87 años de voto femenino en España

Clara Campoamor 2“Yo, señores diputados, me siento ciudadano antes que mujer, y considero que sería un profundo error político dejar a la mujer al margen de ese derecho, a la mujer que espera y confía en vosotros; a la mujer que, como ocurrió con otras fuerzas nuevas en la revolución francesa, será indiscutiblemente una nueva fuerza que se incorpora al derecho y no hay sino que empujarla a que siga su camino”

Hace 87, Clara Campoamor, una paradójica diputada en un país en el que las mujeres (ella incluida) no tenían derecho al voto, se convirtió en la única sufragista del mundo que logró el voto femenino desde la tribuna de un Parlamento. Clara Campoamor fue una de las primeras mujeres abogadas en ejercer, dedicó toda su vida a defender los derechos de la mujer española y fue una de las impulsoras principales del sufragio femenino.

Sirva este recuerdo como homenaje a su figura

Sincronía, una sola Humanidad

Anuncios

Debate electoral y epitafio del pacto educativo

debate-Atresmedia-949x712Si alguien albergaba alguna esperanza respecto a la posibilidad de alcanzar un Pacto de Estado en Educación en España, ayer vio como era enterrada durante el presunto debate electoral que se celebró en Atresmedia, y decimos presunto debate porque no fue tal, sino un bochornoso y bronco espectáculo digno de los peores programas de la telebasura. La educación estuvo ausente tanto en ese debate como en el anterior, celebrado en la televisión pública, pero lo peor no es que no se tratase el tema del futuro del sistema educativo, una ausencia catastrófica en sí misma, sino que en el enconado rifirrafe entre los candidatos imperó en todo momento una alarmante falta de educación y buenos modales.

Si algo se demostró, fue la ausencia de cualquier cultura del diálogo y la incapacidad para alcanzar verdaderos pactos en grandes temas de Estado, como el futuro de nuestra educación, en el que solo el consenso puedo lograr que se sienten las bases de un nuevo sistema flexible, moderno y perdurable en el tiempo, que permita a las nuevas generaciones preparase con éxito para los enormes retos que plantea el siglo XXI con su revolución digital del conocimiento.

Mientras todas las propuestas teóricas de los expertos y profesionales de la educación hablar de la inaplazable reforma del sistema pedagógico heredado de la revolución Industrial del siglo XIX, para adaptarlo a los procesos de cambio que plantea una sociedad dominada por la revolución tecnológica, la política se enfanga discursos maniqueos, cuando no abiertas mentiras, manipulaciones, acusaciones, invectivas e incluso insultos.

Las claves de la renovación del sistema educativo: la empatía, el respeto a la diversidad, la capacidad de diálogo, la cultura del esfuerzo, el trabajo en equipo, el aprendizaje colaborativo o el equilibrio entre el espíritu lúdico y el sacrificio en los procesos de aprendizaje, están en las antípodas de lo que exhibieron los candidatos a presidir el país en un debate que no fue tal. Muy difícil parece aplicar en nuestras aulas lo que no se practica en nuestras instituciones políticas.

Convencidos de que no hay más salida que el diálogo, nosotros seguiremos trabajando en pro de un Gran Pacto de Estado en Educación.

Sincronía, una sola Humanidad

Día de la Tierra… hacia el final de la cuenta atrás en 2030

1024px-Earth_flag_PDQuedan once años para salvar el planeta, tal y como lo conocemos ahora… y hoy es un día perfecto para cambiar ese designio. El Día Internacional de la Madre Tierra fue promovido en 1970 por el senador estadounidense Gaylord Nelson para crear una conciencia común a los problemas de la sobrepoblación, la producción de contaminación, la conservación de la biodiversidad y otras preocupaciones ambientales. 49 años después el planeta se encuentra al borde del colapso a causa del calentamiento global producido por la imparable emisión de productos tóxicos, el incremento de la basura global y el generalizado y galopante deterioro medioambiental. De hecho, según el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático de la ONU (IPCC), el año 2030 es la fecha límite de la humanidad para evitar una catástrofe global.

Ese año, de seguir las cosas como en la actualidad, se alcanzaría el límite soportable para el aumento de la temperatura global del planeta y comenzarían a  producirse la gradual e irreversible desaparición de los hielos polares, el final de todos los arrecifes de coral en el mundo, el aumento del nivel del mar en 10 centímetros, lo que expondría a más de diez millones de personas a inundaciones catastróficas, la rápida desertización masiva de zonas ecuatoriales y la desaparición de millones de hectáreas aptas para el cultivo de cereales y otros alimentos básicos.

No son meras cifras alarmistas, son las conclusiones de los expertos mundiales en climatología y científicos de todos los países en base a más de 6.000 referencias científicas, explica los efectos que tendría un progresivo incremento de temperaturas planetarias. El 40% de la población mundial ya tiene problemas con la escasez de agua, algo que provoca la muerte de 2,2 millones de personas al año según la OMS, un tercio de las especies marinas están en grave riesgo por el cambio climático y desaparecerán en las próximas dos décadas si no cambia la situación, la deforestación avanza a un ritmo de 13 millones de hectáreas cada año y en poco más de diez años unos 7,5 millones de niños presentarán problemas de crecimiento –4 millones de ellos con un retraso grave.

Greta Thunber, la niña de 16 años que lucha contra el cambio climático y que ha creado un movimiento que exige a los políticos de todo el mundo mano dura contra el cambio climático lo ha resumido en una simple y dramática frase: “Cuando yo pueda ser política, ya será tarde para actuar”. Escuchemosla, por la cuenta que nos trae.

Sincronía, una sola Humanidad

Pienso que el mundo es más de extrema estupidez que de extrema derecha

contraportada 1 - copiaHistorias de héroes y heroínas, personas formidables que han hecho cosas extraordinarias en las circunstancias más difíciles. Eso es lo que nos cuenta en su libro Héroes, Paloma Aznar, una verdadera periodista todoterreno con vocación solidaria, que subida a los tacones de aguja desde los que observa las noches urbanas, o a las botas militares con las que ha recorrido los campos de refugiados de Oriente Próximo, hace años que vuelca su sensibilidad en contar historias humanas, muy humanas.

¿Cómo y por qué nace la idea de escribir Héroes?
Después de regresar de los campos de refugiados en Grecia. Me di cuenta de que había interesantes historias que no podría contar en un periódico ni en los informativos de televisión, porque hay muy poco espacio para la información internacional, que se suele rellenar con algo impactante y breve, no porque haya un poder perverso que nos quiere desinformados con respecto a lo que pasa en el mundo, sino porque a la gente no parece interesarle; las cadenas de televisión miden las audiencias minuto a minuto y, durante la información internacional, muchos espectadores cambian de canal, por eso los informativos tienen un bloque de noticias locales, unos minutos de noticias internacionales, la previsión meteorológica y un gran bloque dedicado al deporte (al fútbol, principalmente). Los medios de comunicación públicos no deberían ser como los medios privados, pero no siempre ponen por delante de otros intereses la calidad o importancia de los contenidos que ofrecen. Yo tenía historias fascinantes que no había podido contar en los medios (desde que viajé a Iraq en 2003), o que no había contado como hubiera querido, y me negué a olvidarlas, deseaba que se conocieran.

¿Por qué elegiste concretamente a esos siete protagonistas de los relatos?
En realidad, son siete capítulos, pero muchos héroes y heroínas, personas formidables que han hecho cosas extraordinarias en las circunstancias más difíciles: guerras, persecuciones o crisis humanitarias. Valientes de distintas edades, en diferentes rincones del planeta (de Alepo a Badalona, pasando por Palestina y Atenas), que no poseen superpoderes, pero destacan entre la mediocridad, la cobardía y la vileza.

Además de las historias concretas ¿qué querías contar en este libro, qué mensaje de fondo querías lanzar?
Un libro se puede multiplicar por tantos libros como lectores tiene. Cada persona encontrará un mensaje, o más de uno. Lo que yo he aprendido escribiéndolo es que se puede hacer de nuestro mundo un lugar menos injusto, menos tenebroso.

Portada libro Heroes 4 de febrero - copiaA grosso modo tu trayectoria profesional va de la crónica nocturna al periodismo de denuncia ¿qué te ha empujado a pasar de una información de aparente frivolidad a los contenidos más comprometidos?
He pasado por todos los terrenos, con tacones de aguja o botas militares: cronista de la noche madrileña, columnista en cinco periódicos, encargada de la sección de Sexo en El País, entrevistadora, guionista en programas televisivos de entretenimiento, directora y conductora de programas radiofónicos, cineasta, reportera en zonas de conflicto… Pero, en realidad, estoy siempre haciendo lo mismo: contar historias. Así que vivo del cuento. Soy una cuentista.

Has pasado por todos los medios y conoces bien la profesión ¿Crees que, como se afrma ultimamente, la independencia del periodista está en sus horas más bajas?
Para ser independiente y hacer un buen trabajo tienes que contar con los medios necesarios y poder pagar tus facturas. El periodismo se ha precarizado tanto que la calidad y la independencia se han resentido, aunque haya excelentes profesionales. Nunca se ha trabajado tanto sin contrato, cobrando una miseria por pieza publicada o emitida y asumiendo tantos riesgos.

¿En los tiempos de la posverdad queda sitio para contar historias de verdad o esa es una aventura romántica para públicos restringidos?
Hay mucho de romanticismo, pero no me gusta subestimar a los demás. Estoy convencida de que hay más personas interesadas en esas historias de lo que parece, sobre todo personas muy jóvenes que te miran impresionadas cuando se las cuentas.

Conoces de primera mano situaciones trágicas de larga duración, como las de los palestinos o los refugiados de los campamentos griegos ¿Por qué suscitan tan poca empatía aparentemente? ¿Por qué apenas ocupan titulares?
Tal vez no se hayan sabido contar de modo que resulten atractivas y seductoras. Hay personajes realmente maravillosos. Por ejemplo, la historia del joven bailarín Ahmad Joudeh, sin duda, es tan buena como la de Billy Elliot: Nació en el campo para refugiados palestinos de Yarmouk, cerca de Damasco. Su padre le dejaba encerrado durante días en un cuarto y le golpeaba en las piernas para que no pudiera bailar. Intentó suicidarse a los 17 años. Poco tiempo después, en 2015, la zona fue tomada por el ISIS; los yihadistas amenazaron con matarle, y su respuesta fue bailar en las ruinas grecorromanas de Palmira. Cuando el director del Nationale Ballet holandés conoció su historia gracias a un periodista, recaudó lo necesario para rescatarlo y que Ahmad fuese a su escuela. Hoy está en Amsterdam, preparando la coreografía de un espectáculo que quiere titular “Baila o muere”. Bajo la nuca lleva tatuada esa frase. Tiene 26 años. En las calles de Damasco hubo carteles con su foto bajo el mensaje: “SE BUSCA” (pusieron precio a su cabeza). Su nombre aparece ahora en los carteles de un teatro donde actúa como bailarín.

En general… ¿nos estamos acostumbrando a convivir con la tragedia ajena?
Eso sería muy peligroso, nos recuerda mucho a lo que sucedió cuando los nazis eliminaron a seis millones de personas ante la indiferencia o el miedo de tanta gente que miró hacia otro lado. Actualmente, mueren millares de personas ahogadas; mujeres, hombres y niños que huyen de persecuciones, guerras, la miseria o la esclavitud. Y, aunque los ejércitos europeos tienen lo necesario para evitarlo, no se han hecho corredores seguros que impidan que caigan en manos de mafias o que se ahoguen, y además los gobiernos están prohibiendo a los barcos de socorristas voluntarios que salgan a robar vidas al mar.

El auge generalizado de la extrema derceha, el rechazo a la inmigración, el retroceso del apoyo a las organizaciones solidarias…. ¿Europa se está convirtiendo en una vieja anmnésica?
Amnésica e ignorante. Pienso que el mundo es más de extrema estupidez que de extrema derecha.

Los beneficios de tu libro los cedes a Amnistía Internacional ¿Aún crees en el periodismo con causa?
Sí. Yo he sido siempre muy crítica con las grandes organizaciones humanitarias (he visto el mal funcionamiento de algunas). En 2011 y 2012 viví una situación delicada y dolorosa por hacer mi trabajo; ni la Asociación de la Prensa ni los medios para los que trabajaba me ayudaron. Entonces, llamé a la puerta de Amnistía Internacional y, además de abrir, me escucharon y comprobaron que lo que yo contaba era cierto, lo investigaron, lo documentaron y lo incluyeron en un informe. Aquello fue importantísimo para mí. Después, colaboré con la organización en otro informe sobre periodistas agredidos y acosados. Este libro es mi modo de dar las gracias.

¿En qué nuevo proyecto andas metida?
Tengo tres libros nuevos en el horno. Un ensayo, un libro de biografías y una recopilación de relatos de ficción.

Héroes ha sido publicado en 2019 por Plumágica y podréis encontrar a su autora el 23 de abril, Día de Sant Jordi, en la parada 103 de Las Ramblas de Barcelona a partir de mediodía.

Sincronía, una sola Humanidad

El viaje de los pingüinos. El calentamiento global y el deterioro ecológico explicado a los niños

Viaje PinguinosLa Tierra se calienta y el polo empieza a derretirse. La cosa amenaza catástrofe y un grupo de ochenta y cuatro pingüinos decide buscar un nuevo sitio donde vivir. Primero van al mar, pero descubren que es totalmente inhabitable y que está demasiado contaminado. Luego intentan instalarse en tierra, en las verdes praderas, pero también es imposible porque allí solo hay fábricas. Lo siguiente es buscar refugio en los bosques, pero tampoco pueden porque la Tierra está deforestada y las zonas de árboles están desapareciendo. Con esta sencilla pero entretenida historia argumental, este libro ilustrado explica a los niños un mensaje tan claro como imprescindible: que entre todos debemos cuidar nuestro planeta, que es nuestra casa.

Se trata de una obra dirigida a los más pequeños, niños de tres años en adelante, pero también a sus padres y educadores que en muchos casos son los encargados de leerselo. Para poder hablar con ellos sobre estos temas, el libro trae al final una nota para los padres y madres explicando la similitud de la historia de los pingüinos con lo que está pasando en la actualidad y cómo transmitírselo a ellos (el protocolo de Kioto y el compromiso del desarrollo sostenible por los países, así como lo que podemos hacer cada uno en nuestra casa para mejorar la situación).

El álbum es obra de Satoe Tone, la ilustradora que obtuvo en 2013 el Premio Bologna Ragazzi-Fundación SM. Ha sido publicado en España en el año 2015 por SM.

Sincronía, una sola Humanidad

Lily, la mujer que un chulo mató a golpes y toda una sociedad asesinó con su indiferencia

collage_robadors_9_1200x480Lily murió el pasado viernes a causa de los golpes, las vejaciones, violaciones y el maltrato continuado de todo tipo que sufría desde hacía al menos cinco años. Pero Lily no figura en las listas oficiales de mujeres víctimas de la violencia de género porque era prostituta y la causa oficial de su muerte figura en los papeles es la leucemia, aunque fuesen la última paliza de su chulo la que la condujo al hospital Parc de Salut Mar de Barcelona donde falleció tras varios días de agonía, sola y olvidada por todos en una ciudad en la que vivió la más brutal de las pesadillas.

Lily no se llamaba Lily. Ese era el nombre con el que la conocían algunos vecinos de la calle Robadors del barrio del Raval, el antiguo Chino rebautizado en la Barcelona del turismo global, que mantiene el lumpen de prostitución que lo ha caracterizado desde siempre. Allí vendía su cuerpo durante más de catorce horas diarias, explotada por un chulo que sistemáticamente le daba unas palizas tan brutales, que dejaron una huella imborrable en su costillas. Fueron cinco años de vejaciones, golpes, hambre, frío, insultos, miedo y humillaciones que Lily aguantó en solitario por una sola razón: sus hijos, dos niños pequeños que la mafia que la explotaba mantenía secuestrados en su Rusia natal.

Los vecinos del Raval la recuerdan como una mujer solitaria, sin contacto apenas con las otras prostitutas de la zona, siempre marcada por los golpes y la aflicción que no le impedía sin embargo volcar su cariño con los niños del barrio, en los que seguro que depositaba el amor que un caterva de chulos sin entrañas le había impedido volcar en sus hijos. Lily vivió un infierno, atrapada en una espiral de miedo y burocracia. Pidió socorro a las entidades del barrio que pusieron su situación en conocimiento de la policía y las autoridades municipales, que alegaron estar atados de pies y manos al no existir una denuncia.

Resulta difícil imaginar a Lily esquivando la vigilancia de su chulo y poniendo una denuncia que a buen seguro le hubiese costado otra paliza salvaje. Por contra, resulta fácil responsabilizar a las instituciones públicas del distrito por conocer su situación y no actuar. Pero llegamos tarde. Buscar culpables sólo nos puede ayudar a nosotros como sociedad para descargar nuestra parte de responsabilidad colectiva. Porque la muerte de Lily es una vergüenza para todos, excepto quizá para las decenas de vecinos que la ayudaron en lo que pudieron mientras trataban de seguir adelante con sus complicadas vidas al borde de la exclusión.

En la muerte de Lily podría aplicarse tristemente aquel viejo refrán que decía “entre todos la mataron y ella sola se murió”. La mataron los golpes del animal que la explotaba, pero también la mató la complicidad de los puteros que usaron su cuerpo lacerado como el de un animal sin sentimientos, la falta de empatía de quienes miraron hacia otro lado y la insolidaridad colectiva de una sociedad que sigue permitiendo que en sus calles miles de mujeres sean tratadas como animales para satisfacción de unos y enriquecimiento de otros.

Sincronía, una sola Humanidad

Groucho Marx: el hombre que se reinventó a través de la inteligencia del absurdo

Groucho-Marx

Julius Henry Marx, nació en Nueva York el 2 de octubre de 1890 y creció en una familia de inmigrantes alemanes judíos con escasos recursos. Era el cuarto de seis hermanos que adquirieron formación musical y artística gracias al empecinamiento y los desvelos de su madre, que apostó el futuro de sus hijos a una educación lo más amplia posible que encaminó hacia una de las escasas salidas para unos jóvenes pobres a principios del siglo XX: el mundo de los espectáculos ambulantes.

Tras recorrer buena parte de los Estados Unidos en teatros itinerantes y circos, en los que montaron la base de los números cómics que les acabarían haciendo mundialmente famosos, los hermanos Marx recalaron en Broadway donde tuvieron el suficiente éxito para desembarcar en la meca artística del momento: Hollywood. Sin embargo el cine mudo no era el universo ideal para las dotes artísticas de Groucho y los suyos, que vieron como el éxito se les iba esfumando.

Pero entonces llegó el cine sonoro y toda la verborrea inteligente envuelta en el absurdo de Groucho, la desfachatez de Chico, la elegancia de Zeppo y el falso mutismo de Harpo, conviertieron sus películas en obras maestrras cargadas de crítica social y humor que partiendo del aparente despropósito ocultaba una acidez irreverente que ha sido un referente para varias generaciones con frases como la que ilustra este artículo u otras tan demoledoras como “es mejor parecer tonto y seguir callado que abrir la boca y dispar la duda”. Hoy, día del aniversario del nacimiento de Groucho, queremos rendir homenaje a su sentido del humor y a la inteligente apuesta educativa de su madre.

Sincronía, una sola Humanidad, campaña Por un Pacto de Estado en Educación