Australia.

En diciembre de 1931 partió de Asia hacia Australia, luego siguió hasta Panamá, llegó a Argentina y desde allí voló a Alemania y finalizó en el punto de partida, completando su primera vuelta al mundo sólo cuatro años después de que Lindberg protagonizase su histórico vuelo cruzando el Atlántico de Estados Unidos a Francia. En 1935 se casó con Bernd Rosemeyer, un famoso piloto de carreras de automóviles, pero el matrimonio de celebridades se acabó dos años después cuando Bernd falleció en accidente al intentar batir el récord de velocidad. Elly siguió volando y realizando diversas hazañas aéreas hasta que en 1979 devolvió su licencia de piloto. Tenía 72 años. Falleció el 28 de noviembre de 2007, a la edad de 100 años.

Sirvan estas líneas como nuestro sincero homenaje en el aniversario de su nacimiento a una mujer pionera que abrió el camino a muchas otras en el mundo de la aventura y la profesión aeronáutica, un coto habitualmente reservado a los hombres.

Sincronía, una sola Humanidad

 

Anuncios

“La Singularidad está cerca”, un libro para asomarnos a un futuro próximo en el que nos convertiremos en una nueva especie de humanos tecnológicos

31k9ajj601L._SX300_BO1,204,203,200_Dentro de 25 años la fusión entre la tecnología y la inteligencia humana será un hecho y la inteligencia artificial será una realidad palpable y cotidiana que marcará las vidas de los seres humanos. El avance de la tecnología en la sociedad del conocimiento permitirá que las computadoras, las máquinas inteligentes, puedan diseñar a su vez nuevas generaciones mejoradas de máquinas cada vez más potentes y más inteligentes. Eso supondrá una serie de cambios sociales inimaginables para nuestra concepción actual del mundo y el universo y será el origen de un salto evolutivo para la humanidad, que partir de entonces se transformaría en una especie de posthumanidad marcada por la inteligencia no biológica.

Es lo que se conoce como “singularidad tecnológica”, un término acuñado a finales de los años 50 por científicos como John Von Neumann, Stanislaw Ulam o Ray Kurzweil, y cuya implantación generalizada se producirá en el año 2045, o al menos eso es lo que expone el científico norteamericano especializado en Computación e Inteligencia Artificial, Raymond Kurzweil, en su libro La Singularidad está cerca. Cuando los humanos transcendamos la biología.  La idea central del libro parte de que el desarrolo de las tecnologías de la información tiene un crecimiento exponencial, no lineal, y que eso facilitará que lo que hoy conocemos como robots inteligentes vayan extendiendo su influencia en ámbitos hoy insospechados y reservados a la inteligencia humana, como la biología, la psicología, la medicina o la neurociencia.

La tesis, difícil de digerir para el común de los mortales, es que las tecnologías de la información coparán todo el espectro tecnológico y científico humano, y será en ese momento cuando los humanos transcendamos la biología y se producirá una explosión de inteligencia global que nos lleve a un estado nuevo y superior, que a su vez supondrá la extensión universal de un nuevo tipo de seres humanos. La genética, la nanotecnología y la robótica, actuando de forma interconectada, permitirán al ser humano superar sus condicionamientos biológicos actuales tales como el envejecimiento y la limitación de su capacidad intelectual, marcando su paso de ser biológico a ser tecnológico.

El asunto podría parecer algo más propio de la ciencia ficción que de la ciencia a secas, sino fuese por que tanto el autor del libro, como todos los que suscriben sus teorías, son las mentes más brillantes que actualmente se dedican a la ingeniería informática y la investigación del desarrollo de las inteligencias artícifiales, con las que ya convivimos a diario sin apenas darnos cuenta (como los programas informáticos de reconocimiento de voz, la plataforma musical Spotify,  los pilotos automáticos de los vehículos o los navegadores de Google). El reto es tan apasionante como estremecedor, pero es nuestro futuro y más vale irnos asomando a él.

La Singularidad está cerca. Cuando los humanos transcendamos la biología, ha sido editado por Lola Books y es un consejo de Sincronía, una sola Humanidad.

Adiós a un gran divulgador científico y uno de nuestros mejores humanistas

eduard-punsetEduard Punset Casals vino a parar al mundo en Barcelona el 9 de noviembre de 1936, muy pocos meses después del estallido de la Guerra Civil. Hijo de un médico rural, su familia lo envió a estudiar el bachillerato a Los Angeles, California, donde adquirió una amplitud de miras y unos conocimientos lingüístcos y culturales muy superiores a los de los jóvenes españoles de su tiempo. Durante sus estudios de derecho en la Universidad Compltense de Madrid entró a formar parte en la clandestinidad del Partido Comunista Español, lo que le llevó al exilio a finales de los años 50.

Completó sus Estudios en París, Washington y Londres, donde también trabajó como periodista para la BBC y The Economist. Tras la muerte del dictador Francisco Franco regresó a España para integrarse en la política de la Transición, formando parte de la UCD de Adolfo Suárez. En 1980 fue elegido diputado al Parlamento de Cataluña y fue elegido Ministro de Relaciones para las Comunidades Europeas. A partir de ahí desarrolló una dilatada e importante carrera política, tanto nacional como internacional, que combinó con una febril actividad divulgativa e intelectual.

A partir de los años 90 y durante la primera década del siglo XXI, su figura se hizo muy popular por sus apariciones televisivas y su uso pionero de las redes sociales como elemento para difundir sus ideas sobre la ciencia, la vida y el desarrollo intelectual y espiritual del ser humano, que le dieron una enorme popularidad a pesar de las críticas recibidas por parte de algunos sectores científicos, que le acusaron de ser poco riguroso e incluso de caer en la autoayuda y las pseudociencias. Sin embargo, su figura ha sido de una importancia fundamental en el fomento de la inquietud científica e intelectual entre el gran público.

Nuestro homenaje en el día de su fallecimiento.

Sincronía, una sola Humanidad

 

 

 

 

Andréi Sájarov, el científico nuclear disidente y antimilitarista

SajarovAndréi Dmítrievich Sájarov vino al mundo en Moscú el 21 de mayo de 1921, Criado en un entorno familiar con una sensibilidad humanista especialmente orientada hacia la justicia social y la abolición de la pena capital, entró en la facultad de Física de la Universidad de Moscú en 1938 y tras la Segunda Guerra Mundial comienza a investigar sobre los rayos cósmicos, lo que en 1948 le lleva a participar en el proyecto soviético para construir la bomba atómica, llegando a jugar un papel destacado en el desarrollo de la bomba de hidrógeno o bomba H, el arma más destructivas de la historia, varias veces más poderosa que las bombas nucleares de Hiroshima y Nagasaki.

Tras lograr importantes avances en la maquinaria nuclear del armamento soviético, lo que le supone las mayores distinciones civiles y militares del país, a finales de los años 50 comenzó a tomar conciencia de las implicaciones reales de sus descubrimientos y vislumbró los fatales riesgos de una guerra termonuclear y la contaminación por radiactividad, lo que le llevó a cambiar radicalmente su postura respecto a su propio trabajo. En los años 60 jugó un activo papel en la batalla contra la proliferación de armas nucleares y las pruebas nucleares en la atmósfera, hasta lograr el tratado de prohibición de pruebas atmosféricas, espaciales y submarinas, firmado en Moscú en 1963. Sin embargo esa actitud le valió que el gobierno le alejase de la primera línea de investigación física nuclear aplicada.

En mayo de 1968 dio un paso más y escribió un ensayo titulado Progreso, coexistencia pacífica y libertad intelectual, en el que exponía la necesidad de aceptar una propuesta de rechazo bilateral de los misiles nucleares, lo supuso el castigo definitivo: se le prohibió investigar en cualquiera de los centros y laboratorios militares de la URSS y se le desposeyó de los honores adquiridos. En los años 70 aumentó el nivel de su activismo en pro de la defensa de los derechos humanos y recibió una mayor represión gubernamental, al tiempo que crecía el apoyo internacional. en 1973 le fue concedido el Premio Nobel de la Paz pero no se le permitió salir de la URSS y fue su mujer la encargada de recogerlo.

En 1980 fue arrestado por sus protestas públicas contra la presencia militar soviética de Afganistán y fue enviado al exilio interior en Gorky, una ciudad cerrada e inaccesible a los extranjeros. Tras la llegada al poder de Mijaíl Gorbachov con su política aperturista conocida como perestroika fue rehabilitado y elegido parlamentario como representante de la oposición.  En 1985 el Parlamento Europeo fundó en su honor los Premios Sájarov, unos galardones que otorga anualmente a personas y organizaciones dedicadas a los derechos humanos y a las libertades. En 1989 falleció en Moscú, poco después de recibir el enésimo reconocimiento a su labor en defensa de los derechos humanos, el International Humanist Award.

Desde Sincronía, una sola Humanidad le rendimos homenaje en el día de su aniversario.

En los últimos cuatro años han muerto en Yemen más e 60.000 personas a manos de una coalición a la que nuestro país vende armas por valor de 2.000 millones de euros

photo_for_yemen_presserSegún los datos de organizaciones como Amnistía Internacional, Greenpeace o Save de Children, cada segundo que lleva en activo el conflicto de Yemen España ha autorizado la venta de armas a la coalición saudí por valor de 20€, lo que ha supuesto más de 2.000 millones de euros desde 2015 hasta junio de 2018. Ese sangriento negocio se ha realizado a costa de las vidas de 60.000 víctimas civiles y combatientes enesos cuatro años.

Cada 25 minutos muere una persona en esa guerra y en ese tiempo España autoriza la venta de 30.000€ en armas a Arabia Saudí, que lidera la coalición atacante. 85.000 menores de 5 años podrían haber muerto de hambre u otras enfermedades desde el inicio del conlicto. Los sucesisvos gibiernos españoles conocen esta situación y la han sostenido con una política que ha convertido a nuestro país en uno de los mayores exportadores de armas del mundo.

Si no exigimos que nuestros representantes políticos pongan fin a este vergonzoso negocio, todos seremos responsables de sus consecuencias.

Sincronía, una sola Humanidad

186 años después de su abolición, la esclavitud persiste

slaves-persons-not-propertyEl 14 de marzo de 1833 el Parlamento Inglés aprobó un decreto que liberó todos los esclavos del Imperio Británico. La abolición fue extendida en las dos décadas siguientes al resto de Europa, que se sumaba así a algunas medidas antiesclavistas anteriores, como la adoptada por Estados Unidos en 1820 decretando que el tráfico (que no la posesión) de esclavos se podría castigar con pena de muerte, aunque en este país la abolición absoluta de la esclavitud no llegaría hasta 1863.

Han pasado 186 años desde aquella abolición del Parlamento Británico y sin embargo actualmente más de 36 millones de personas viven esclavizadas en todo el mundo según organizaciones de derechos humanos que trabajan contra esta lacra, como la Fundación Walk Free. Según estos datos cerca de 30 millones de personas nacieron ya en situación de servidumbre, fueron vendidas con fines de explotación sexual o explotadas para realizar trabajos forzados.

A pesar de lo que pudiera parecer las condiciones de trabajo esclavo no son una característica exclusiva de países en desarollo y con elevados niveles de pobreza, sino que, aunque en menor medida, se producen también en Europa con un 1,6 % de esclavos del total global. La mayoría son menores y mujeres víctimas de las mafias de trata de blancas y explotación sexual, aunque también hay un importante número de personas sometidas a esclavitud laboral extrema. Casi dos siglos después y a pesar de todo el avance registrado en el respeto a los derechos humanos, todavía se mantiene intacta la vergonzosa lacra de la esclavitud.

Sincronía, una sola Humanidad

El cazo de Lorenzo. Un libro infantil que fomenta la tolerancia y la comprensión de la discapacidad

El cazo de lorenzoCuando algo se tuerce, cuando nos enfrentamos un problema nuevo, lamentarnos y llorar sobre la leche derramada no tiene mucho sentido. Ese es el punto de partida de este libro de Isabelle Carrier que va camino de convertirse en un clásico para aprender a abordar temas espinosos como las diferencias y la discapacidad, no solo para los niños sino también para los adultos a los que se lanza un claro mensaje; lo peor es obcecarse y acabar en la típica situación en la que los árboles nos impiden ver el bosque en lugar de centrarnos en buscar una solución para los problemas que nos afectan.

Lorenzo, el protagonista, es un niño que siempre lleva un cazo arrastrando, lo que le causa un montón de problemas para moverse y lo obstaculiza en su vida cotidiana, lo que provoca que se enfade, patalee y llore, porque no acaba de entender que el mundo no le haga caso ante sus problemas con el cazo, que por cierto nadie se digna a enseñarle a llevar correctamente. Pero un buen día encuentra a una persona que le enseña a usar su cazo adecuadamente, para que no le cause tantos problemas y además le da la vuelta al problema y le muestra que es precisamente ese cazo lo que le hace especial, ayudándole a ver el lado positivo de la vida y aprender a convivir con las dificultades, las diferencias y las discapacidades.

El mensaje de fondo vendría a decir que no es imprescindible que las personas con discapacidad quieran deshacerse de ella y verla como un factor que les causa problemas y molestias, aunque en principio les impida llevar una vida estándar, sino que tanto para ellos como para sus familias, lo mejor es afrontarlo con un espíritu positivo y creativo en lugar de enzarzarse en una pelea continua contra las circunstancias. El libro está dirigido a niños a partir de seis años, con unas ilustraciones que facilitan la comprensión de los más pequeños y hacen de su lectura un ejercicio ameno e instructivo, primando siempre el aspecto más divertido de cada situación. Además del formato clásico en papel también está disponible en su versión en vídeo.

El cazo de Lorenzo ha sido publicado por Editorial Juventud y cuenta con el respaldo de la Confederación Española de Organizaciones en favor de las Personas con Discapacidad Intelectual.

Es una recomendación de Sincronía, una sola Humanidad