Adios a Jesús Neira, símbolo de la lucha contra la violencia machista y de su perversión mediática

jesus-neira-763x330

Hace siete años un profesor universitario estuvo a punto de perder la vida por defender a una mujer agredida por su pareja. Se llamaba Jesús Neira y su gesto le arruinó completamente la vida. Nunca se recuperó de los golpes que recibió y mientras su nombre se asociaba definitivamente a la lucha contra la violencia machista y recibía homenajes, se acabó enfangando en los lodos de la telebasura y la prensa sensacionalista con declaraciones salidas de tono y enfrentamientos públicos con los protagonistas de aquel suceso, víctima incluida. Fue una de las más desastrosas exhibiciones de las peores práctics de los medios de comunicación en relación con la llamada violencia de género.

Neira falleció en los últimos días de agosto a causa de un derrame cerebral que sufrió en 2010 y que le llevó al olvido mientras la causa que en su día defendió, la lucha contra la violencia machista, se iba enraizando en la sociedad al tiempo que aumentaba la alarma social por el goteo de mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas. La muerte de Neira compartió espacio en numerosos periódicos con la noticia del gesto de dos jóvenes madrileños que impidieron que un hombre siguiese golpeando a su mujer con palo de metal. Aunque en principio el agresor se les enfrentó, por fortuna los dos chavales no siguieron la triste suerte de Neira y salieron bien librados de un gesto que, aunque en esencia sea normal, las circunstancias han convertido en heroico. Una heroicidad que en el caso del profesor universitario le supuso la ruina.

Aunque los gestos mediáticos puedan servir para llamar la atención sobre un problema, en el caso de la violencia machista la heroicidad solitaria debe dar paso a la solidaridad cotidiana con las víctimas y la tolerancia cero con los agresores… y sobre todo, educar a nuestros niños en el respeto, la tolerancia y el amor por la vida, porque en este asunto cobra todo sentido el viejo refrán “más vale prevenir que lamentar”.  Neira fue un ejemplo de como una lacra social, la violencia de género, se puede convertir en un espectáculo morboso, pero su magnífico y condecorado gesto contribuyó a demonizar la violencia doméstica.

Sirva este pequeño homenaje para enviar un mensaje a todas esas mujeres que sufren a diario el terror del maltrato y la humillación: no estáis solas.

Sincronía, una sola Humanidad

http://www.sincronia.org/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s