En la educación del futuro, la necesidad del alumno no estará tanto en adquirir conocimientos, sino en saber cómo aprender, donde encontrar la información que le haga crecer.

Pablo rodriguez color“Para evitar caer en la dictadura del algoritmo o de la inteligencia artificial son importantes dos cosas: primero, desarrollar un buen criterio y saber que es la verdad en este mundo digital, y segundo, desarrollar la capacidad de conocerte mejor a ti mismo”.  Pablo Rodríguez es científico informático y experto en Internet, con años de experiencia en Silicon Valley y ha escrito Inteligencia artificial. Cómo cambiará el mundo y tu vida, publicado por la editorial Deusto.

¿Por qué decides lanzarte al proyecto de escribir “Inteligencia Artificial: Cómo cambiará el mundo y tu vida”?
Llevaba escribiendo este libro cinco años, tantos como tiene mi hijo. Es un proyecto personal primero y lo segundo es un proyecto de sociedad. Intento crear un libro que abra una voz y un espacio de discusión y conocimiento, y un proceso de aprendizaje, alrededor de, probablemente, la mayor revolución que vamos a ver y que estamos viendo en nuestra generación. Una revolución similar a la del paso del fuego a la electricidad o la revolución industrial, eso es lo que estamos viendo hoy en nuestro día a día, desde que nos levantamos por la mañana hasta que nos vamos a dormir, o incluso cuando dormimos, y que va a impactar en todas las áreas de nuestra vida, desde la educación, la medicina, el trabajo.

¿Qué pretendes transmitir en esencia?
Quería que este libro fuese un poco un faro, un punto de reflexión alrededor de historias mías que he vivido a lo largo de los últimos diez años, interactuando con organizaciones y con personas, entendiendo como es la inteligencia artificial y los retos que traía. Y quería hacerlo de forma amena, entendible para todo tipo de personas sin que tuviesen necesidad de entender de tecnología. Probablemente todo el mundo se encontrará reflejado en diferentes partes, porque esta es una revolución que no solamente afectará al mundo de las empresas, sino que te afectará a ti en el día a día de tu vida.

¿La Inteligencia Artificial es la solución a los males de la humanidad, una amenaza o ninguna de las dos cosas?
Bueno la Inteligencia Artificial es la capacidad de las máquinas de desarrollar una inteligencia que en un cierto momento puede ser superior a la humana y que en situaciones ya lo está haciendo. A nosotros no se nos ocurre hacer ciertas operaciones complejas con la cabeza, para eso utilizamos un ordenador. Y eso tiene sus beneficios y tiene sus retos. Hay visiones apocalípticas que dicen que la Inteligencia Artificial nos convertirá a nosotros en los próximos simios, que generará una próxima raza, y hay versiones que son más apostólicas, digamos, que dicen que lo va a solucionar todo y que a través de los datos y la Inteligencia artificial vamos a encontrar la solución a todos nuestros problemas.

Libro Inteligencia artificial¿Y cuál de las dos visiones es la más acertada?
Yo creo que será un camino de en medio, que la humanidad evolucionará alrededor de la inteligencia artificial, que nos ayudará a resolver grandes retos que tenemos de pandemias, de diferencias sociales, de ayudarnos a encontrar un trabajo de manera más fácil, a un médico a encontrar un tumor de manera temprana y darnos una medicina personalizada. Pero hay muchos problemas que son el hombre y los tendremos que solucionar entre los humanos, como aquellos que provienen de la empatía, del amor, de la presencia física, y será ahí donde el tándem ser humano – máquina tendrá que trabajar para poder hacer una inteligencia nueva que sea las suma de las dos y no una o la otra.

El tándem ser humano – máquina tendrá que trabajar para poder hacer una inteligencia nueva que sea las suma de las dos y no una o la otra.

¿Entonces en esta dicotomía hombre-máquina la principal fuerza del ser humano es el sentimiento?
Yo creo que hay varios tipos de inteligencia. Hoy las máquinas tienen un tipo de inteligencia que es una inteligencia perceptual, de encontrar patrones repetitivos en las cosas, por ejemplo, cómo recompletar una tarea o cómo llevar un objeto de un punto a otro. Luego hay otro tipo de capacidades que se necesitan para decir que una inteligencia es de verdad inteligente, como por ejemplo la analogía, el sentido común, el razonamiento, el entendimiento del lenguaje. Porque los ordenadores pueden hablar como los humanos, pero no entienden lo que están escuchando como nosotros escuchamos, y pueden entender nuestras emociones pero no sienten. Yo digo que la Inteligencia Artificial está al nivel de la inteligencia de un ratón. Probablemente falten muchos años para llegar a tener otro tipo de inteligencias y habrá alguna que dependa de tener un nivel de conciencia, de empatía y de emoción en el que probablemente las maquinas nunca reemplazarán a los humanos, que siempre estarán mucho mejor preparados para hacer tipos de trabajos que requieren del cuidado de las personas, del coaching, de resolver conflictos entre humanos o de hacer cosas para las que no hay una fórmula concreta.

¿Se puede llevar a cabo la revolución tecnológica sin que haya víctimas o es inevitable pagar un costo humano en parados, precariedad económica y exclusión social?
Yo creo que este reparo siempre existe cuando hay una revolución tecnológica. Yo diría que hay tareas, que no trabajos, que probablemente las máquinas hagan mejor. Probablemente una máquina verá más de lo que ve un médico y será capaz de detectar un tumor de manera más rápida, pero cuando haya que dar el tratamiento, cuando haya que entender la investigación que se está haciendo y como personalizarlo con el paciente, ahí tiene que haber un médico. Digamos que el puesto de trabajo no desaparece. lo que desaparece es una cierta tarea. Pero yo creo que en cuanto a eso, la revolución tecnológica no tiene porque plantear un problema.

¿Como se concreta algo así?
Cuando hubo el cambio en el mundo de la aviación y los pilotos dejaron de conducir aviones de guerra y se empezaron a usar drones se crearon unos trabajos alrededor de la ciberseguridad, por cada piloto que desapareció, hoy hay más de diez puestos de trabajo creados en este mundo y el 50% de los puestos de trabajo en el año 2020 o 2030 probablemente hoy no sabemos cuáles son. Cuando a mí de pequeño me preguntaban que quería ser probablemente diría ingeniero, periodista, arquitecto o maestro y no me podía imaginar que podría trabajar de comunity manager, de curador de experiencia o con ganancias digitales. Algo parecido pasará. El problema es la transición y como se gestionan las transiciones, porque los cambios que antes pasaban en 30 años y que teníamos un sistema social que nos permitía absorberlo y hacer una transición de manera ordenada, formando a la gente, con ayudas y con subsidios, pues esos cambios ahora pasan en diez años o menos y quizá necesitamos un nuevo contrato social, pero esto es una discusión de los humanos, no de las máquinas… como entre todos hacemos esa transición, porque la tecnología acabará haciendo todo lo que pueda hacer y eso no lo parará nadie.

La Inteligencia Artificial está al nivel de la inteligencia de un ratón. Probablemente falten muchos años para llegar a tener otro tipo de inteligencias.

¿Nuestro sistema educativo es capaz de asumir este cambio?
En temas de educación, lo que estamos viendo es una necesidad de aprender a aprender, donde cada vez los cambios son más rápidos, donde la necesidad del alumno, estará no tanto en adquirir conocimientos, sino en saber cómo aprender, donde encontrar las píldoras de información necesarias en cada momento, que le reten, que le ayuden y que le hagan crecer. Porque con todos estos cambios es muy difícil saber qué es lo que uno debería aprender, sino que lo va a ir viendo a lo largo de su vida y tendrá que aprender a aprender distintas cosas. Eso es muy importante. Por otra parte, también es muy importante tener en cuenta que las máquinas también van a manejar información y a tomar decisiones por nosotros, que debemos aprender, que no y para evitar caer en la dictadura del algoritmo o de la inteligencia artificial son importantes dos cosas: primero, desarrollar un buen criterio en el mundo digital, entender cómo se desarrolla un criterio propio, saber que es la verdad en este mundo digital, saber distinguir que fuentes son fiables y cuáles no.

¿Y eso cómo lo aplicamos?
Cada vez vamos a necesitar desarrollar más este sentido común y este criterio propio digita; y segundo, cada vez va a ser más importante desarrollar la capacidad de conocerte mejor a ti mismo, saber qué es lo que necesitas para poder controlar tu atención y ayudarte más, porque si no probablemente acabarás cada vez más en manos de algoritmos y de inteligencia artificial. Yo creo que cada vez la educación del futuro tiene que ser ayudarte más a conocerte a ti y lo estamos viendo en diferentes espacios de desarrollo de la meditación, de la capacidad de introspección, la capacidad de crear espacios donde los jóvenes pueden tener más control de su día a día y entender cómo utilizar la tecnología, no que sea la tecnología la que los utilice a ellos.

¿La sociedad española está preparada para este vertiginoso cambio tecnológico que se avecina, o seguimos dando la espalda al futuro inminente y creemos que esto está lejos, que es un poco de ciencia ficción y algo exagerado?
Yo creo que esta revolución está aquí, desde que nos levantamos hasta por la noche. Cada vez pasamos más tiempo en internet y por lo tanto interactuamos con ella de manera rápida. A la inteligencia artificial le ponemos la forma de un robot y pensamos en Star Trek, pero se nutre de datos, vive en un ordenador y está interactuando con nosotros en el día a día. Cada vez desarrolla más una capacidad de empatía, de entender nuestras emociones y no sólo está aquí, sino que se acelerará.

¿Cuál es el camino?
En la sociedad estamos empezando a tener las discusiones sobre qué quiere decir esto, porque es verdad que la aceleración de esta tecnología cada vez se nota de forma más fehaciente en el día a día. Lo estamos viendo con lo coches que se conducen solos, o lo estamos viendo en los avances en el mundo de la medicina, de las finanzas, de la cocina o incluso en el mundo del fútbol, usando máquinas de alta tecnología para desarrollar mejores estrategias. Yo creo que lo importante en la sociedad es que nos enfoquemos en tener conversaciones importantes, sobre todo alrededor de la ética, alrededor de quien controla estos datos, porque el futuro que está por venir, está todavía en nuestras manos y yo creo que lo importante es que haya más esfuerzo de comunidad, que se hable más sobre el tema de la autoridad humana en un mundo donde podamos evitar la dictadura del algoritmo.

MLP para Sincronía, una sola Humanidad

Anuncios

Ilustres olvidadas: Amparo López Jean. Profesora y pionera gallega en la lucha por los derechos de las mujeres

thumb_600_amparolopez_02Cuando en 1942 las tropas nazis invadieron la llamada Francia Libre con capital en Vichy, una mujer de 65 años, Amparo López Jean, vencida por la desesperanza y la amargura, comenzaba su definitivo declive físico y mental que la llevaría a la muerte el 12 de noviembre de ese mismo año, tras una azarosa vida de lucha en todos los frentes contra la injusticia y a favor del derecho a la educación.

Había nacido en Culleredo, un pueblo de A Coruña, el 30 de octubre de 1885, hija de una maestra de origen francés y un abogado liberal que le inculcaron desde pequeña el amor por la libertad, la práctica del deporte y el uso del idioma gallego, prácticas entonces mal vistas en la clase social ilustrada a la que pertenecían.

Amparo se convirtió en la primera mujer bachiller de A Coruña y comenzó a dar clases en la misma escuela que su madre. Se unión sentimentalmente, sin casarse, lo que era un escándalo en esa época,​ con el escritor, periodista y político, César Alvajar, conocido por su firme ideario republicano, y tuvieron cuatro hijos a los que instruyó con los más modernos métodos educativos. Durante la República César Alvajar fue nombrado gobernador civil y tras el golpe de estado de los sublevados franquistas la familia tuvo que huir e Madrid, aunque dos hijos, Ana María y Javier, se vieron atrapados en la zona sublevada. Amparo siguió siempre dando clases y luchando por el derecho a la escolarización de todos los niños y niñas, sin distinción de clase ni sexo, lo que fue su obsesión vital.

Al acabar la guerra civil Amparo y su esposo lograron escapar a Francia y, tras pasar una temporada separados en el campo de concentración de Argelès-sur-Mer, se instalaron en Calvados, Normandía, donde trabajaron en una fábrica de toallas. Cuando los alemanes invadieron Francia, huyeron a la zona “liberada” de Vichy, donde falleció cuando vio que los nazis se adueñaban también de aquel territorio. Según su propia hija Teresa, «murió de morriña». Hace cinco años, los maestros gallegos comenzaron a rescatar su memoria como una de las pioneros por el derecho a la libertad educativa y la igualdad femenina.

Sincronía, una sola Humanidad

Nuestro homenaje y respeto en el aniversario de su nacimiento

‘Pantera’, un cómic infantil contra el abuso a menores

panteraEsta es la historia de Cristina, una niña que después de tener que enterrar a sugato, su amigo más querido , conoce a una pantera mágica que dice venir de un país lejano. En el día más triste de su vida la niña conoce al animal fantástico que le cuenta historias y la arropa por las noches, ayudándole a superar la pérdida de su mascota. Pero la pantera guarda un secreto y mientras le va descubriendo a Cristina su reino mágico, Panterlandia, lleno de sirenas, duendes y lingotes de chocolate y le cuenta cuentos extraordinarios, el felino se vuelve cada vez más manipulador e inquietante.

A medida que avanza el relato, la relación entre Cristina y su nuevo amigo imaginario se va haciendo cada vez más extraña, más inquietante y oscura. Poco a poco va creciendo la sospecha de que la pantera representa al padre de la niña, que puede estar abusando de ella, pero esta lectura nunca es explícita y menos a los ojos infantiles. El drama interior de la niña nunca llega a expresarse en palabras y el abuso jamás llega a evidenciarse de una forma vulgar, sino con una sutil elegancia expresiva, perfectamente controlada para no dar un paso en falso y producir en los niños y niñas lectores el efecto contrario al deseado, que es alertar de la existencia de un peligro que los menores nunca detectan hasta que ya es daemasiado tarde y no son capaces de trasnmitir.

Su autor, Bretch Evens, afirma que la figura del padre abusador fue una deducción de los lectores que él en principio no había querido expresar en el relato y en declaraciones a eldiario.es ha afirmado que : “No creo que sea un libro especialmente pensado para hablar del abuso, pero hay gente que me ha pedido permiso para utilizarlo en casos reales en los que se ha sufrido. Sin embargo, creo que también se pueden percibir otras reflexiones”. La intención incial del autor era que Pantera abordara la educación, la manipulación de la psique infantil, el trauma, la recuperación y la esperanza como arma de resistencia.

Pantera ha sido publicado por la Editorial Astiberri en 2018 y es una recomendación de Sincronía, una sola Humanidad, dentro de su campaña Protejamos a nuestros niños del abuso sexual

La escuela y la universidad ya no serán lo que eran

qs-ranking-iEl modo de entender la educación ha cambiado y la escuela también debe hacerlo. En la era de la revolución del conocimiento y la irrupción de la Inteligencia Artificial, no podemos seguir educando a nuestros hijos como en el siglo XIX. El aula debe ser una espacio abierto en el que la memorización sea sustituida por la comprensión y las clases donde el alumno es un sujeto pasivo deben ser convertidas en experiencias compartidas y participativas. Además, ante el vertiginoso y continuo cambio en el entorno tecnológico, social ye económico, los retos serán cambiantes, por lo que la formación tendrá que ser permanente y continuada, es decir, el estudio no acabará con el ciclo universitario, sino que se prolongará a lo largo de la vida.

Esas son algunas de las conclusiones a las que han llegado los expertos y pedagogos reunidos hace un par de semanas en Madrid, en el marco del enlightED, un encuentro de expertos mundiales que busca dar una respuesta a los retos que plantea la educación en el siglo XXI. Expertos como el lingüista y filósofo norteamericano Josep E. Aoun consideran que la educación es el único método válido para combatir la pobreza, pero que en el futuro inmediato (y en muchos casos ya en el presente) la posesión de una titulación universitaria o técnica ya no garantizará un puesto de trabajo digno, lo que obligará a una superación constante por parte de los trabajadores. Eso obliga al estudiante a adquirir una metodología que vaya más allá de la mera adquisición de conocimientos y sirva sobre todo para aprender a aprender.

La continúa superación de retos forzará en breve plazo a un cambio radical en el esquema educativo en el que aprender a pensar será más importante que aprender datos y técnicas concretas para solventar problemas inmediatos, ya que estos problemas serán cambiantes y lo aprendido ayer no servirá para mañana. Eso obligará a una apertura de las aulas hacia el exterior, a una mayor interacción entre alumnos y profesores y una mayor necesidad de conexión permanente a bases de datos fiables. Es probable que las asignaturas desaparezcan en la manera que ahora las conocemos y que las materias de aprendizaje se mezclen e interactúen. Pero no todo está en la red y será necesario enseñar a los niños a adquirir conocimientos también a través de la experiencia y la interacción con sus compañeros, a ejercer el trabajo en equipo como fuente de conocimiento.

Estas y otras similares son las recetas de la educación para el siglo XXI. parece que las lineas teóricas del cambio empiezan a estar claras, ahora solo falta bajar el terreno real y aplicarlas, o como se suele decir en lenguaje castizo: ponerle el cascabel al gato. Para eso es necesario expresar mayoritariamente la voluntad de cambiar el sistema educativo y abrir un proceso de diálogo que nos lleve a ese cambio, superando las diferencias concretas y los problemas políticos e ideológicos… y eso se llama pacto social y político por un nuevo sistema educativo. Es la hora: nos jugamos el futuro.

Sincronía, una sola Humanidad. Por un Pacto Social y de Estado en Educación.

Si enseñamos a los estudiantes de hoy como les enseñamos ayer, les estamos robando el mañana

Raul Santiago - copia“Es importante que los docentes del siglo XXI sean conscientes de que, dentro del aula, ya no somos la única fuente de aprendizaje. Dejamos de ser transmisores para convertirnos en guías”. Raúl Santiago Campión es profesor titular de la Universidad de La Rioja, especializado en Didáctica y Organización Escolar. En 2018 ha editado el libro “Aprender al revés” que explica el modelo padagógico Flipped Classroom.

¿Qué le motivó a escribir libro “Aprender al revés” y qué mensaje básico quiere transmitir con él?
Tanto a Jon Bergmann (co-autor) como a mi mismo, nos motivó el interés en sintetizar los últimas tendencias, tanto metodológicas como tecnológicas y organizativas alrededor del modelo de clase inversa, intentando, de forma sencilla y coherente divulgar este enfoque pedagógico que tiene presencia en todo el mundo. El mensaje es que, como dijo en su día John Dewey (“padre” de la educación renovada), “Si enseñamos a los estudiantes de hoy como les enseñamos ayer, les estamos robando el mañana”. El flipped learning postula un modelo de aprendizaje acorde con las demandas de este siglo.

¿Cómo le explicaría a un profano que es el Flipped Classroom?
Le diría que el Flipped Classroom (FC) es un modelo pedagógico cuyo fin principal es aprovechar al máximo el tiempo de clase para potenciar, dentro del aula, procesos de adquisición y práctica de conocimientos. Para ello se transfiere el trabajo de determinados procesos de aprendizaje de casa al aula y esa es la razón por la que se denomina “flipped”, es decir: al revés: lo que habitualmente se hace en casa (espacio individual) pasa a clase (espacio grupal) y viceversa.

Darle la vuelta a la clase, aprender al revés… ¿eso cómo se hace?
Poco a poco. Con bastante formación y un poco de osadía, de atrevimiento. Esto son seis consejos que publicamos en la página para comenzar a dar la vuelta a la clase:
– Fija una fecha de comienzo.
– Prepara una buena acción de “marketing” para lograr que a los estudiantes les vaya generando ciertas expectativas. No a todo el mundo le gustan estas transformaciones , incluyendo a los estudiantes y familias . Es importante mostrarse ilusionado y positivo acerca de este cambio e involucrar a los estudiantes en la planificación y la preparación para el día flip.
– Estamos hablando de una pedagogía centrada en el estudiante. Mediante la creación de un ambiente donde los estudiantes aprenden tanto individualmente como unos de otros y a su propio ritmo, el profesor se convierte en una guía.
– Asegúrate de que todo el mundo tiene acceso a Internet.Ni un solo estudiante debe poder quedarse fuera de este proyecto por cuestiones técnicas. Si no tienen acceso a Internet en casa y no pueden utilizar la biblioteca de forma regular, debemos buscar la forma en la que el estudiante pueda ver el material preparado y disponga del tiempo suficiente .
– Utiliza evaluaciones de modo periódico. Debido al trabajo en equipo y colaborativo que tiene lugar en un aula Flipped , los profesores necesitamos utilizar sistemas que nos permitan conocer lo que los alumnos saben en cada momento.
– Ofrece a los estudiantes una razón para estar preparados. En un Aula Flipped , los estudiantes deben entrar a clase habiendo trabajado lo que se espera en el tema del día . Para ayudar a asegurar que los estudiantes hagan su “tarea al cien por cien” , ofrezcamos incentivos. Produzcamos nuestros vídeos idealmente de entre 5-10 minutos . También debemos considerar el empleo de estrategias como la gamificación. Al ofrecer un ambiente donde la participación y las evaluaciones conducen a niveles ganados y títulos dados , los estudiantes puede presentarse en clase motivados y bien preparados.

¿Dónde se está aplicando este método y qué resultados está dando?
Por todo el mundo, desde Estados Unidos hasta Australia, Nueva Zelanda, India, China, Europa (España, Francia, Reino Unido e Italia especialmente), Argentina, Ecuador, Chile, México…miles de docentes de todo el mundo trabajan diariamente en sus aulas desarrollando y mejorando el modelo de clase inversa consiguiendo con ello retroalimentarlo y mejorarlo, a través de lo que denominamos “Prácticas Globales”. En lo que se refiere a la investigación, llevamos a cabo diversos estudios también globales, que se sintetizan en uno de los capítulos del libro.Cada día que pasa, vamos logrando una base de investigación científica que nos de pistas sobre la eficacia de las aulas que siguen el modelo FC. Algunos datos no científicos preliminares ya sugieren que la aplicación del modelo puede producir beneficios. Estas investigaciones suelen ser publicaciones que realiza el profesorado universitario con datos sobre el rendimiento de sus alumnos tras la implementación del modelo. También bastantes profesores de secundaria y bachillerato elaboran informes que suelen publicarse en conferencias, congresos, revistas de educación, encuentros y entornos educativos, blogs o redes de internet, y suelen describir el proceso de enseñanza-aprendizaje, las calificaciones que han obtenido los alumnos siguiendo el modelo y alguna encuesta de satisfacción aplicada a los alumnos y/o familias, sobre la metodología seguida a lo largo del curso
Como muestra un botón: en una encuesta entre 453 maestros que aplicaron el FC (Red de Aprendizaje Flipped, 2012), el 67% informó de un aumento de las puntuaciones en las pruebas, con beneficios particulares para los estudiantes en las clases y los estudiantes con necesidades educativas especiales, el 80% informó de la mejora de las actitudes de los estudiantes y 99% dijo que volvería a utilizar el modelo el año siguiente. También en este contexto, la Escuela Secundaria Clintondale en Michigan comprobó como la tasa de fracaso de los estudiantes de matemáticas de grado noveno bajaba del 44 al 13 % después de la adopción del Flipped Learning

portada_aprender-al-reves_raul-santiago_201805291520¿Cuál es la reacción del profesorado a las propuestas de su libro? o preguntado de otra forma ¿están preparadas nuestras escuelas para el Flipped Classroom?
Hay de todo, desde los que son absolutamente escépticos hasta los que están convencidos de antemano. Pero en general, hay un consenso generalizado en que hacen falta dos cosas: formación y tiempo. Formación que derive en acción en el aula y una consecuente transformación. Tiempo para abordar, con garantías, la necesidad de capacitación y evaluación tras la aplicación. En cuanto a la cuestión sobre la preparación, podemos abordar esta pregunta desde varias perspectivas, pero desde las dos esenciales: la preparación tecnológica (competencia digital) y la metodológica (estrategias de aprendizaje activo), mi opinión es clara: no, los docenes, en general, no tienen la preparación necesaria para llevarla a cabo. Por ejemplo, un reciente estudio que he dirigido sobre la competencia digital nos lleva a concluir que la competencia digital de los docentes españoles es muy mejorable, En cualquier caso, es necesario insistir en que la eficacia de la tecnología como herramienta es sinérgica en cuanto a componentes: no se basa únicamente en la competencia del docente, sino que tiene en cuenta tanto el contexto donde ocurre el aprendizaje como las competencias tecnológicas de los alumnos.

El sistema tradicional de educación fue diseñado en la era industrial y ahora está obsoleto y es ineficaz

Desde su experiencia personal, ¿cuáles son los principales problemas de la educación en nuestro país?
No separaría “nuestros problemas” de los de la educación globalmente entendida. El sistema tradicional de educación fue diseñado en la era industrial y ahora está obsoleto y es ineficaz. Por que ya vivimos en otra era. Eso afecta a todos los elementos y factores del sistema: desde la preparación de los docentes, la organización espacial de las aulas y las escuelas, el papel de los contenidos de aprendizaje, el formato de los mismos, los sistemas de evaluación, la organización horaria, la organización académica de los estudiantes…un sinfín de factores en los que hay que abordar para luego intervenir. A esto hay que añadir las dificultades que cada día tienen que afrontar nuestros docentes: la atención a la diversidad, la preparación para pruebas estandarizadas…

¿Tenemos un sistema educativo capaz de enfrentarse con éxito a los retos que plantea la sociedad del siglo XXI?
Como comentaba en una de las preguntas anteriores, de modo general yo diría que no por todas las razones expuestas previamente

Hace varios años que se viene hablando de un Pacto de Estado en Educación pero los representantes políticos no logran un acuerdo ¿A su juicio, es posible lograr un consenso educativo? ¿Hasta qué punto es importante ese consenso?
No soy político ni experto en política educativa y por tanto no puedo opinar sobre si políticamente es posible ese Pacto de Estado en Educación, lo que si puedo afirmar es que si uno palpa la realidad de las escuelas, institutos y universidades, se ve que es necesario, urgente y requiere que genere una cierta estabilidad para llevar a cabo muchas de las transformaciones de las que estamos hablando.

¿Qué papel deben asumir los educadores en un nuevo sistema educativo adaptado a la sociedad digital del siglo XXI?
Como venimos diciendo, siglo XXI exige una evolución positiva del sistema educativo, y demanda un cambio en la predisposición docente. Dentro del aula, ya no se trata tanto de una comunicación emisor-receptor sino más bien de una correlación cuyo objetivo, el aprendizaje, es inamovible, pero sus componentes, adaptados a las necesidades de cada individuo dentro del grupo, pueden variar. El docente debe poner al día sus roles y olvidar la faceta calificadora para centrarse en una evaluación individualizada y adaptada a las potencias de cada alumno. Es importante que los docentes del siglo XXI sean conscientes de que, dentro del aula, ya no somos la única fuente de aprendizaje. Al contrario de lo que pueda parecer, el cambio no es negativo; nuestra figura no se debilita, sino que se enriquece, se flexibiliza. Una vez adaptados a esta sobrecarga de puntos de acceso a la información (y posterior-esperable-aprendizaje), nos damos cuenta de que ahora nuestro papel es creativo. Dejamos de ser transmisores para convertirnos en guías. También conocemos los puntos de acceso, y nos convertimos en orientadores. Conducimos al alumno hacia el contenido relevante a través de la red de información, con las herramientas que facilitan esta conexión (aplicaciones, redes sociales, vídeos, etc.). En definitiva, el docente guía y entrena al alumno para enlazar información. El aprendizaje es más profundo cuando conecta, cuando conoce la genealogía del contenido específico, y no solo eso, sino cuando es capaz de ponerlo en contacto con otro contenido, distinto y también específico.

El docente debe poner al día sus roles y olvidar la faceta calificadora para centrarse en una evaluación individualizada y adaptada a las potencias de cada alumno.

¿Cuál debe ser el papel de los padres en el proceso educativo?
Es absolutamente esencial. En este contexto, también tendremos que “repensar” el enfoque y modelos de formación y participación de los padres y madres en la escuela. En algunos niveles, la participación de los padres y madres es totalmente esencial, por ejemplo en infantil. En cuanto al recelo que suelen provocar este tipo de transformaciones, es esencial que las familias sean conscientes de que el cambio es positivo, y que conozcan cómo funciona el proceso de aprendizaje que enfoca este modelos pedagógicos emergentes..

¿El cambio educativo exige al mismo tiempo un cambio de modelos sociales, especialmente en lo que se refiere a medios de comunicación e industria del ocio juvenil?
Quizá sea al revés, es el cambio en la educación el que se ve influido por los cambios sociales. Una de las tendencias que se pueden atisbar en los informes como el Horizon de Estados Unidos o los de la Unión Europea para el 2020 hablan de modalidades de aprendizaje con el uso racional de la tecnología. En la medida en que los profesores adecuen su forma de diseñar las clases con el uso de elementos tecnológicos en las aulas, lo que haremos será fomentar que se integren perfectamente estos modelos pedagógicos con las metodologías activas que ponen al alumno en el centro del aprendizaje. Pienso que habrá una cohabitación de diferentes modelos, soluciones tecnológicas y que cada profesor tendrá que elegir cuál es el ecosistema que mejor se adecua a la naturaleza de sus alumnos, a la materia que imparte, a su propio conocimiento, etc. Cuando se puede acceder a tanto contenido en Google y las habilidades se están digitalizando y los trabajos cambian rápidamente, el foco debe ser que los alumnos puedan manejar formas complejas de pensar y trabajar y se conviertan en lifelong learners, personas que poseen el hábito del aprendizaje de por vida. En este contexto, el papel de empresas e iniciativas que tienen que ver con el ocio, el juego y las redes sociales tiene un impacto enorme.

Sincronía, una sola Humanidad