Aumenta el número de niños soldado ante el silencio y el olvido de gobiernos y medios de comunicación occidentales

niños-soldadoDesde hace más de una década revistas, periódicos y blogs repetimos una cifra estática: 350 mil niños y niñas están condenados en todo el mundo a servir como carne de cañón, a ser niños soldado. Y lo hacemos sin variar un ápice la cifra a pesar de que ésta, lejos de bajar, ha ido aumentando año tras año. La falta de datos fiables, unida al desinterés de los grandes medios de comunicación y el silencio de los gobiernos de mundo desarrollado, están condenando al limbo a centenares de niñas y niños obligados a matar y a morir, a servir como esclavas y esclavos sexuales y a exponer su vida a diario, sometidos a los peores maltratos y humillaciones, en los distintos conflictos armados de África, Asia y Lationoamérica.

En un artículo publicado recientemente en el diario El País, Chema Caballero, coordinador de la ONG DYES y figura de referencia en la lucha contra el uso de niños soldado, afirmaba: “Hasta no hace mucho, en África la mayoría de los menores eran secuestrados por los grupos armados que luego debían utilizar la violencia y la manipulación para convertirlos en soldados. Hoy, son muchos los que se unen voluntariamente a las facciones que toman parte en los combates, sobre todo en los conflictos de larga duración. Huyen de la pobreza, del hambre, de la falta de oportunidades educativas o laborales. Muchos han crecido en medio a la violencia y no conocen otra forma de vida, por lo que es normal que terminen empuñando un arma. Es dudoso, cuando no existen otras alternativas para estos menores, que podamos hablar de alistamiento voluntario. Si no deja de ser la única opción, salida, que tienen delante, ¿cómo pueden optar por algo distinto, por la paz?”.

La pregunta de Chema caballero debería ser un aldabonazo en nuestras conciencias y sin embargo, seguimos viviendo de espaldas a esta tragedia. Los medios de comunicación del llamado mundo desarrollado apenas prestan atención a la realidad de las niñas y niños soldado y cuando lo hacen le dedican una atención puntual (como el caso de las niñas secuestradas por Boko Haram) y los conflictos armados en los que son obligados  participar se presentan, tal y como sostiene en su artículo Chema Caballero: “como disputas religiosas o étnicas, pero eso es mentira, todas responden a razones económicas o de control geoestratégico”.  Esta forma de tratarlos distancia a nuestra sociedad del problema y nos desvincula de él, haciéndonos creer que no tenemos ninguna responsabilidad, cuando en realidad es todo lo contrario: son los intereses económicos y estratégicos de nuestras sociedades occidentales los que impulsan y sostienen esas guerras.

Son las armas que fabricamos nosotros las que manejan los niños soldados y son el producto de esos conflictos olvidados lo que engorda las cuentas de nuestras grandes corporaciones, como en el caso de la llamada guerra del coltán, el material necesario para fabricar los móviles y que prácticamente solo se produce en el Congo. Por eso nosotros seguimos empeñados, no sólo en denunciar esta situación, sino en invitar a nuestra sociedad a actuar en el plano más próximo, forzando a nuestro gobierno a que restrinja la venta de armas a países que puedan desviarlas para ser usadas por menores. Por eso hace ya tiempo que hemos puesto en marcha nuestra campaña NI UN ARMA ESPAÑOLA EN MANOS DE NIÑOS SOLDADO.

Sincronía, una sola Humanidad

Enlace al artículo roiginal de Chema Caballero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s