La administración tiene olvidada a la pedagogía

descarga (1)Entrevista a Sandra García Maganto, pedagoga, formadora y orientadora de profesión, especializada en innovación educativa, generadora de redes de aprendizaje y autora del blog Hablamos de pedagogía. Considera que los profesionales de la pedagogía deben apoyar a los docentes para que puedan personalizar la educación del alumno, promover la formación psicológica, facilitar el trabajo en grupo y ayudar y asesorar tanto a las familias como a los centros educativos.

¿La pedagogía esa un ciencia con la consideración social que se merece o es una disciplina ignorada o desconocida por la administración pública y la ciudadanía?
A la pedagogía la administración tiene olvidada, por eso solo hay un pedagogo por colegio o instituto, ignorando que es una profesión muy necesaria porque en las aulas existe la diversidad y las necesidades educativas de los niños necesitan apoyarse en ella.
¿Cuáles son los principales problemas de la educación en nuestro país? ¿Qué cambios urgentes necesitan nuestras escuelas?
Desde mi humilde opinión, pondría a un pedagogo por etapa en los centros, para que acompañara a los niños y docentes en la propia aula, porque así mucho niños/as serian entendidos y podrían desarrollar son capacidades adecuadamente. Nuestra escuela necesita reducir el número de alumnos por aula y permitir el acceso de personas especializadas como los pedagogos en las propias aulas para ayudar a los docentes, que con su esfuerzo luchan cada día porque sus alumnos aprendan lo que los enseñan, aun teniendo que atenderlos sin ayuda y con pocos recursos.

¿Está nuestro sistema educativo preparado para afrontar la revolución tecnológica en la que nos adentramos?
Creo que ya hay muchos docentes que controlan los “aparatos” pero que no es lo único que se necesita, las tecnologías debemos usarlas con un fin pedagógico, no es usar un ordenador porque si, o una Tablet, ni dar a un niño de dos años un móvil y olvidarnos de que existe. Es necesario buscar el modo en un alumno con una determinada edad, puede usar un ordenador en una clase, por ejemplo, de biología para buscar filtrando las búsquedas, un vídeo de la mitosis, para luego hacer una reflexión de lo que han visto. Es poder compartir con otros jóvenes, de diferentes colegios, ciudades, investigaciones sobre cómo ayudar a personas desfavorecidas en una asignatura de filosofía y es saber cómo usar las redes sociales.

¿Hacia qué modelo educativo debemos ir?
Creo que no existe un modelo educativo concreto y específico al que debamos ir. Cada alumno es diferente, de cada modelo se puede sacar una buena enseñanza para que los alumnos aprendan, pero en todo caso debería ser un modelo personalizado, más centrado en la inclusión.

¿Hasta qué punto es importante lograr un consenso educativo? ¿Es posible ese consenso? El consenso educativo debe partir de no implantar una nueva ley educativa cada vez que sale un nuevo gobierno, porque la educación en un proceso y si cada vez que cambiamos de gobierno, cambia la ley, sin mirar por las necesidades reales de los alumnos, sino sólo a los propios intereses políticos, pues difícilmente avanzaremos.

¿Qué líneas generales debería abarcar un debate social sobre el futuro sistema educativo?
Siempre habrá debate sobre la educación, sobre el sistema educativo y eso es necesario para mejorar, para generar cambios: El debate es positivo, pero siempre que se tenga en cuenta a los alumnos, no desde la inexperiencia. No se puede juzgar a un pedagogo sin haber llevado a la práctica su trabajo, ni a un docente sin haber estado en su clase.

¿Qué papel deben asumir los padres y los educadores en un nuevo sistema educativo?
La educación es de todos, no solo de los docentes, también de los padres. Si tienes un hijo te tienes que hacer responsable de cómo va en el colegio, de cual son sus necesidades, de estar presente en la vida educativa del niño, pero la sociedad cada vez demanda más horas de trabajo y los padres cada vez tienen menos tiempo de estar con los pequeños. La conciliación familiar es compleja en la sociedad en la cual vivimos. Sería razonable preguntarnos como hemos montado la sociedad.

Anuncios

En el bullying, como en todas las cosas de la vida, el silencio te hace cómplice

El bullying no es un problema solamente de víctimas y acosadores. Una de las consecuencias más duras para los acosados es el aislamiento al que le somete la complicidad y el silencio de sus compañeros. Por eso es fundamental concienciar a los escolares que el silencio y la inhibición ante el abuso a un compañero, les hace cómplices del acoso. La Fundación ANAR en colaboración con Fundación Mutua Madrileña, han creado la iniciativa ‘Acabemos con el Bullying’, con la que pretenden prevenir el acoso escolar en las aulas.

Para llevar a cabo esta campaña, se ha puesto en marcha un completo programa de sensibilización que se compone de un programa de prevención contra el acoso en las aulas a través de charlas, estudios que ponen de manifiesto la realidad de este problema y una campaña de comunicación para involucrar y conseguir compromiso por parte de los jóvenes.

Dentro de esta campaña han lanzado este vídeo para sensibilizar sobre la necesidad de actuar contra el acoso y el abuso y no quedarse callados y convertirse en cómplices del mismo.

Sincronía, una sola Humanidad. Contra el abuso en todos sus aspectos y venga de donde venga.