Ballena Azul. Peligro mortal para los adolescentes en las redes sociales

Adolescente ordenadorUn macabro juego con 50 pruebas que desembocan en la muerte de un menor. Ese es el brutal y devastador resumen de la última amenaza para los adolescentes detectada en las redes sociales. A finales de abril una menor fue ingresada en un hospital de Barcelona con heridas en su antebrazo que se había infligido ella misma participando en el ‘juego’ en cadena conocido como La Ballena Azul. En las últimas horas que ha sido detectado otro caso en Palma de Mallorca gracias a la intervención de una profesora del colegio donde estudiaba la menor de entre 13 y 14 años que se había enganchado a este macabro y peligroso reto que se ha extendido en los último meses por las redes sociales y que ha causa ya más de un centenar de víctimas en todo el mundo.

El ‘juego’ consiste en 50 desafíos que un personaje autodenominado “curador” plantea a los menores con los que contacta a través de Internet y cuyo objetivo final es llegar al suicidio. Los desafíos comienzan inofensivamente con retos como dibujar una ballena en un papel, pero a medida que avanzan van convirtiéndose en actividades de mayor riesgo, como cortarse los labios, agujerearse las manos, hacerse incisiones con el dibujo de una ballena en los brazos, colocarse al borde de tejados y superficies elevadas, para acabar finalmente empujando a los adolescentes al suicidio.

Este peligroso viral nació en Rusia, donde ya ha sido detenido Philip Budeykina, un ex estudiante de psicología de 21 años, presunto creador del juego, quien ha informado que su intención era “limpiar nuestra sociedad de gente y residuos biodegradables que no tienen ningún valor”. Sin embargo, los servicios de seguridad internacionales advierten que esta detención no supone necesariamente el final de esta pesadilla, ya que es muy probable que nuevos individuos puedan continuar con el siniestro juego.

Las policías de todo el mundo están en estado de alerta y entre sus múltiples consejos (comunicarse más con los hijos, vigilar sus actividades en Internet, etc.) hay uno fundamental y que, por obvio, se nos escapa día a día: no dejar a nuestros menores solos e indefensos ante la red, es decir, no dejarlos aparcados desde pequeños ante las pantallas para que no molesten. La primera responsabilidad corresponde a los padres y la tarea de vigilancia debe ser compartida por los maestros… pero la responsabilidad social es de todos, muy especialmente de los medios de comunicación y de quienes diseñan y comercializan los productos de ocio para nuestros hijos.

Sincronía, una Sola Humanidad

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s