Aumentan los ricos… y la desigualdad

Indigents_426  Canoso con perro 1

La crisis no afecta a todos por igual. Es más, a algunos incluso les beneficia, y mucho. Desde el año 2008 en España han aumentado los millonarios, cosa que podría parecer una buena noticia sino fuera porque al mismo tiempo han aumentado, de forma tristemente espectacular, los pobres. Dicho en castellano base: los ricos cada día son más ricos y los pobres cada día son más pobres y encima hay muchos más.

Así de claro lo dejan los resultados del Informe sobre Riqueza publicado este miércoles por Capgemini y RBC Wealth Management, dos prestigiosas consultorías internacionales que sostienen que durante los últimos siete años los españoles que tienen más de un millón de dólares (880.000 mil euros) han aumentado en 50.000, mientras que según los propios datos del Instituto Nacional de Estadística, el número de ciudadanos que viven por debajo del umbral de la pobreza ha crecido en casi un tres por ciento, pasando a ser uno de cada cinco.

No hace falta ser un experto en economía y ciencias sociales para deducir que la desigualdad en nuestro país está creciendo hasta límites insoportables. La desigualdad, que es la cara más evidente de la injusticia social, es mucho más que una mera estadística en los informativos; tiene rostro, el de los 2.306.000 niños en situación de pobreza, el de las más de 40.000 personas sin hogar, el del millón y medio de familias que malviven infraviviendas o el del 12 % por ciento de españoles que viven en la pobreza a pesar de tener un trabajo, por citar solo algunos datos aportados tanto por fuentes de las administraciones públicas como por las entidades y ONG que trabajan con los excluidos.

Hace poco más de dos mil años, un sabio griego llamado Mestrio Plutarco afirmaba que el desequilibrio entre ricos y pobres es la enfermedad más antigua y más grave de todas las repúblicas. Después de dos siglos hemos eliminado muchos virus y nos hemos quitado de encima muchas dolencias corporales. Va siendo hora de eliminar la peor epidemia de todas, la de la falta de solidaridad y su consecuencia más grave: la desigualdad sangrante. Puede que suene utópico, pero el fármaco está a nuestro alcance: ponerse en lugar del excluido, no caer en la falsa creencia de que somos inmunes y pensar que cualquier día podemos ser nosotros los que estemos, literalmente, en la calle.

Sincronía, una sola Humanidad
Apoya nuestro proyecto, haz visibles a los excluidos
http://www.sincronia.org/proyecto/ultima-parada-la-calle-documental/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s