“El actual sistema educativo no tiene sentido”

Foto EstherEsther Fernández Molero,
Maestra de educación infantil en escuelas públicas de gestión indirecta de la Comunidad de Madrid.

Esther lleva más de 15 años implicada en diferentes acciones voluntarias en relación con el mundo de la infancia. Es madre de dos hijos y está firmemente convencida de que debemos cambiar la forma en la que miramos al niño.

¿Cual es la situación de la enseñanza española? ¿Está tan mal como indican el informe PISA y similares?

Está claro que algo está fallando. Recuerdo perfectamente a Ken Robinson en una de sus charlas de TED Education diciendo: “Si no hay aprendizaje, no hay educación”.  Es tan sencillo como esto, nos debemos plantear porqué tenemos tanto porcentaje de fracaso escolar e incluso de abandono. El sistema tal y como está planteado no está funcionando, la educación no está funcionando. Éste debería ser el verdadero termómetro de un sistema educativo y no solamente los resultados de un informe que, en mi opinión, deja muchos otros aspectos sin “evaluar”.

¿Cual es el principal problema de la educación en nuestro país?

En mi opinión el principal problema es que estamos instalados en un sistema educativo que se concibió en una sociedad, la industrial, en la que había que “capacitar a los ciudadanos” para que se incorporasen de una sociedad rural a las cadenas de producción de una nueva sociedad industrial. En su momento esa fue una realidad social que no tiene nada que ver con la que actualmente tenemos, pero ahí seguimos instaurados, y eso ya no puede funcionar. Nuestros niños y jóvenes viven en un contexto totalmente diferente al que existió cuando se creó el sistema educativo que aún mantenemos… no tiene sentido.

¿Por donde pasan las soluciones para mejorar nuestra enseñanza?

Lo ideal sería que las leyes educativas estuviesen pensadas y desarrolladas por maestros implicados en la educación real, en la que se vive en los centros y en las aulas, que la educación no fuese una moneda de cambio con la que los políticos de turno pudiesen jugar a su antojo. Hay países como Finlandia en los que “está terminantemente prohibido” cambiar las leyes educativas a ninguno de los partidos en el poder. Además, considero fundamental hacer un giro total en cuanto a la concepción de la educación, la infancia y el niño como concepto general. La infancia tiene una gran importancia en el desarrollo de la personalidad de un individuo, esta etapa son los cimientos del desarrollo neuronal del niño. Cualquier cosa no vale, hay que apostar por una educación de calidad. Se debería entender la educación como un “proyecto común en el que la sociedad acompañe a los niños en su proceso de crecimiento y aprendizaje”. Un proyecto de responsabilidad compartida entre todos los agentes que influyen en la educación de los que serán los ciudadanos del futuro, esos que conformarán nuestra sociedad.
Está en nuestras manos hacer de nuestros niños ciudadanos críticos, que se planteen las cosas, que quieran cambiar aquellas que no funcionan o no les convencen y que tengan la creatividad y la capacidad para encontrar soluciones y poder realizar esos cambios. Si le damos la oportunidad a los niños de asentar los cimientos de su vida con una educación de calidad, habrá muchas más posibilidades de que la sociedad tienda a cambiar para convertirse en una sociedad más crítica, con capacidad de reflexión y capaz de promover los cambios necesarios en pro del bienestar común.

¿Hasta que punto es importante lograr un consenso educativo? 

Es fundamental. La educación es un derecho de los ciudadanos, debería ser intocable. Si se llegase a un consenso educativo en el que realmente se encontrasen las pautas a seguir para una reforma de calidad en la enseñanza en la que el centro sea el alumno, deberíamos blindarlo para así poder llevar a cabo un proyecto conjunto en el que todos remásemos en la misma dirección. Mientras esto no sea posible, mucho me temo que la educación, como muchos otros derechos, va a seguir siendo un juguete más que mover de un lado para otro en función de los intereses de unos pocos.

¿Hemos tenido siete leyes de educación desde la transición ? ¿Como afecta eso a la calidad de la enseñanza?

Las leyes de educación cambian continuamente dando como resultado un ir i venir de teorías sobre lo que es importante en educación dejando completamente de lado lo que de verdad importa como es tener al alumno como eje principal de los aprendizajes. No digo que en algún momento hayamos estado cerca, pero la realidad es que con estas leyes educativas fundamentalmente lo que se pretende es “crear” productos a gusto del consumidor (padres) o según las necesidades del mercado (sociedad), habría que plantearse si realmente el sistema educativo que tenemos es el que el sistema quiere que tengamos… ciudadanos adiestrados que no tengan la capacidad de ser críticos y cuestionarse si las cosas son susceptibles de mejora.

¿Cual debe ser el papel de los padres en el proceso educativo? ¿La escuela es un sitio donde se educa o donde se enseña?

El papel de los padres en el proceso educativo es fundamental. El modelo principal de valores, pautas de conducta, intereses etc, es la familia. El niño se encuentra en el centro de un triángulo formado por la escuela , la familia y la comunidad en la que vive, los padres deben realizar un esfuerzo conjunto con el resto de los agentes implicados en la educación de los niños ya que todos tienen el mismo objetivo. La escuela es un lugar en el que se educa, la palabra enseñar en mi opinión va unida al papel de “adulto que todo lo sabe” como un mero transmisor de conocimientos en el que el alumno tiene un papel pasivo. En la escuela el alumno debería tener un papel activo en sus aprendizajes teniendo a su lado a un adulto que le acompañe en ese proceso y le ayude a desarrollar al máximo sus capacidades. La educación no solamente depende del maestro, ni de la escuela como ya he comentado anteriormente… es un proyecto de todos.

¿Como han afectado los recortes en educación a la calidad de la enseñanza?

Creo que de muchas formas pero fundamentalmente en dos aspectos: hay menos recursos humanos y materiales. Los segundos se pueden suplir con mucha creatividad pero los primeros son fundamentales. No podemos tener una buena calidad educativa si no le damos verdadera importancia a los maestros. El papel del maestro es fundamental, y que su figura sea reconocida tanto a nivel político como social, es básico para mantener una buena calidad, para que estos maestros tengan la posibilidad de formarse continuamente, de innovar, de replantearse procesos y metodología para adaptar los procesos educativos a los cambios sociales. Además, que se retiren ayudas económicas a estudiantes repercute en el acceso equitativo a la educación, ya no hay igualdad de condiciones para todos nuestros niño y jóvenes en lo que a la educación se refiere.

¿Qué parte de responsabilidad recae en los educadores? ¿Son víctimas del sistema?

Los educadores y los maestros tenemos gran parte de poder en nuestras manos. No nos podemos escudar en que el sistema no permite ciertos cambios ya que en nuestro entorno cada centro, cada educador puede tener una propia identidad educativa. Es cierto que llevarlo a cabo es realmente difícil si no existen los medios y el apoyo necesario que te ayude a comenzar movimientos más grandes. Si nos consideramos víctimas nunca vamos a hacer nada por comenzar un cambio, hay muchos profesionales muy implicados y convencidos que otra forma de educar es posible. Todo es una cuestión de actitud.

Hace años que se habla de perdida de autoridad del profesorado ¿Qué sería necesario para recuperar el respeto?

Creo que es un tema de conciencia social. Estamos viviendo en los últimos años varias crisis y una de ellas es la de los valores. Socialmente vivimos inmersos en el fenómeno de la individualización. Solo nos importa lo que nos pase a nosotros, sin tener muy en cuenta lo que le pase al de al lado y esto se generaliza a nuestras relaciones sociales y emocionales. En la educación se han vivido situaciones en las que se entendía a los centros educativos como comercios de los que los padres debían recibir un producto perfecto, en algunas ocasiones casi nos veían como el enemigo. Hay que entender que los maestros y los centros educativos somos un pilar más pero no los únicos responsables de este proceso. En todo este tiempo personalmente pienso que la figura del maestro se ha desvalorizado socialmente y algunos profesionales a demás se lo han creído de verdad. Sería necesario recuperar la importancia y el respeto que se le da al profesorado como profesionales formados y preparados que acompañan a nuestros jóvenes en su desarrollo, siendo para muchos de ellos un modelo a seguir.

¿Cuales son los retos educativos del nuevo siglo? ¿Hemos incorporado adecuadamente las nuevas tecnologías?

Las nuevas tecnología están muy bien, son un recurso más al alcance de la mano pero no sirven de nada si no ponemos en enfoque en entender y sacar el máximo partido del individuo que las maneja. En mi opinión el reto está en educar en base a las inteligencias múltiples, en creer en el potencial de cada uno de los individuos y ayudarle a desarrollarlo al máximo de sus capacidades, en individualizar los aprendizajes y evitar las estandarizaciones, dejar de evaluar con números y comprender que cada persona tiene una capacidad diferente y eso no le hace mejor ni peor que el de al lado. Vivimos en un entramado de diferentes perfiles sociales en el que todos nos necesitamos a todos ,sino esto no funciona.

Sincronia.org mantiene en marcha la campaña

POR UN PACTO DE ESTADO EN EDUCACIÓN

Firma y difunde esta campaña

http://www.sincronia.org/camp/pacto-por-la-educacion/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s