Propuestas, globos sonda y ocurrencias educativas

aula vacia

A rebufo de la precampaña electoral se disparan las ocurrencias, las propuestas imaginativas y los globos sonda sobre que hacer con la maltrecha educación española. Escolarización obligatoria hasta los dieciocho años, crear un MIR educativo, vincular los salarios de los profesores a su rendimiento pedagógico, grabar a los profesores en clase para hacer un seguimiento y evaluación de su capacidad e implicación, son algunas de las propuestas más llamativas que han captado la atención de los medios de comunicación.

En los prolegómenos de la campaña electoral más reñida de nuestra historia reciente, el debate sobre educación ha conseguido hacerse un hueco en los titulares de prensa y las declaraciones políticas, cosa que tiene su mérito en medio de la avalancha de soberanismos, corrupciones, violencia machista, oleadas de refugiadops y otras tragedias informativas, lo que también da una idea de la relevancia que ha alcanzado el tema en los últimos tiempos y que lo sitúa en la séptima de la preocupaciones españolas, por detrás del paro, la corrupción, la situación económica, la sanidad, los políticos y los problemas de índole social, según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas.

Análisis y opiniones como los del monográfico de otoño de eldiario.es, titulado ‘La importancia de la educación’, o artículos como ‘Elogio del conocimiento’, publicado por el escritor Antonio Muñoz Molina en el número de noviembre de la revista Tinta Libre, unidos a la campaña viral sobre la regulación de los deberes escolares, han colocado bajo los focos el gran debate sobre el futuro de nuestro sistema educativo, pero por el momento el resultado se limita al lanzamiento de ideas generales, cuando no ocurrencias, propuestas más o menos epatantes y la habitual ausencia de intercambio de ideas, propuestas meditadas y apuesta por el diálogo social entre todos los sectores implicados.

Los próximos cuatro años nuestro país se juega muchas cosas, entre ellas, y en situación de prioridad y urgencia, su propio futuro como sociedad desarrollada, para el que es imprescindible un nuevo sistema pedagógico estable, flexible y que responda a los retos de la nueva sociedad de la información.

Conoce nuestra campaña por un PACTO DE ESTADO EN EDUCACIÓN

Sincronía, una sola Humanidad.