Aporofobia: la pobreza como estigma

Indigents_336

Los pobres, los mendigos, son seres estigmatizados, una lacra social, una remora para el sistema de atención pública, unos parásitos que se nutren de ayudas que debería ser para personas productivas. Según las entidades que trabajan con los excluidos, cada día son más los ciudadanos que piensan así y que miran a las personas sin recursos económicos con rechazo y odio, como si fuesen los únicos responsables de esa situación. Este aberrante comportamiento tiene un nombre: aporofobia. La palabra define el odio, la repugnancia y la hostilidad hacia los pobres y los marginados; pero su etimología retrata perfectamente la raíz del asunto: es el miedo a la pobreza, como si ésta fuera una plaga contagiosa y no la mayor expresión de la injusticia social.

La aporofobia tiene su expresión más salvaje en las agresiones a mendigos, más habituales de lo que pudiera parecer en un principio, ya que la mayoría no se denuncian y otras quedan registradas como reyertas entre vagabundos y borrachos. Aunque hace ya un lustro que pasó a engrosar la lista de delitos de odio del ministerio del Interior, la aporofobia sigue aumentando día a día y se ha instalado en el imaginario del odio de los sectores más ultras. Pero en una línea más tenue, esta fobia criminal llega a niveles políticos y de administración pública, como denuncian algunas organizaciones sociales como Cáritas, RAIS Fundación o Fundació Arrels, cuyos voluntarios trabajan directamente con las personas sin hogar y advierten del peligro que suponen noticias sobre creaciones de censos de mendigos, declaraciones sobre la necesidad de “limpiar de indigentes” ciertas zonas de la ciudad o la instalación pública de la llamada “arquitectura urbana disuasoria”, o sea, la instalación de bancos públicos, marquesinas, portales o zonas de parques, inhabitables para los mendigos.

Aunque las estadísticas oficiales hablan de unas 23.000, las entidades y PONG contra la pobreza calculan que el número real ronda las 40.000 personas sin hogar, y más de la mitad han sufrido algún tipo de agresión. A esta situación hay que sumar el millón y medio de familias que malviven en infraviviendas. Según en el Informe Foessa 2014, en España hay cinco millones de ciudadanos en situación de exclusión severa, una cifra trágica pero revisable al alza tras los datos publicados la semana pasada por el Instituto Nacional de Estadística, que advierten que la población en riesgo de pobreza o exclusión social crece hasta el 29 %, insoportablemente cerca de un tercio de la población. Para acabar de ensombrecer este ya de por si negro panorama los últimos datos del INE revelan que dos millones de personas están en riesgo de pobreza pese a tener trabajo y que la tercera parte de estos trabajadores pobres son autónomos y casi medio millón, asalariados a tiempo parcial.

La exclusión social va una paso más allá de la pobreza (habitualmente el penúltimo paso antes de la indigencia) y define un proceso en el que una persona no puede ejercer sus derechos sociales básicos como ciudadano. Porque, un excluido es un ciudadano al que se le han arrebatado de facto sus derechos más elementales y al que algunos pretenden estigmatizar, enviándolo a un limbo de miseria, enfermedad y locura. Por eso es fundamental dar visibilidad al problema, ponerle rosto a la tragedia y luchar con todas las fuerzas contra esa palabra de horrible nombre y espantosas consecuencias: la aporofobia. Desde la Asociación Sincronía, una sola Humanidad queremos aportar nuestro grano de arena con el proyecto “Ultima parada: la calle”, un documental en el que queremos implicar a todos aquellos que quieran facilitar imágenes, dar a conocer su testimonio personal o simplemente apoyar economicamente los modestos costes de su realización.

Gracias
Sincronía, una sola Humanidad
http://www.sincronia.org/proyecto/ultima-parada-la-calle-documental/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s