Aprobar o prender: una propuesta para el estudio útil

20150902105315-aprobar-o-aprender--web

El autor, Enrique Bono Santos, cuestiona el nivel de calidad del aprendizaje actual de los jóvenes, y pone sobre la mesa las mayores deficiencias de las didácticas actuales y del propio sistema educativo, atendiendo a los más recientes estudios y a los descubrimientos de la Neurociencia cognitiva.cientes estudios y a los descubrimientos de la Neurociencia cognitiva.

En base a sus investigaciones, compartidas y reflexionadas con los docentes y puestas en práctica con jóvenes estudiantes, plantea un camino de mejora hacia un aprendizaje de calidad, significativo y eficaz, próximo a un aula experimental.

Aprobar o aprender fue editado por Ediciones Aljibe en 2015. Nosotros lo recomendamos dentro de nuestra campaña de promoción del debate educativo para alcanzar un Pacto de Estado en Educación.

Conoce nuestra campaña

 

Lucy y su grito ancestral contra la violencia machista

recuadro-morado

Hace cuarenta y dos años y un día, un equipo de paleo-antropólogos encontraba en Etiopía el esqueleto fósil de un ejemplar adulto de australopithecus que nos conectaba directamente con un pasado de 3,2 millones de años, cuando el ser humano se irguió sobre sus piernas y comenzó a poblar el planeta. Este famosísimo esqueleto fue bautizado como Lucy por la canción que en aquel momento estaba escuchando el equipo de excavación: «Lucy in the sky with diamonds», de los Beatles. Pero el nombre femenino no era casual. Lucy era una hembra de unos veinte años de edad y poco más de un metro de altura, que caminaba sobre sus patas posteriores y que había parido varios hijos. Si alguna vez ha habido algo parecido a Eva, se llama Lucy.

La casualidad ha hecho coincidir en dos días sucesivos este hallazgo histórico, el 24 de noviembre de 1974, con la celebración del Día Internacional para la Erradicación de la Violencia contra la Mujer, el 25 de este mismo mes, y el balance de esos tres y pico millones de años, tras un largo proceso evolutivo hacia la “civilización”, es cuando menos, muy triste. Una de cada tres mujeres del mundo ha sufrido violencia física o sexual y más de cuatro millones son víctimas de explotación sexual. 133 millones de niñas y mujeres han sufrido mutilación genital. En Europa, la zona más “civilizada” del planeta, una de cada dos mujeres ha sufrido acoso sexual. En España más de 800 mujeres han muerto a manos de sus parejas en los últimos doce años.

Son solo una mínima parte de las cifras de ese maltrato diario que comienza con un insulto, un grito, una falta de respeto y que, en demasiadas ocasiones, acaba en el asesinato, es un cáncer que corroe nuestra sociedad. y que lastra nuestro futuro, que nos mantiene atados a la caverna. Somos capaces de amedrentarnos con el peligro medioambiental, nos solidarizamos con las víctimas de las catástrofes naturales y nos sobresaltamos a diario con las víctimas de la guerra y el terrorismo, pero convivimos a diario con la violencia ejercida contra las mujeres. En el mundo de la revolución informática, en un planeta empequeñecido por la fluidez de la comunicación, la mujer sigue siendo considerada como animal de cría, como una propiedad. El cumplimiento de un presunto “deber conyugal” sigue siendo una excusa para la violación dentro del matrimonio y en muchos países incluso es legal.

La tibieza ante la violencia machista es un complicidad que condena al terror cotidiano a miles de mujeres. La humillación, el desprecio, la discriminación, el ultraje, la coacción y el atropello, son las taras que hay que eliminar empezando por el principio, por la escuela. Cuantos antes comencemos, antes podremos considerarnos realmente “civilizados”. Se lo debemos a todas las Lucys.

Sincronía, una sola Humanidad

Conócenos

Yo soy Malala: la educación como arma

MalalaEsta es la historia de una guerra desigual y heroica, la lucha de una niña afgana de quince años contra el fanatismo y la represión más cruel, armada tan solo con su férrea defensa de su derecho a la educación. La apasionante capacidad de supervivencia de una mujer que se ha convertido en un referente mundial a la hora de valorar la capital importancia de la educación en el desarrollo humano.

En el año 2012 su osadía al enfrentarse a los talibanes los estuvo a punto de costarle la vida cuando le dispararon en la cabeza a quemarropa. El extraordinario periplo de Malala Yousafzai la ha llevado desde un valle remoto en el norte de Pakistán hasta las Naciones Unidas en Nueva York. Se ha convertido en un símbolo global de protesta pacífica y es la persona más joven de la historia en recibir el Premio Nobel de la Paz.

Yo soy Malala fue editado por Alianza Editorial en 2013. Es una recomendación que hacemos dentro de nuestra campaña para el diálogo social que conduzca a un Pacto de Estado en Educación. Conoce la campaña.

 

Saturno no debía criar hijos

Niños refugiados BN

Cuentan que los jóvenes leones macho que se convierten en reyes de la manada lo primero que hacen es matar a las crías engendradas por el viejo macho vencido. Es lo que podríamos calificar literalmente de una salvajada. Una retransmisión a lo crudo de algo así horrorizaría a cualquiera, y sin embargo nos hemos acostumbrado a convivir con informativos en los que diariamente asesinamos a nuestras propias crías ante la mirada de todos los seres humanos de este planeta.

¿Catastrofismo? ¿demagogia? ¿amarillismo? Las cifras hablan por si solas: más de 350 mil niños soldado son torturados y obligados a matar para sobrevivir, cada año un millón de niñas y niños son obligados a prostituirse, más de ciento cincuenta millones trabajan en condiciones de explotación y semiesclavitud, otros ocho millones son directamente esclavos y 17.000 niños mueren cada día por causas que se podrían evitar perfectamente con cosas tan elementales como el acceso a comida suficiente, agua potable y vacunas.

Mirando dentro de casa, uno de cada tres niños españoles vive en situación de pobreza, uno de cada cinco sufre abusos sexuales y maltrato y 40.000 menores sin un hogar viven bajo la tutela del Estado. Y a las puertas de casa, en las fronteras de Europa, cada día se repite la tragedia hasta adormecernos. Niños tragados por el mar ante la mirada de sus padres, niños asfixiados en cajas de camiones, niños enfermos, hambrientos, ateridos de frío cruzando un paisaje hostil a menos de una semana de que el invierno convierta sus vidas en un calvario.

“Todo el mundo habla de paz, pero nadie educa para la paz, la gente educa para la competencia y este es el principio de cualquier guerra. Cuando eduquemos para cooperar y ser solidarios unos con otros, ese día estaremos educando para la paz.” Ha pasado casi un siglo desde que María Montessori lanzó este mensaje a una sociedad tan sorda como la nuestra. Eran también aquellos, tiempos de violencia y fanatismos intolerantes que arrastraron a la humanidad a dos guerras devastadoras. En 1954 la ONU decidió instituir el Día Universal del Niño, que acabó siendo el 20 de noviembre, día de la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos del Niño, en 1959, que supuso básicamente un avance sobre el papel, porque hasta treinta años después esos derechos del niño no fueron de obligado cumplimiento, una obligación que seguimos sin asumir.

¿Catastrofismo? ¿demagogia? ¿amarillismo? Puede que haya algo e todo eso, pero en toda esta retahíla de horrores no hay ni un solo dato inventado. A lo mejor también nos avergüenza un poco nuestro propio fracaso. Quizá esos los miles de niños que morirán hoy nos recuerdan a ese Saturno devorando a su hijo, que tan magistralmente pintó Goya y que representa a la leyenda del hombre que pudo reinar aceptando la condición de no criar hijos. Quizá el Día del Niño no haya mucho que celebrar, pero al menos es una ocasión perfecta para reflexionar sobre la incongruencia del ser humano, capaz de inventarse convenciones que no está dispuesto a respetar.

La solución es fácil: empecemos por no matar a nuestras crías y luego cambiemos el rumbo de este enloquecido planeta empezando por la base, según la receta que nos ofrece el final de la frase de María Montessori: “Cuando eduquemos para cooperar y ser solidarios unos con otros, ese día estaremos educando para la paz”. Y de paz, andamos muy necesitados.

Sincronía, una sola Humanidad

Conoce nuestras campañas

La educación expandida: explorando el futuro

Educacion expandidaCon el subtítulo ‘La educación puede suceder en cualquier momento y en cualquier lugar’, este libro se basa en la información recopilada, las actividades realizadas, la metodología y los procesos utilizados durante un seminario internacional llevado a cabo por Festival ZEMOS98. En él participaron profesores, artistas e investigadores de la innovación social.

En la obra se pueden encontrar fichas de proyectos de Educación Expandida, una entrevista y las crónicas de los talleres realizados en 2009. Además, el libro viene acompañado por el documental “La escuela expandida”, que relata la experiencia vivida en el IES Antonio Domínguez Ortiz (situado en el barrio de las Tres Mil Viviendas de Sevilla) durante el desarrollo del taller de Banco Común de Conocimientos de Platoniq.

Los autores y autoras del mismo son Ruben Diaz, Juan Freire, Brian Lamb, Jesús Martín Barbero, Antonio Lafuente, Michael Wesch, Javier Echeverría Ezponda, Jon Igelmo Zaldívar, Dolors Reig, Mizuko Ito, Pedro Jiménez, Alejandro Piscitelli, Aníbal de la Torre, Juanjo Muñoz, Marta G. Franco, FAAQ, LaFundició y Transductores.

Está editado por ZEMOS98, en colaboración con la Universidad Internacional de Andalucía, el Instituto Andaluz de la Juventud y Fundación Telefónica.

Es una recomendación de Sincronía, una sola Humanidad dentro de nuestra campaña por un Pacto de Estado en Educación

Enlace directo al PDF de la obra

LA IMPORTANCIA DE LA EDUCACIÓN: un monográfico para entender una situación crítica

Revista educacion el diario

El especial de eldiario.es correspondiente al otoñó de 2015 está íntegramente dedicado al análisis de la compleja situación de nuestro sistema educativo y la urgente necesidad de su renovación. A lo largo de ochenta y dos páginas, más de una veintena de periodistas, escritores, especialistas y pedagogos, repasan el estado de la enseñanza en España, con sorpresas sobre su diagnóstico (los niveles educativos no son tan catastróficos como algunos deducen de los informes internacionales), gráficos que ayudan a entender la evolución durante los últimos años y análisis desde diversos enfoques.

Los recortes presupuestarios, que se arrastran nada menos que desde 1985, la imposición de la LOMCE sin el más mínimo consenso, las inquietudes y luchas de los educadores, la situación de la escuela pública, los problemas de la concertada, los cambios producidos por la llegada de la sociedad de la información, son algunos de los puntos principales de este número especial que viene a reflejar el creciente interés y preocupación que la enseñanza produce en la sociedad española.

Recomendamos esta publicación, dentro del debate social necesario para llegar a un gran Pacto de Estado en Educación. Conoce y apoya nuestra compaña: http://www.sincronia.org/camp/pacto-por-la-educacion/

Enlace a la publicación: http://www.eldiario.es/redaccion/Nueva-revista-especial-eldiarioes-Educacion_6_439266103.html