Curso 2014-2015. Otra oportunidad perdida

Levantando mano clase

El curso escolar se acerca a su fin, exactamente como empezó: con polémicas, desencuentros, protestas y boicots. El primer curso de aplicación de la LOMCE tiene un balance totalmente descompensado, que vendría a ser una forma más elegante de decir negativo. El ultimo aliento en los titulares de prensa es el boicot, la insumisión o el escaqueo puro y duro, llamémosle como queramos, de la mayoría de las comunidades autónomas ante la aplicación de las nuevas pruebas de control, conocidas como la nueva selectividad de la Ley Wert.

Sumergidos en campaña electoral, en la que, por cierto, el debate educativo está relegado a un segundo o tercer plano, no es de esperar que este curso escolar nos de ninguna alegría antes de finalizar. En estos ocho meses se ha hablado mucho de ataques y defensas del sistema público, de imposiciones y de discrepancias sobre enseñanzas religiosas, de eliminaciones de asignaturas humanísticas y creativas, de fracasos escolares y de lamentables resultados de nuestro sistema educativo en los informes realizados por instituciones internacionales como la OCDE.

Pero también se ha hablado, quizá más que nunca, de la imperiosa necesidad de un cambio de nuestro sistema educativo, de que nuestros métodos pedagógicos están más cerca del siglo XIX que del XXI, de la conveniencia de eliminar horarios y exámenes, de que hay que primar la educación emocional e incluso nos hemos ido acostumbrando a palabras como neuroeducación. Los profesores, las AMPAS, los teóricos de la pedagogía y los profesionales implicados en el sistema educativo, pueden discrepar en muchos detalles, pero están de acuerdo en una cosa: por el este camino no vamos a ninguna parte y corremos el resigo de perder el tren del futuro; no solo del futuro de la educación, sino nuestros futuro como sociedad desarrollada.

Hace ya un año y medio pusimos en marcha nuestra campaña para exigir a los partidos políticos un consenso que lleve a un gran Pacto de Estado en Educación. La idea cuenta con el respaldo de una amplia mayoría de la comunidad educativa, pero son pocos los que creen que semejante pacto está cerca o sería posible en el actual panorama político. Pero en su defecto, somos legión quienes hemos emprendido el camino del debate, el diálogo y las propuestas constructivas de consenso. Y esa pulsión social es muy difícil de para. Por eso, a pesar de que este curso que está a punto de acabar ha sido una oportunidad perdida para avanzar en la consecución de un sistema educativo consensuado, estable, duradero y flexible, seguimos convencidos de que cada vez estamos más cerca de conseguirlo.

Si también participas de esta idea, puedes colaborar firmando esta campaña o enviándonos tu opinión.

Sincronia, una sola Humanidad
Por Un pacto de Estado en Educación
http://www.sincronia.org/camp/pacto-por-la-educacion/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s