Florence Nightingale, la pionera de la enfermería a la que debemos millones de vidas

NPG x82368; Florence Nightingale by Henry Hering, copied by  Elliott & FryA Florence Nightingale le debemos, nada más y nada menos, que la vida y la salud de millones de seres humanos, porque ella fue quién inventó la enfermería profesional. Florence vino al mundo hace 193 años en el seno de una familia británica de clase alta en Villa Colombaia, Florencia, de donde viene su nombre. Hija de un destacado luchador por la abolición de la esclavitud, fue un mujer que rompió moldes desde su juventud. Fue una destacada estudiante de matemáticas y aplicó esos conocimientos a la estadística sanitaria y a la epidemiología.

A los 24 años anunció su intención de dedicarse a la enfermería, algo que en aquel tiempo era una osadía impensable para una persona de su clase social y sobre todo si era mujer. A pesar de la oposición de su madre y de su hermana, rechazó una tras otra las ventajosas (económicamente hablando, se entiende) propue4stas de matrimonio de ilustres jóvenes de la alta sociedad británica y se convirtió en enfermera y escritora. Durante años recibió formación en unos conocimientos médicos que aplicó durante la Guerra de Crimea, tras comprobar las lamentables condiciones en las que eran atendidos los soldados heridos, ante la absoluta indiferencia de los oficiales del ejército británico.

Desoyendo todos los consejos (y las amenazas) en contra, en octubre de 1854, partió hacia la zona de combate acompañada por un equipo de 38 enfermeras voluntarias, a las que ella entrenó personalmente. A pesar de salvar la vida de miles de heridos, todavía tuvo que esperar casi medio siglo para que se reconociese oficialmente que su intervención había reducido el índice de mortalidad del 42 % al 2 %. Murió en 1910 habiendo recibido todo tipo de reconocimientos a su labor. Ella planteo el diseño sanitario de los hospitales y creo el primer cuerpo de enfermería, que contribuyó a salvar la vida de miles de personas sin recursos que antes no recibían atención alguna. Su ejemplo fue seguido por otras mujeres como la norteamericana Linda Richards, que creó el primer cuerpo de enfermeras profesionales en los Estados Unidos.

Quizá el mejor homenaje que podemos rendirle sea el del respeto y reconocimiento a todas esas mujeres que hoy trabajan para salvar la vida y mejorar las condiciones de salud de todos nosotros en cualquier rincón del mundo.

Sincronía, una sola Humanidad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s