Basura mortal de alta tecnología

03-ghana-dumping-site-1Una de nuestras pequeñas pesadillas domésticas es esa caja llena de cables, conectores, cargadores, móviles y tabletas que ya no usamos y artilugios tecnológicos varios, que nunca encontramos cuando los necesitamos. Quizá sea uno de los mejores símbolos de la sociedad kleenex en la que vivimos generando más basura de la que podemos digerir. Pero en el caso concreto de la basura tecnológica las consecuencias inmediatas las funestas consecuencias medioambientales por culpa de un pésimo proceso de reciclaje se convierten en el último extremo de la cadena en miles de muertos y  cientos de miles de personas esclavizadas por la miseria.

Solo en la llamada Guerra del Coltán (mineral indispensable para la tecnología móvil y digital) a finales de los años 90 en el Congo, murieron cuatro millones de civiles, más de dos millones de desplazados y medio millón de refugiados. Pero el número de víctimas cotidianas causadas por la violencia y enfermedades generadas por la manipulación de residuos altamente tóxicos es absolutamente incalculable.

Nuestro desarrollo tecnológico hunde sus raíces en el sufrimiento y la desesperación de seres humanos menos afortunados. Quizá convenga recordarlo la próxima vez que busquemos esa maldita clavija que nunca encaja y que tiene una hermana gemela en uno de esos inmensos vertederos de chatarra tecnológica que crecen día a día en los suburbios de ciudades africanas, asiáticas o sudamericanas, donde niños de cinco años y ancianos de 50 rebuscan cada día para poder sobrevivir gracias a nuestra basura.

Sincronía, una sola Humanidad

Os recomendamos este documental emitido por TVE en 2012: Ciberbasura sin fronteras

http://www.rtve.es/alacarta/videos/en-portada/portada-ciberbasura-sin-fronteras/1432827/

La desigualdad que matará a 69 millones de niños

Turquia-Akcakale-AP-PhotoLefteris-Pitarakis_EDIIMA20150615_0183_18¿Se imaginan a un país del tamaño del Reino Unido con toda su población formada por niños condenados a muerte en los próximos 15 años? Pues reducido a la espectacularidad de las cifras manejadas con intención de escandalizar conciencias, eso es lo que va a suceder, si no lo remediamos, según los últimos datos proporcionados por Unicef sobre sobre la situación de los niños en nuestro maltratado planeta.

UNICEF ha hecho público su Informe Anual sobre la Situación de la Infancia y, aunque no suscita la misma atención informativa que la derrota de la selección de fútbol. los pactos postelectorales o las consecuencias del Brexit, no por ellos son menos importantes y preocupantes. Según el organismo de la ONU que se ocupa de la infancia, de seguir yendo las cosas como van, en los próximo 15 años, 69 millones de menores se morirán antes de llegar a cumplir cinco años. Además 167 millones de niños vivirán en la más absoluta miseria, 59 millones no pisarán jamás una escuela y 17 millones de menores de dieciocho años vivirán en campamentos de refugiados, sin ninguna esperanza de poder llevar algún día una vida mínimamente digna. Y si los menores son niñas, todavía peor, porque a este desolador panorama hay que sumar que a los largo de los próximos 15 años 750 millones de mujeres se habrán casado siendo todavía niñas.

Y aunque la situación no sea directamente comparable, afortunadamente, aquí en casa seguimos batiendo récords de récords de pobreza infantil. La tasa de riesgo de pobreza de los niños pasó del 30% de 2014 al 34,4% en 2015. El año pasado la tasa de abandono escolar fue del 20%, muy por encima a la media europea del 11%, y casi una cuarta parte de nuestros menores abandona los estudios antes de tiempo. Unicef recuerda que en 2014, la inversión en educación se redujo en 5.000 millones de euros anuales respecto a 2009, y la inversión en protección social de los niños y sus familias en otros 2.700 millones de euros y advierta de la grave incidencia del estancamiento de la pobreza hasta convertirse en crónica, para casi diez millones de españoles.

Nos estamos jugando el futuro en una ruleta rusa amañada en la siempre pierden los mismos. Denunciar, actuar en el día a día, luchar contra el abuso y la injusticia es la forma que nosotros aplicamos en nuestra batalla por un mundo mejor, porque seguimos creyendo que un gesto es mejor que la pasividad o que, en palabras de Edmund Burke: “Lo único que necesita el mal para triunfar es que los hombres buenos no hagan nada”.

Sincronía, una sola Humanidad

Día de música e igualdad

Hoy, 21 de junio, es el Día de la Música y nosotros lo celebramos con Nina Simone, una de las mejores cantantes de la historia y una señora que no se mordía la lengua para denunciar las desigualdades, los abusos y las injusticias; lo que le sirvió sobre todo para convertirse en una exiliada que llevó el espíritu de la lucha por la igualdad racial hasta el último rincón del planeta.


Sincronía, una sola Humanidad

La muerte atroz de 20 niños que no conmueve a casi nadie

pies desierto

Eran 34 cadáveres, 20 de ellos pertenecían a niños. Aparecieron en medio del desierto de Níger. Murieron de sed, entre dolores atroces, abandonados, víctimas de la más absoluta de las desesperaciones. Y casi nadie se conmovió, porque casi nadie se enteró… o casi nadie quiso que nos enteráramos.

La noticia fue escueta, no hubo imágenes ni testigos que relatasen la tragedia, porque no fue una tragedia, fue un asesinato. Los guías que llevaban, los abandonaron por la noche, después de robarles todas sus pertenencias, como suele ser frecuente. Pero ellos no son los culpables, o al menos no los únicos. Los muertos eran cinco hombres, nueve mujeres y 20 niños que solo intentaban sobrevivir, probablemente refugiados que huían de alguna horrorosa guerra que ignoramos y cruzaban el desierto para tratar de ponerse a salvo en esa Unión Europea que no quiere verlos ni en pintura.

Ocuparon un espacio discreto en los titulares del día, tan discreto que para muchos pasó desapercibido. Obtuvieron mucho menos hueco en la prensa que la pléyade de corruptos que saquea el país ante nuestras narices. Salieron por la televisión, en los pocos casos que salieron, mucho menos que la diputada asesinada en Inglaterra, cuya muerte, tristemente, provocó una inmediata subida de las bolsas mundiales. Suscitaron una elevada indignación momentánea en las redes sociales, barrida inmediatamente por cosas más urgentes como los avatares de la selección de fútbol o los dimes y diretes preelectorales.

Ellos, los muertos, no inclinan la economía, no influyen en los cambios de gobierno, no dibujan fronteras en un mapa, no crean espejismos ni burbujas. Quizá esos 20 niños y los adultos que los acompañaban, se murieron simplemente porque en realidad no le importaban a nadie.

Sincronía, una sola Humanidad

“Yo no creo que exista una crisis de valores, lo que sucede es que no tenemos tantos valores como nos gustaría.”

IMG_7946

Entrevista con Carmen Pérez Saussol, psicóloga y autora del libro ‘Educar con una sonrisa’

Educar desde el sentido común consiste en actuar desde la evidencia. El principal problema de la educación de nuestro país no está en las aulas, comienza en la conciliación laboral y familiar. No tiene sentido que estemos aun peleando por ponerle nombre a nuestro sistema educativo.

En esencia, ¿qué has querido contar en tu libro Educar con una sonrisa?

En este libro he querido recoger aquellos conocimientos y principios que considero facilitan la tarea de ser padres. Me propuse escribir aquellas informaciones que podrían ser interesantes para configurar una filosofía de la educación que tuviera en cuenta el sentido común y que nos ayudase a recuperar la sonrisa. A lo largo de mi carrera profesional he podido constatar como existen herramientas cuyo aprendizaje y puesta en marcha mejoran la relación entre padres e hijos y aumentan la satisfacción familiar.

“Educar desde el sentido común” parece una propuesta seductora y lógica…pero ¿qué es necesario para hacerla efectiva?

Al hablar de sentido común nos referimos a lo razonable y funcional. Por tanto, considero que educar desde el sentido común consiste en actuar desde la evidencia. Es inevitable que nos influyan las opiniones de otras personas, pero si estas carecen de rigor, no deberían determinar nuestros comportamientos. Para hacer que nuestra forma de educar sea eficaz debemos comenzar adquiriendo conocimientos fiables pero decidir teniendo en cuenta nuestra situación particular. Es de lógica que si vamos a ir a un restaurante en familia, nuestros hijos no se coman un bocadillo antes de salir de casa.Y seguro que en esto estaríamos todos de acuerdo, pero si nuestro niño es diabético y tiene bajo el azúcar, sería un disparate no ofrecerle algo de comer para restablecer sus niveles de glucosa. Esto es a lo que llamamos sentido común, a actuar según nuestras particularidades una vez conocido lo que sería lo “estándar”.

Desde tu experiencia personal, ¿cuáles son los principales problemas de la educación en nuestro país?
En consulta recibo constantemente padres que se sienten culpables por no dedicar el tiempo suficiente a sus hijos, educadores arrepentidos por haber renunciado a la crianza de sus pequeños para mantener su puesto de trabajo o padres y madres que dejaron sus carreras profesionales por cuidar a sus hijos y ya no han podido retomarlas, por tanto, considero que el principal problema de la educación de nuestros país no está en las aulas, comienza en la conciliación laboral y familiar.

Lee la entrevista completa en nuestra web

Sincronía, una sola Humanidad

“Hay más información sobre la Eurocopa que sobre los exiliados”

Vampi - copia (3)Recibimos muy poca información acerca del drama de los exiliados (no puedo hablar de “refugiados”, porque la mayoría no encuentran refugio), una tragedia de incalculables consecuencias.

En Grecia, la situación es catastrófica. Bebés naciendo sobre piedras y barro. Niños correteando junto a las autopistas, corriendo el riesgo de ser atropellados.

Más personas llegando, todos los días, a las islas de Lesbos o Samos (en peligrosas balsas que parecen de juguete, y por las que pagan a las mafias más que si viajaran en un lujoso crucero). Grupos de hombres y mujeres deambulando por pueblos y carreteras, caminando hacia ningún lugar….

Me sorprendió especialmente lo que son capaces de hacer pequeñas organizaciones o personas excepcionales, que nos recuerdan que quien salva una vida está salvando al mundo.

Shemaa (9) - copia

Hay personas que van a morir por no recibir tratamientos que se ofrecen en distintos lugares. No es un problema económico, es la negativa de gobiernos como el español a conceder visados, o la lentitud burocrática, que las dejará desatendidas.

Lo que la vieja Europa está permitiendo que ocurra con los refugiados no sólo es un delito contra los Derechos Humanos, los dirigentes europeos deberían ser juzgados por crímenes contra la Humanidad.

Extracto de la entrevista a la periodfista Palkoma Aznar, publicada por Sincronía, una sola Humanidad

Dos estudiantes contra la desaparición de la asignatura de Filosofía

Adrián Astudillo y Enrique Estrade son dos alumnos de bachillerato de un colegio madrileño que un buen día decidieron alzar la voz y dar su opinión sobre la desaparición de la asignatura de Filosofía de su currículum escolar. Ambos escribieron sendas cartas al director de su centro dirigidas en realidad a un “quién corresponda”. Sincronía.org les ha entrevistado para conocer más de cerca las razones de estas cartas y además pulsar la opinión de dos jóvenes y activos estudiantes sobre nuestro sistema educativo. Estos son los enlaces a ambas entrevistas.

Adrian Astudillo page Voces

Adrián Astudillo: “Se controla y prepara a las generaciones jóvenes, de una forma terroríficamente deliberada, para encajar allá donde se les desee. Por desgracia, esto significa crear ganado. Se busca impartir una enseñanza que limite e iguale, castigando a todo aquel que destaque entre la multitud. Como Rousseau planteaba, la sociedad se cambia mediante la educación”.

http://www.sincronia.org/voces/adrian-astudillo-estudiante-2/

 

Enrique Estrade Page Voces

Enrique Estrade: “La educación española necesita un nuevo enfoque para conseguir que los alumnos muestren interés por lo estudiado, así sí que se formarán buenos trabajadores. Somos la base de la educación y el futuro y tenemos que ser enseñados para resolver esos conflictos. A los alumnos se le tiene que enseñar Justicia y Libertad para que puedan protestar antes las injusticias y tenga la libertad de hacerlo”.

http://www.sincronia.org/voces/enrique-estrade-estudiante/

 

Sincronía, una sola Humanidad

Por un Pacto de Estado en Educación

http://www.sincronia.org/camp/pacto-por-la-educacion/