¿Por que lo llaman honor cuando sólo es prepotencia machista?

 

5.000 mujeres son asesinadas cada año en el mundo en los grotescamente llamados “crímenes de honor”, fundamentalmente en el sur de Asia y Oriente Medio, según UNFPA (el Fondo de Población de las Naciones Unidas), .

Mano violencia genero
El honor es definido por la Real Academia de la Lengua como la “Cualidad moral que lleva al cumplimiento de los propios deberes respecto del prójimo y de uno mismo” (se supone que en general), y como “Honestidad y recato en las mujeres, y buena opinión granjeada con estas virtudes” (en una extemporánea tercera acepción dirigida específicamente al género femenino).

Tras ese presunto honor masculino se amparan en todo el mundo violaciones, palizas, torturas y abusos de todo tipo, que en miles de casos se cruzan con falsos conceptos religiosos y acaban en el más vil asesinato.

La humanidad sólo progresa dejando atrás sus supersticiones, sus miedos y sus más macabras tradiciones.

Sincronía, una sola Humanidad

Día Internacional contra la Trata de Personas: poco que celebrar en nuestra propia casa

esclavitudDos siglos después de la abolición formal de la esclavitud, más 21 millones de personas en el mundo son víctimas del trabajo forzoso y la explotación sexual. La mayoría son mujeres y niños, cientos de miles de ellos en la vieja y presuntamente desarrollada Europa, entre ellos los más de diez mil menores refugiados a los que hemos perdido la pista y que pueden estar en manos de mafias para se usados en redes de prostitución o talleres clandestinos.

En el Día Internacional contra la Trata de Personas, los dicursos oficiales y los buenos propósitos chocan frontalmente contra la realidad de una un mundo que está en peligro de involución  en materia de derechos humanos. Pero no hace falta irse muy lejos para notar el olor de la podredumbre que produce la esclavitud sexual.

En nuestro país el negocio de la trata de personas para su explotación sexual mueve cinco millones de euros diarios. Cinco millones que los consumidores de prostitución colocan en manos de las mafias, convirténdose en complices, involuntarios a no, de la explotación de miles de niños y mujeres.

Si de verdad queremos poder celebrar el día Contra la Trata de Personas, o convertirlo en innecesario, es imprescindible comenzar a  actuar en los entornos más próximos y frenar el machismo que lo sustenta.

Sincronía, una sola Humanidad. Conoce nuestras campañas

 

Gloria Gaynor y los niños del colegio Lluís Vives: una alianza por la educación

La super estrella de la canción protagonizó un emotivo gesto al aprovechar su gira artística a España para realizar una visita al colegio Lluís Vives de Valencia, cuyos alumnos protagonizan un vídeo reinvindicativo sobre la importancia de la Educación, con una divertida canción de I will survive, su archifamosa canción, que ha sido himno de movimientos reivindicativos de toda clase y condición, desde la lucha por los derechos civiles de los afroamericanos, hasta los derechos de los homosexuales.

Este es el vídeo que realizaron hace ya dos años los alumnos y profesores del colegio Lluís Vives, un centro que atraviesa muchos problemas y cuyos alumnos sienten como algo propio que deben defender, para lo que han compuesto una ingeniosa letra:

 

Sincronía, una Sola Humanidad: Por un Pacto de Estado en Educación

EVA ENCADENADA. La obra que denuncia la violencia sexual contra las mujeres en el mundo

Eva encadenada“Una tristísima recopilación de todo el catálogo de horrores, abusos y violencias, grandes y pequeñas, manifiestas y clandestinas que se producen contra mujeres y niñas en todo el mundo”. Así define  la periodista Marta Gómez Casas su libro sobre la violencia sexual contra las mujeres en el mundo, en el que recoge testimonios de primera mano que abordan la violencia machista desde realidades tan distantes como una comunidad hindú, una comisaria mejicana, un invernadero de Almería o un campo de refugiados africano.

Según la propia autora, la obra no proporciona todas las respuestas a un tema tan amplio como sangrante, pero sí que plantea todas las preguntas y se asoma al lado oscuro del ser humano en un recorrido histórico con especial hincapié en el sigo XX, uno de los periodos más sangrientos de la humanidad, en el que las violencia se cebado de una forma especialmente virulenta e impune con las mujeres, víctimas de violaciones, matrimonios forzosos, crímenes de honor, mutilación genital y otros tipos de abuso realizado con el amparo y la excusa de la religión, la cultura, la tradición, la guerra y el dinero.

Marta Gómez Casas es una periodista especializada en información social qie dirige y presenta el programa Tolerancia Cero, en RNE-Radio 5. El libro analiza en profundidad la realidad de la violencia sexual contra las mujeres aportando datos y testimonios, denunciando la invisibilidad, la impunidad y el silencio que en rodean estos brutales hechos, a la vez que propone una solución tan urgente como complicada: borrar de una vez y para siempre el machismo que origina esta violencia.

Eva encadena ha sido editada en 2016 por Editorial San Pablo

Es una recomendación de Sincronía, una sola Humanidad.

Machismo en los cuerpos de seguridad. Una lacra vergonzosa, una debilidad vergonzante.

El-Violeta-05 - copiaUn hombre es detenido tras degollar a su mujer y herir a sus dos hijos. Un sargento de la Guardia Civil es apartado de su puesto tras cuatro años de violaciones a una agente, a la que obligó a abortar. La embajada en Malasia se ve obligada a rectificar la promoción de un director de cine condenado por un delito de violencia de género. La coincidencia de estas tres noticias el mismo día y en los mismos diarios es mucho más que casualidad, es el síntoma de que vivimos en un país – por no hablar del mundo – aquejado por una enfermedad mortal, endémica e infecciosa: el machismo.

En lo que llevamos de año, son ya 26 las mujeres que han muerto como consecuencia de la violencia machista, aunque esta cifra podría ser todavía mayor y llegar a 32 si se confirman seis casos que se encuentran todavía en investigación. A esta lacra hay que sumar dos niños muertos a manos de las parejas o ex parejas de sus madres, mientras que el número de menores que han quedado huérfanos de madre asciende a 16.

Pero quizá la noticia que más alarma ha causa, tristemente acostumbrados al macabro goteo de muertas, ha sido la del sargento de la Guardia Civil acusado de violar y obligar a abortar a una gente. Cuatro años duraron los abusos, vejaciones y violaciones a que fue sometida esta agente, que para colmo de colmos, formaba parte de la oficina que lleva temas de violencia de género en la Guardia Civil.

Con todo y ser de extrema gravedad la acción del sargento, uno de los puntos más preocupantes es que los mandos del agresor y la agredida, fueron informados por carta de estos hechos en diciembre de 2015, sin que la Dirección General del Instituto Armado haya adoptado hasta ahora ninguna decisión, lo que atribuye a que hasta ahora no había recibido “oficialmente” el auto de procesamiento del Juzgado Militar Territorial Número 14 de Cartagena que llevaba el asunto. Según la nota emitida por la citada Dirección general, Además de por la “gravedad y afectación individual de la víctima”, la decisión del director general de la Guardia Civil, se ha basado en la “amplia difusión en los medios” de estos hechos que, según se afirma en el comunicado oficial, “generan un notable desprestigio de la Institución a la que pertenece el procesado”.

Suena un poco triste. Parece que se coloca el prestigio del cuerpo por delante de la integridad física y la libertad personal y sexual de la agente violada, algo que no parece ser un excepción única en el cuerpo, tal y como notifica la AUGC, un sindicato clandestino, ya que en la Guardia Civil no se permiten sindicatos, que afirma tener constancia de que en el último semestre de 2015 se cursaron 25 casos en un colectivo formado por 80.000 efectivos, de los que solo tres –uno de ellos la de esta agente en Murcia– han sido estudiados una vez analizados por el gabinete psicológico que, recuerdan, no guardan el secreto profesional al estar obligado a informar a sus superiores, una prueba más de la jerarquía y militarización que quieren erradicar.

Triste panorama que no anima precisamente a los miles de mujeres, víctimas cotidianas de las violaciones, agresiones y vejaciones a las que las someten sus parejas y que exigen no solo una respuesta contundente de las autoridades, sino un respaldo decidido y firma de todos nosotros, la sociedad civil que debe eliminar para siempre la lacra del machismo. Por nuestra propia seguridad y supervivencia debemos erradicar el machismo en todos los estamentos sociales.

Sincronía, una sola Humanidad

De la sociedad del espectáculo a la tosquedad del ocio

destacada_cineOcho de cada diez españoles no pisa un museo ni por error, casi los mismos que tampoco entran nunca en una biblioteca, pero sí utilizan whatsapp o acceden a las redes sociales a través del móvil. Las librerías son unas prácticas desconocidas para la mitad de la población, que tampoco entra jamás en un cine. Como era de sospechar, nuestro lugar de ocio favorito es el bar, el pub o la discoteca, aunque las cifras tampoco es que sean espectaculares: solo cuatro de cada diez afirman que frecuentan los bares con asiduidad. Eso es lo que dice el último estudios del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS)que deja un desolador panorama cultural, y no precisamente por nuestra afición al sector hostelero, sino por el nulo interés que demostramos hacia todo lo que huela a cultura y desarrollo del conocimiento. Y en buena medida la culpa es nuestra, porque hemos acabado eligiendo el ocio frente a la cultura y hemos primado la comodidad frente al esfuerzo.

En 1967, Guy Debord, uno de los fundadores del movimiento situacionista, publicó La sociedad del espectáculo, en el que vaticinaba el reinado autocrático de la economía mercantil y sus nuevas técnicas de gobierno mediante la manipulación informativa. Eran los días de la erupción de nuevas ideas que estallaron en el Mayo del 68 y la información-espectáculo andaba con chupete. Quince años antes, en 1952, el periodista norteamericano Ed Murrow lanzó la advertencia de que la información en televisión estaba a punto de ser dominada por el espectáculo. Murrow ganó su pulso y logró vencer al ultraconservador senador J.R. McCarthy, el de la anticomunista caza de brujas. (La historia puede seguirse en la película Buenas noches y buena suerte). Pero al final, la predicción del periodista se ha visto cumplida de sobras.

Pero ni sus más desvariados vaticinios se hubiesen acercado al refinamiento manipulador de este principio de siglo, en el que la saturación de datos ha sustituido a la información, el rumor ha aplastado al rigor y la cultura ha sido reducida al mero ocio. La sociedad kleenex también ha convertido el acceso al conocimiento en un producto sin valor, un objeto de consumo para usar y tirar. Ha triunfado la cultura del deshecho, del subproducto y los medios de comunicación son un escaparate de banalidad, cuando no de pura difusión de la garrulería y la incultura, camufladas como naturalidad y espontaneidad.

Es absolutamente inútil que nos esforcemos en mejorar nuestro sistema educativo – cosa que estamos bastante lejos de hacer, por cierto – si nuestros niños, esos que recurrentemente calificamos como ‘el futuro de nuestra sociedad’, reciben a través de los medios de comunicación (especialmente televisión e internet) constantes ejemplos de actitudes competitivas, insolidarias, homófobas, xenófobas, machistas y enaltecedoras de la ignorancia en general. Puede que suene a verdad de perogrullo, pero para darle la vuelta a esta tortilla hace falta que todos agarremos la sartén por el mango. Al fin y al cabo, son los medios de comunicación los que dependen de nosotros, sus queridos consumidores, aunque habitualmente parezca exactamente lo contrario.

Sincronía, una sola Humanidad

Por un Pacto de Estado en Educación