Ilustres olvidadas: María Goyri, la ‘peligrosa’ intelectual que el franquismo intentó relegar al ostracismo

María-Goyri-y-Ramón-Menéndez-Pidal-paseando-en-El-Pardo-1998María Amalia Goyri y Goyri nació en Madrid el 29 de agosto de 1873 en el seno de una familia vasca afincada en la capital de España y bastante atípica para la época. Su madre, Amalia Goyri, era una mujer con una fuerte personalidad y una gran cultura y la educó sin doblegarse a las convenciones de la época: la inscribió en un gimnasio y a los doce años la matriculó en la Escuela de Comercio de la Asociación para la Enseñanza de la Mujer, donde María obtuvo los títulos de profesora de Comercio e Institutriz.

A los 16 años se propuso la osada idea de estudiar en la Facultad de Filosofía y Letras, cosa que consiguió hacer como oyente, sin matricularse, y pidiendo autorización al Ministerio de Fomento para abrir una matrícula femenina que se le concedió con la condición de no permanecer en los pasillos, entrar en el aula junto al catedrático, y no sentarse en clase junto a sus compañeros, sino en una silla al lado del profesor.  En n 1896 se convirtió en la primera licenciada en Filosofía y Letras y se doctoró en 1909.

En 1900 se casó con Marcelino Menéndez Pelayo y dedicó su vida a la investigación de todo lo relacionado con la Filología y la Historia, y junto a su profesor Ramón Menéndez Pidal, hizo inventario de las diferentes versiones de transmisión oral del Romancero, que hoy se custodia, a disposición de los estudiosos, en la Fundación Ramón Menéndez Pidal. De 1916 a 1920 impartió literatura en la Residencia de Señoritas, creada en 1918. Junto a María de Maeztu, redactaron los programas de enseñanza del español para niños de ocho a diez años.

La guerra civil la sorprendió junto a su marido en el bando de los sublevados, que hicieron de ella este poco halagüeño retrato: «Persona de gran talento, de gran cultura, de una energía extraordinaria, que ha pervertido a su marido y a sus hijos; muy persuasiva y de las personas más peligrosas de España. Es sin duda una de las raíces más robustas de la revolución». Tras lograr pasar a la zona republicana, ella y su marido se marcharon a Estados Unidos y luego a Francia. Al término de la Guerra Civil el matrimonio regresó a España y ambos se dedicaron a sus actividades profesionales, aunque María fue apartada de la docencia y mantenida en un plano apartado de la vida cultural hasta su fallecimiento.

Sirvan estas letras como nuestro modesto homenaje en el aniversario de su nacimiento.

Sincronía, una sola Humanidad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s