Geniales y olvidadas: María Moliner, la mujer con la que la lengua española tiene una eterna deuda

A1-49928519.jpgMaría Juana Moliner Ruiz vino al mundo en Paniza, Zaragoza, el 30 de marzo de 1900. Hija de un médico rural, apenas pasó dos años en el pueblo ya que en 1902 su padre se trasladó a Madrid y María tuvo la fortuna de poder estudiar en la Institución Libre de Enseñanza, el innovador proyecto educativo creado a finales del siglo XIX por Julián Sanz del Río y que tuvo una repercusión fundamental en la vida intelectual española con figuras como Leopoldo Alas (Clarín), José Ortega y Gasset, Gregorio Marañón, Ramón Menéndez Pidal o Antonio Machado, entre otros muchos.

Allí nació el interés de María interés por la lingüística y la gramática, pero cuando tenía 14 años su padre se marchó a América, abandonando a la familia que tuvo que regresar a Aragón, donde la joven decidió tomar las riendas familiares y comenzó a trabajar dando clases particulares de latín, matemáticas e historia mientras concluía sus estudios de bachillerato en el Instituto General y Técnico de Zaragoza. A fuerza de tesón y autodisciplina se formó y trabajó como filóloga y lexicógrafa en el Estudio de Filología de Aragón desde 1917 hasta 1921, años en los que colaboró en la realización del Diccionario aragonés de dicha institución.

Esa experiencia fue la base de su futuro trabajo como lexicógrafa y para llevar a cabo el trabajo de su vida, el Diccionario de uso del español que acabaría publicando en dos grandes volúmenes en 1966 y 1967. Antes se licenciaría con brillantes calificaciones en Historia por la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza, ganaría las oposiciones para el Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos y desarrollaría una brillante carrera como archivera y bibliotecaria, colaborando en iniciativas tan revolucionarias en el ámbito académico como las Misiones Pedagógicas de la Institución Libre de Enseñanza, la creación del proyecto Bibliotecas rurales y redes de bibliotecas en España puestas en marcha por la Segunda República Española.

Tras la guerra ella y su familia serían depuradas por su adhesión al gobierno de la República y María abandonaría la primera línea de la vida intelectual para pasar a un discreto plano en la Biblioteca de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de Madrid, de la que llegaría a ser directora hasta su jubilación en 1970. Pasó los últimos años de su vida trabajando en la ampliación de su diccionario, que para entonces se había convertido en el de mayor uso y prestigio de la lengua española, por encima incluso del de la Real Academia de la Lengua, donde María Moliner no llegaría a entrar nunca, en una de las más flagrantes injusticias que se ha cometido en la cultura española.

En 1973 la Academia trató salvar la cara otorgándole el premio Lorenzo Nieto López «por sus trabajos en pro de la lengua», un magro y cicatero reconocimiento a quién había impulsado en solitario una obra que competía de tu a tu con el propio diccionario de la RAE. Sirvan esta líneas como nuestra entusiasta homenaje en el aniversario de su nacimiento a una mujer tan genial como injustamente olvidada.

Sincronía, una sola Humanidad

 

El teatro: una perfecta herramienta escolar

Boytheatrecurtain_1400-1Llevar el teatro a la escuela es mucho más que representar obras en los colegios, tal y como se viene haciendo desde tiempo inmemorial, por muy apreciable y deseable que sea que los niños disfruten de esta actividad, que se realiza con menos frecuencia de la deseada, también hay que señalarlo. Coincidiendo con el Día Mundial del Teatro queremos incidir en la enorme importancia que tiene el uso las técnicas dramatúrgicas como herramientas educativas aplicables en el día a día de las aulas. Hablamos en definitiva de utilizar la representación y las capacidades de expresión teatrales para trabajar contenidos como las matemáticas, el lenguaje,  las ciencias o la historia.

Desde la interpretación por parte de alumnos y profesores de papeles y roles relacionados con personajes históricos, palabras, elementos químicos o elementos de la naturaleza, es sólo el planteamiento más obvio de un campo pedagógico con infinitas posibilidades cuyo límite está marcado sólo por la imaginación de estudiantes y maestros. las ventajas han sido sobradamente demostradas por la experiencia: desde el desarrollo las diferentes formas de expresión y la mejora de la habilidad comunicativa de los más pequeños, hasta la mejoría de la capacidad de concentración a la hora de adquirir conocimientos, pasando por una mayor implicación, el aumento de la confianza en uno mismo, el desarrollo de habilidades personales y el incremento de la capacidad de empatía, entre otras muchas.

Entre las experiencias más notables en este terreno, destacan algunas como la de la Escuela Ramon Llull de Barcelona, que ha puesto en marcha el Proyecto Tàndem, uno de los más avanzados en este terreno, en colaboración con el Teatre Nacional de Catalunya, a través de la Fundación la Pedrera. El objetivo del proyecto, con más de dos años de experiencia, es dotar al centro de las herramientas pedagógicas necesarias para integrar  las artes escénicas en el proyecto educativo del centro, integrando las actividades teatrales en el curriculum escolar con el fin de mejorar la formación de los alumnos.

En sentido complementariamente inverso están las experiencias como The Cross Border Project o la Sala Cuarta Pared, que imparten ciclos y cursos formativos de técnicas educativas teatrales dirigidos a profesores de enseñanza primaria y secundaria. Una plasmación práctica de esta técnica ha sido la experiencia del teatro foro en tres institutos públicos de Rivas-VaciaMadrid, en los que los alumnos adolescentes escriben sus propias historias y las representan tanto en el aula y en uno de los teatros de dicha localidad madrileña.

Por todo ello, hoy desde Sincronía, una sola Humanidad queremos desear larga vida al teatro.

Un triste aniversario que no podemos ni debemos olvidar

Auswitchz - copiaEl 26 de marzo de 1942 las primeras oleadas masivas de judíos deportados comenzaron a cruzar bajo el cartel en el que se podía leer Arbeit macht frei («El trabajo libera»), en la puerta de entrada al infierno conocido como Campo de Concentración de Auschwitz, donde se calcula que fueron asesinadas un total de 1,3 millones de personas.

Ubicado en las afueras de la localidad polaca de Oświęcim, fue el mayor campo de exterminio de los nazis y es hoy un museo que nos recuerda el horror y la barbárie a que es capaz de llegar el ser humano cuando se deja dominar por el fanatismo, la intolerancia y el racismo. En tiempos en los que realidades tan horripilantes como el holocausto nazi son matizadas o cuestionadas, es importante no poder de vista la verdad.

Sincronía, una sola Humanidad

La poesía es la libertad que no entiende de barreras raciales

image1170x530croppedEl racismo, la discriminación racial, la xenofobia y otras formas conexas de intolerancia, siguen acaparando cada día más espacios en los espacios públicos, medios de comunicación e incluso instituciones públicas de todo el mundo. Movimientos extremistas y racistas de diversa índole, basados en ideologías que pretenden promover programas populistas y la superioridad racial, cobran fuerza día a día, en un avance intolerable que solo se puede frenar de formar eficaz y sostenible con la incidencia en los programas educativos y culturales dirigidos a las futuras generaciones para que puedan construir un mundo mejor.

En 1979 la Asamblea General de la ONU decidió que a partir del 21 de marzo se decretase un día en solidaridad con los pueblos que luchan contra el racismo y la discriminación racial, para conmemorar la matanza de 69 personas en una manifestación pacífica contra las leyes de pases del apartheid que se realizó en Sharpeville, Sudáfrica, ese mismo día de 1960. 20 años después la UNESCO decidió que el día 21 de marzo fuese proclamado como Día Mundial de la Poesía como manifestación de la diversidad en el diálogo, de la libre circulación de las ideas por medio de la palabra, de la creatividad y de la innovación.

La celebración de ambas reivindicaciones en la misma fecha es una coincidencia que celebramos desde Sincronía, una sola Humanidad, como perfecta expresión del espíritu que anima nuestra Campaña por un Pacto Social y de Estado en Educación.

Emergencia en Mozambique… miles de personas necesitan ayuda

Mozambique

El número de muertos por el ciclón Idai en Mozambique podría alcanzar las 1.000 personas. Las estimaciones señalan que al menos 1,7 millones de personas se han visto directamente afectadas por el paso del ciclón, según el Programa Mundial de Alimentos de la ONU. Mozambique es el tercer país de África más expuesto a sufrir desastres naturales relacionados con el clima.

Cientos de miles de personas necesitan ayuda urgente.

https://www.accionverapaz.org/index.php/component/content/article?id=845:emergencia-mozambique

 

“Mirai, mi hermana pequeña”, una película japonesa de animación sobre la educación emocional que triunfa en todo el mundo

MiraiMamoru Hosoda, uno de los principales animadores del cine japonés contemporáneo, está triunfando en todo el mundo con uno de los retratos más rompedores de la institución familiar en el que reflexiona sobre la descendencia, la ascendencia y la educación emocional compartida. La película narra la eterna historia de “el rey destronado”, en este caso Kun, un niño de cuatro años que acapara toda la atención y el cariño de sus padres hasta que un día su hermana, Mirai, llega a la familia para disputarle las caricias, los efectos y los juguetes. Su disgusto inicial desaparece cuando Kun recibe la visita de su hermana Mirai pero en versión adolescente, directamente llegada del futuro para explicarle por qué es importante que no se aferre a la envidia y sustituya la irritación y el egoísmo por el cariño y la empatía.

Mirai, mi hermana pequeña es ante todo un creativo y entretenido acercamiento a las interioridades de la psicología infantil, envuelta en una narrativa que analiza la necesidad de educar a través de las emociones, fomentando la empatía mediante la sensibilidad. La película también supone una buena oportunidad para conocer algunas tradiciones que rodean al mundo infantil japonés y se plantea un análisis sobre su vigencia en el mundo actual que puede ser perfectamente extensible a cualquier otra tradición cultural del mundo.   La obra tiene además tiene una segunda lectura respecto a la educación en clave de género, solidaridad y la tolerancia.

Mamoru Hosoda ha dedicado su carrera al estudio del universo emocional infantil con películas como La chica que saltaba a través del tiempo o Summer Wars, que trataban el crecimiento personal desde el punto de vista de la creatividad y la fantasía, una fantasía que, al contrario de lo que era habitual en el animee japonés, no usa la competitividad y la épica de la lucha, sino el sentimiento y la calidez de los afectos y la libertad de la imaginación.

Es una recomendación de Sincronía, una sola Humanidad dentro de su Campaña por un Pacto Social y de Estado en Educación.

Albert Einstein. Homenaje a un genio que nos coloca ante el espejo de nuestra ignorante obcecación

albert-einstein-relatividad-teoriaCada día sabemos más y entendemos menos. Si Einstein hubiese vivido los 140 años que hoy le separan de su nacimiento hubiese sonreído socarrón, como siempre, ante el alcance de esta afirmación suya, que en nuestros días ha cobrado más carta de naturaleza que nunca gracias a la revolución tecnológica que ha puesto a nuestro alcance un acceso al conocimiento que estamos desaprovechando de forma espectacular. Nunca en su historia el hombre había tenido más información y nunca había vivido más envuelto en la intoxicación informativa, la mentira y los prejuicios basados en falsedades, hoy eufemísiticamente conocidas como fake news.

Albert Einstein, el judío alemán que se convertiría en una de las mentes más preclaras del siglo XX y uno de los científicos más populares de la historia, fue un niño al que se consideraba retrasado debido a sus dificultades para expresarse y que solía evitar la compañía de otros niños que se burlaban de él ante la falta de comprensión de algunos de sus profesores. No encajaba en la rígida y disciplinaria escuela germánica de la época y atravesó por numerosas dificultades en su etapa escolar. Es histórica la anécdota protagonizada por uno de sus profesores, el Dr. Joseph Degenhart, quién cuando Albert tenía 15 años le dijo que «nunca conseguiría nada en la vida». Por fortuna para la física y la ciencia humana en general, el susodicho profesor era un pésimo futurólogo y Albert alcanzó cotas del conocimiento que todavía son admiradas 64 años después de su muerte, entre las que destaca fundamentalmente su famosa Teoría de la Relatividad sin la que, por ejemplo, hoy no tendríamos nuestros famosos GPS, entre otros avances tecnológicos y científicos de mucho mayor calado.

Hoy nuestras escuelas deberían recordar con un homenaje a aquel ilustre sabio que también dijo: “La educación es lo que queda después de que uno haya olvidado lo que uno ha aprendido en la escuela”. Quizá sea la mejor definición que podamos usar para explicar el enorme atraso de nuestro sistema educativo, anclado todavía en la época de la revolución industrial mientras el mundo se adentra a pasos agigantados en la revolución del conocimiento. Por eso desde aquí seguimos exigiendo a nuestros políticos un Pacto de Estado que cree en nuevo sistema educativo capaz de afrontar los retos del siglo XXI

Sincronía, una sola Humanidad, por un Pacto Social y de Estado en Educación.