En el colegio no debería haber teléfonos móviles

Marc-Masip_Desconecta - copia“Andamos algo perdidos en el mundo tecnológico y de que deberíamos inmediatamente dejar de abusar tanto del teléfono móvil”. Marc Masip es psicólogo y experto en adicción a las Nuevas Tecnologías, además del director del Instituto psicológico Desconect@, con un programa pionero nacido en 2012 para aprender a hacer un buen uso de las nuevas tecnologías. Imparte conferencias en escuelas e institutos y tiene una unidad especial para escolarizar a jóvenes que por su adicción no pueden asistir a una formación reglada.

¿Cual es el objetivo que te planteas a la hora de ponerte a escribir Desconecta? ¿El libro es una extensión del proyecto Desconect@?
El libro es una extensión de lo que pienso, creo y como actúo. El proyecto Desconect@ es otra extensión de mi vida y valores. Creo firmemente en lo que digo en el libro y en una metodología de vida autentica y con un uso responsable a nivel tecnológico. Todo lo que hago, libro incluido, no deja de ser un canal de transmisión de mi idea de que andamos algo perdidos en el mundo tecnológico y de que deberíamos inmediatamente dejar de abusar tanto del teléfono móvil.

¿El libro es un un manual de buenas prácticas en el uso de las nuevas tecnologías o un análisis de los problemas que plantean?
El libro refleja ambas ideas. Combina de forma amena problemas actuales, pacientes reales y da pautas de buen comportamiento tecnológico. Mi única idea al escribirlo es que cuando acabes de leer, sin que nadie te vea ni obligue, reflexiones y adaptes nuevos hábitos.

¿Hasta que punto es grave la adición al móvil y qué trastornos produce?
Yo la veo muy grave. Actualmente empezamos a darnos cuenta: profesores, padres, parejas, jefes… la gente viene estando algo ‘harta’ de nuestra conducta al respecto. Fijate, siempre que hablas del tema oyes, si eh, hay mucha adicción, es real. Algo está pasando y somos nosotros los responsables de ponerle freno y adaptar un buen uso.

¿La nomofobia, es una enfermedad?
La nomofobia define una sensación de malestar, nerviosismo o cambio emocional por no tener el móvil contigo o tenerlo pero no del todo disponible (cobertura, batería o conexión red…). Al final define la dependencia que tenemos. Espero que en la próxima actualización del DSM-V (el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) veamos la adicción al móvil como patología. De ahí que nuestro país empiece a establecer normas y limites para mejorar el futuro de los más jóvenes.

¿Como se puede detectar que un joven es adicto a la Red?
Cuando hablamos de adicción nos centramos en el síndrome de abstinencia y en como afecta el consumo en su vida cotidiana o personal. Cierto que en los más jóvenes hay varias alertas: que baje su rendimiento escolar, que se ponga agresivo cuando le restringes su uso, que pida continuamente más tiempo de conexión, pero vaya existe una alerta clara y es que pase mucho tiempo delante las pantallas. Como el que fuma mucho, seguramente sea adicto al tabaco.

España es el país con más adicción adolescente a Internet de toda Europa ¿de quién es la mayor responsabilidad: de los padres, de la publicidad de las compañías, de los medios de comunicación?
Creo que culparía a la publicidad y grande empresas de dicha cifra. A la vez, creo que la responsabilidad es absolutamente de los padres y formadores. Debemos actuar ya.

Francia ha prohibido el uso del móvil en las escuela ¿debería hacerse también aquí?
Sin lugar a dudas. En el colegio no deberían haber teléfono móvil. No creo que sea en absoluto necesario para recibir una formación adecuada o incluso inmejorable. Debería existir una asignatura como ‘competencias tecnológicas’ donde formar en el ámbito. Es muy bonito decir que nuestros jóvenes deben aprendenr a utilizar el móvil. Ellos y el teléfono tienen un amor a primera vista, en 10 minutos saben utilizarlo. Además, no me creo que 30 niños delante de un profesor hagan una búsqueda efectiva y de ahí un trabajo. Muchos entran en Redes Sociales y muchos otros copian ese trabajo. De paso, creamos un habito de estudio sin pantallas más que recomendable.

¿Somos realmente conscientes como sociedad de este problema?
Cada vez más. Hace un año te contestaría que no, ahora tengo claro que sí. Estamos en un momento embrionario del cambio.

¿Tienen los padres españoles la suficiente información para enfrentarse a este problema ante una generación nativa digital?
Por supuesto que no. El estado y educación deben ponerse las pilas. Creo que los padres son el antidoping y los jóvenes el doping. Vamos como 3 años por atrás.

¿Que cambios habría que introducir en nuestras escuelas para racionalizar el uso de los móviles y las pantallas en general?
No deberían haber pantallas en el aula.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s