Leer no es decodificar… o de como tres meses después de que aumentase la lectura, moría la literatura

Mono leyendoA principios de enero una lectura optimista del informe sobre lectura recorría las redes sociales afirmando, que los españoles leíamos más que nunca. El lunes 17 de abril los medios de comunicación y las redes sociales se hacían eco de una decisión gubernamental tan histórica como descabellada: la Literatura Universal era eliminada del Bachillerato. Tras la música y la filosofía, la LOMCE, conocida impopularmente como Ley Wert se cobraba una nueva víctima en los estudios conocidos como “de humanidades”. Esta absoluta incongruencia se explica por un factor muy simple: quienes echaban las campanas al vuelo hablaban de que la mayoría de los ciudadanos lee a diario mensajes y noticias en sus dispositivos móviles, lo que, para esos entusiastas de la banalidad, significaba una mejora en los hábitos de lectura.

Pero la realidad, desdichadamente, es muy otra. Según el Informe del 2017 “La Lectura en España”, elaborado por el Gremios de Editores de España, el 39% no leyó ningún libro en 2015. Las librerías se redujeron hasta 3.650 en 2013 (casi 700 menos que el año anterior) y en una década ha cerrado el 25% de los puntos de venta de prensa: de los 30.000 de 2006, en 2016 quedaban 22.300. Pero por si alguien cree que esta es una visión llorona de unos editores y libreros arrasados por la realidad de las nuevas tecnologías, los datos oficiales corroboran esta catastrófica visión: el 57,5% de los españoles encuestados por el CIS nunca ha acudido a una librería, y el 74,7% tampoco ha pisado una biblioteca.

Y es que leer y decodificar son dos cosas muy distintas. Entender un texto y saber interpretar lo que pone, no tienen nada que ver en la mayoría de las ocasiones. Aprender a leer sirve para distinguir una perogrullada de una noticia en las redes sociales, o dicho de una forma más elegante en palabras de la escritora Najat El Hachmi: “Leer nos hace libres si no es un mero y banal entretenimiento que nos resbala sobre la piel como si nada”. Y no hablamos solo de cultura y entretenimiento. Leer, de verdad y más allá de decodificar y reconocer el significado de las palabras, será una de las pocas cosas que en un futuro inmediato nos colocará por encima de las máquinas, en una sociedad en la que ellas se encargarán de hacer la mayoría de los trabajos que hoy hacemos nosotros.

Leer es saber que el titular de este artículo no es cierto al pie de la letra y está escrito con una intención muy concreta: que lo lean.

Sincronía, una sola Humanidad

Campaña por un Pacto de Estado en Educación.

Este artículo ha sido publicado originalmente por

https://besincrolibros.wordpress.com/

Anuncios