Albert Einstein. Homenaje a un genio que nos coloca ante el espejo de nuestra ignorante obcecación

albert-einstein-relatividad-teoriaCada día sabemos más y entendemos menos. Si Einstein hubiese vivido los 140 años que hoy le separan de su nacimiento hubiese sonreído socarrón, como siempre, ante el alcance de esta afirmación suya, que en nuestros días ha cobrado más carta de naturaleza que nunca gracias a la revolución tecnológica que ha puesto a nuestro alcance un acceso al conocimiento que estamos desaprovechando de forma espectacular. Nunca en su historia el hombre había tenido más información y nunca había vivido más envuelto en la intoxicación informativa, la mentira y los prejuicios basados en falsedades, hoy eufemísiticamente conocidas como fake news.

Albert Einstein, el judío alemán que se convertiría en una de las mentes más preclaras del siglo XX y uno de los científicos más populares de la historia, fue un niño al que se consideraba retrasado debido a sus dificultades para expresarse y que solía evitar la compañía de otros niños que se burlaban de él ante la falta de comprensión de algunos de sus profesores. No encajaba en la rígida y disciplinaria escuela germánica de la época y atravesó por numerosas dificultades en su etapa escolar. Es histórica la anécdota protagonizada por uno de sus profesores, el Dr. Joseph Degenhart, quién cuando Albert tenía 15 años le dijo que «nunca conseguiría nada en la vida». Por fortuna para la física y la ciencia humana en general, el susodicho profesor era un pésimo futurólogo y Albert alcanzó cotas del conocimiento que todavía son admiradas 64 años después de su muerte, entre las que destaca fundamentalmente su famosa Teoría de la Relatividad sin la que, por ejemplo, hoy no tendríamos nuestros famosos GPS, entre otros avances tecnológicos y científicos de mucho mayor calado.

Hoy nuestras escuelas deberían recordar con un homenaje a aquel ilustre sabio que también dijo: “La educación es lo que queda después de que uno haya olvidado lo que uno ha aprendido en la escuela”. Quizá sea la mejor definición que podamos usar para explicar el enorme atraso de nuestro sistema educativo, anclado todavía en la época de la revolución industrial mientras el mundo se adentra a pasos agigantados en la revolución del conocimiento. Por eso desde aquí seguimos exigiendo a nuestros políticos un Pacto de Estado que cree en nuevo sistema educativo capaz de afrontar los retos del siglo XXI

Sincronía, una sola Humanidad, por un Pacto Social y de Estado en Educación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s