El maestro es aquel que señala el camino a seguir

maestroTodos los análisis sobre el sistema educativo finlandés, considerado el mejor del mundo, coinciden en que el pilar de su eficiencia es la elevada consideración social y académica de la profesión de maestro y el respeto que se tiene a su figura. En España, la pérdida de autoridad, el deterioro de su situación profesional y el olvido de su opinión por parte de las autoridades educativas, los ha convertido en un colectivo sometido al albur de los continuos cambios de plan educativo.

Toda reforma en el papel del profesorado parte ineludiblemente de un cambio radical en su propia formación. Eso supone un cambio radical en la propia universidad. Es necesario reconsiderar desde la base el sistema de acceso al profesorado y colocar la carrera de magisterio al mayor nivel en el ámbito universitario y dotar al colectivo de los medios económicos imprescindibles para ejercer su profesión en óptimas condiciones. Pero más allá de esas premisas elementales ¿Cual debe ser el papel del maestro en un nuevo sistema educativo?

Partiendo del concepto básico de que la tarea del profesor es la de estímulo y orientación de la actividad de los escolares, y de que todos y cada uno de nosotros tenemos una particular habilidad nacida de una especial aptitud, de una inclinación hacia un tipo de conocimiento, las nuevas corrientes educativas mantienen la especial relevancia del papel del profesor, pero insisten en que su ubicación en la cadena educativa debe adaptarse a la nueva revolución del conocimiento.

Al tradicional papel del profesor como transmisor de valores se suma importancia del maestro como detector de casos de abuso, marginación, bullying, acoso, o conflictividad en general, tanto dentro como fuera de las aulas. En los últimos años se han producido cambios sociales en nuestro entorno educativo que han ido aumentando el peso de los pedagogos como mediadores sociales; al fin y al cabo, la escuela es el primer eslabón de socialización de los niños y el punto de encuentro entre familias, profesorado y administración pública. Y a todo ello hay que sumarle su papel como introductor del menor en el manejo de las redes sociales, lo que nos lleva al crucial análisis de las imposiciones y posibilidades de las TIC en la evolución de la figura del educador.

La era de las TIC impone también un permanente proceso de formación por parte del profesorado, intercambiando información de los avances y técnicas profesionales en una época en la que la innovación será un proceso permanente. El profesor tiene que estar permanentemente capacitado para apoyar al alumno en la búsqueda de soluciones para retos nuevos cada día, en una sociedad en permanente desarrollo tecnológico. El maestro tiene que ser una persona perfectamente preparada para pensar como enseñar a pensar a sus alumnos y para ello es imprescindible abordar en profundidad cambios en la valuación continuada y permanente de la propia labor del profesor y seguimiento de su interacción con el alumnado.

Sincronía, una sola Humanidad. Campaña por un Pacto de Estado en Educación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s