Los adolescentes no consideran violencia de género la coacción sexual o el control intimidatorio y agresivo de sus parejas

MACHISMO adolescenteLa mayoría de las adolescentes víctimas de  violencia de género no se reconocen como tales. Ese es el resultado más llamativo de un estudio realizado por la  Consellería de Educación de la Comunidad Valenciana y refrendado por Juan Ignacio Paz, uno de los responsables de un programa pionero de la Junta de Andalucía sobre la atención a víctimas adolescentes de violencia de género.

Las chicas piensan que la violencia de género no es de su generación, tienen una idea muy imprecisa y asociada a la violencia extrema, por lo que la mayoría no creen que la imposición agresiva del control de su móvil, sus movimientos y relaciones sociales, los celos patológicos y ciertas dosis de violencia como empujones e incluso bofetadas, sean expresiones de violencia de género, sino que son interpretados como gestos amorosos, quizá desmesurados, pero muestras de un cariño verdadero y romántico.

En las adolescentes, la violencia y el maltrato machista tiene como escenario principal las redes sociales, y se camuflan como expresiones amorosas que tienen normalizadas. Los celos, el control de la pareja, las recriminaciones e incluso una buena dosis de maltrato psicológico, son vistos por muchos de nuestros jóvenes, como muestras de un verdadero e intenso amor, un error trágico que propician en buena medida los medios de comunicación, con programas del estilo de Mujeres Hombres y Viceversa, Gran Hermano o Sálvame, por poner solo los ejemplos más llamativos y conocidos.

Nuestros jóvenes están reproduciendo conductas machistas heredadas de un pasado que deberíamos haber superado, pero estado muy lejos de hacer. Ocho de cada diez adolescentes  conocen actos de violencia en parejas de su edad, según una investigación del Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud. Situaciones intimidatorias como imponer amistades, insistir en mantener relaciones sexuales e incluso insultar, son habituales.

La buena noticia es que los expertos consideran que en el caso de las adolescentes, la eliminación de este tipo de conductas, tanto en chicos como en chicas, es muy superior a la de los adultos y siete de cada diez superan en problema para siempre tras las terapias adecuadas. Ahora es necesario que en los colegios e institutos se trabaje seriamente sobre este tema – y se incluya en los debates para crear un nuevo sistema educativo – y que todos, especialmente los medios de comunicación y las agencias publicitarias, asuman su cuota de responsabilidad social.

Sincronía, una sola Humanidad
Conoce nuestra campaña por un Pacto de Estado en Educación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s