La economía de las personas

Sin techo con perroSeis empresas españolas del IBEX, el indice bursatil español, ganaron el año pasado 20.133,5 millones de euros y los expertos economistas han lanzado las campanas al vuelo de la recuperación económica, cosa de la que nos congratularíamos todos si no fuese por las sombras que empañan notición. Y es que resulta que mientras que los beneficios de las 34 empresas punteras del IBEX, o sea, las más importantes del país, aumentaron un 36% sus beneficios en 2013, esas mismas empresas redujeron sus plantillas en 120.809 personas en el segundo semestre del año.

Las empresas con más beneficios fueron Telefónica, Banco de Santander, Inditex, BBVA y Gas Natural Fenosa, que ganaron por encima de los mil millones cada una y que repartieron sustanciosos dividendos a sus socios, mientras los que pagaban sus servicios cada vez tenían más problemas para pagar los recibos y llegar a fin de mes.

Para un lego en economía siempre resultan difíciles de entender estos desajustes, que a buen seguro tienen una explicación numérica, estadística y contable. Pero es inevitable preguntarse: ¿ no estaremos sustituyendo la economía de las personas por la economía de los números?, ¿no estaremos convirtiendo a las personas excluidas del sistema en fríos datos contables? Algo falla cuando organizaciones como Cáritas, poco sospechosa de ser antisistema, insiste año tras año en el que aumenta el número de pobres, la cantidad de gente sin hogar, las familias que tienen problemas para cuidar debidamente a sus hijos y los niños que sólo comen adecuadamente en el comedor del colegio… los que tienen beca, mientras los famosos brotes verdes afloran en el parquet de la bolsa.

Dice el refrán que nada es verdad ni es mentira, que todo es del color del cristal con que se mira. Pero en el caso de la recuperación el color del cristal no puede ocultar en ningún caso una realidad incuestionable: tan importante como el ‘cuando’ saldremos de la crisis, es el ‘cómo’ saldremos de ella.

Sincronia, una sola Humanidad.

http://www.sincronia.org/

“El actual sistema educativo no tiene sentido”

Foto EstherEsther Fernández Molero,
Maestra de educación infantil en escuelas públicas de gestión indirecta de la Comunidad de Madrid.

Esther lleva más de 15 años implicada en diferentes acciones voluntarias en relación con el mundo de la infancia. Es madre de dos hijos y está firmemente convencida de que debemos cambiar la forma en la que miramos al niño.

¿Cual es la situación de la enseñanza española? ¿Está tan mal como indican el informe PISA y similares?

Está claro que algo está fallando. Recuerdo perfectamente a Ken Robinson en una de sus charlas de TED Education diciendo: “Si no hay aprendizaje, no hay educación”.  Es tan sencillo como esto, nos debemos plantear porqué tenemos tanto porcentaje de fracaso escolar e incluso de abandono. El sistema tal y como está planteado no está funcionando, la educación no está funcionando. Éste debería ser el verdadero termómetro de un sistema educativo y no solamente los resultados de un informe que, en mi opinión, deja muchos otros aspectos sin “evaluar”.

¿Cual es el principal problema de la educación en nuestro país?

En mi opinión el principal problema es que estamos instalados en un sistema educativo que se concibió en una sociedad, la industrial, en la que había que “capacitar a los ciudadanos” para que se incorporasen de una sociedad rural a las cadenas de producción de una nueva sociedad industrial. En su momento esa fue una realidad social que no tiene nada que ver con la que actualmente tenemos, pero ahí seguimos instaurados, y eso ya no puede funcionar. Nuestros niños y jóvenes viven en un contexto totalmente diferente al que existió cuando se creó el sistema educativo que aún mantenemos… no tiene sentido.

¿Por donde pasan las soluciones para mejorar nuestra enseñanza?

Lo ideal sería que las leyes educativas estuviesen pensadas y desarrolladas por maestros implicados en la educación real, en la que se vive en los centros y en las aulas, que la educación no fuese una moneda de cambio con la que los políticos de turno pudiesen jugar a su antojo. Hay países como Finlandia en los que “está terminantemente prohibido” cambiar las leyes educativas a ninguno de los partidos en el poder. Además, considero fundamental hacer un giro total en cuanto a la concepción de la educación, la infancia y el niño como concepto general. La infancia tiene una gran importancia en el desarrollo de la personalidad de un individuo, esta etapa son los cimientos del desarrollo neuronal del niño. Cualquier cosa no vale, hay que apostar por una educación de calidad. Se debería entender la educación como un “proyecto común en el que la sociedad acompañe a los niños en su proceso de crecimiento y aprendizaje”. Un proyecto de responsabilidad compartida entre todos los agentes que influyen en la educación de los que serán los ciudadanos del futuro, esos que conformarán nuestra sociedad.
Está en nuestras manos hacer de nuestros niños ciudadanos críticos, que se planteen las cosas, que quieran cambiar aquellas que no funcionan o no les convencen y que tengan la creatividad y la capacidad para encontrar soluciones y poder realizar esos cambios. Si le damos la oportunidad a los niños de asentar los cimientos de su vida con una educación de calidad, habrá muchas más posibilidades de que la sociedad tienda a cambiar para convertirse en una sociedad más crítica, con capacidad de reflexión y capaz de promover los cambios necesarios en pro del bienestar común.

¿Hasta que punto es importante lograr un consenso educativo? 

Es fundamental. La educación es un derecho de los ciudadanos, debería ser intocable. Si se llegase a un consenso educativo en el que realmente se encontrasen las pautas a seguir para una reforma de calidad en la enseñanza en la que el centro sea el alumno, deberíamos blindarlo para así poder llevar a cabo un proyecto conjunto en el que todos remásemos en la misma dirección. Mientras esto no sea posible, mucho me temo que la educación, como muchos otros derechos, va a seguir siendo un juguete más que mover de un lado para otro en función de los intereses de unos pocos.

¿Hemos tenido siete leyes de educación desde la transición ? ¿Como afecta eso a la calidad de la enseñanza?

Las leyes de educación cambian continuamente dando como resultado un ir i venir de teorías sobre lo que es importante en educación dejando completamente de lado lo que de verdad importa como es tener al alumno como eje principal de los aprendizajes. No digo que en algún momento hayamos estado cerca, pero la realidad es que con estas leyes educativas fundamentalmente lo que se pretende es “crear” productos a gusto del consumidor (padres) o según las necesidades del mercado (sociedad), habría que plantearse si realmente el sistema educativo que tenemos es el que el sistema quiere que tengamos… ciudadanos adiestrados que no tengan la capacidad de ser críticos y cuestionarse si las cosas son susceptibles de mejora.

¿Cual debe ser el papel de los padres en el proceso educativo? ¿La escuela es un sitio donde se educa o donde se enseña?

El papel de los padres en el proceso educativo es fundamental. El modelo principal de valores, pautas de conducta, intereses etc, es la familia. El niño se encuentra en el centro de un triángulo formado por la escuela , la familia y la comunidad en la que vive, los padres deben realizar un esfuerzo conjunto con el resto de los agentes implicados en la educación de los niños ya que todos tienen el mismo objetivo. La escuela es un lugar en el que se educa, la palabra enseñar en mi opinión va unida al papel de “adulto que todo lo sabe” como un mero transmisor de conocimientos en el que el alumno tiene un papel pasivo. En la escuela el alumno debería tener un papel activo en sus aprendizajes teniendo a su lado a un adulto que le acompañe en ese proceso y le ayude a desarrollar al máximo sus capacidades. La educación no solamente depende del maestro, ni de la escuela como ya he comentado anteriormente… es un proyecto de todos.

¿Como han afectado los recortes en educación a la calidad de la enseñanza?

Creo que de muchas formas pero fundamentalmente en dos aspectos: hay menos recursos humanos y materiales. Los segundos se pueden suplir con mucha creatividad pero los primeros son fundamentales. No podemos tener una buena calidad educativa si no le damos verdadera importancia a los maestros. El papel del maestro es fundamental, y que su figura sea reconocida tanto a nivel político como social, es básico para mantener una buena calidad, para que estos maestros tengan la posibilidad de formarse continuamente, de innovar, de replantearse procesos y metodología para adaptar los procesos educativos a los cambios sociales. Además, que se retiren ayudas económicas a estudiantes repercute en el acceso equitativo a la educación, ya no hay igualdad de condiciones para todos nuestros niño y jóvenes en lo que a la educación se refiere.

¿Qué parte de responsabilidad recae en los educadores? ¿Son víctimas del sistema?

Los educadores y los maestros tenemos gran parte de poder en nuestras manos. No nos podemos escudar en que el sistema no permite ciertos cambios ya que en nuestro entorno cada centro, cada educador puede tener una propia identidad educativa. Es cierto que llevarlo a cabo es realmente difícil si no existen los medios y el apoyo necesario que te ayude a comenzar movimientos más grandes. Si nos consideramos víctimas nunca vamos a hacer nada por comenzar un cambio, hay muchos profesionales muy implicados y convencidos que otra forma de educar es posible. Todo es una cuestión de actitud.

Hace años que se habla de perdida de autoridad del profesorado ¿Qué sería necesario para recuperar el respeto?

Creo que es un tema de conciencia social. Estamos viviendo en los últimos años varias crisis y una de ellas es la de los valores. Socialmente vivimos inmersos en el fenómeno de la individualización. Solo nos importa lo que nos pase a nosotros, sin tener muy en cuenta lo que le pase al de al lado y esto se generaliza a nuestras relaciones sociales y emocionales. En la educación se han vivido situaciones en las que se entendía a los centros educativos como comercios de los que los padres debían recibir un producto perfecto, en algunas ocasiones casi nos veían como el enemigo. Hay que entender que los maestros y los centros educativos somos un pilar más pero no los únicos responsables de este proceso. En todo este tiempo personalmente pienso que la figura del maestro se ha desvalorizado socialmente y algunos profesionales a demás se lo han creído de verdad. Sería necesario recuperar la importancia y el respeto que se le da al profesorado como profesionales formados y preparados que acompañan a nuestros jóvenes en su desarrollo, siendo para muchos de ellos un modelo a seguir.

¿Cuales son los retos educativos del nuevo siglo? ¿Hemos incorporado adecuadamente las nuevas tecnologías?

Las nuevas tecnología están muy bien, son un recurso más al alcance de la mano pero no sirven de nada si no ponemos en enfoque en entender y sacar el máximo partido del individuo que las maneja. En mi opinión el reto está en educar en base a las inteligencias múltiples, en creer en el potencial de cada uno de los individuos y ayudarle a desarrollarlo al máximo de sus capacidades, en individualizar los aprendizajes y evitar las estandarizaciones, dejar de evaluar con números y comprender que cada persona tiene una capacidad diferente y eso no le hace mejor ni peor que el de al lado. Vivimos en un entramado de diferentes perfiles sociales en el que todos nos necesitamos a todos ,sino esto no funciona.

Sincronia.org mantiene en marcha la campaña

POR UN PACTO DE ESTADO EN EDUCACIÓN

Firma y difunde esta campaña

http://www.sincronia.org/camp/pacto-por-la-educacion/

“El informe Pisa no evalúa la realidad de la enseñanza española”

Eva Antequera,

Jefa de estudios y maestra de educación especial

del Colegio Sant Jordi de Montmeló.

¿Cuál es la situación de la enseñanza española? ¿Está tan mal como indican el informe PISA y otro similares?

El informe PISA sitúa en un nivel bajo la enseñanza española respecto a otros países europeos. Es cierto, que la evolución de la enseñanza ha pasado de priorizar un aprendizaje memorístico a un aprendizaje significativo y fuCamera 360ncional, en el que la información no se almacena en la cabeza si no que se aprende a utilizar los recursos personales, materiales y técnicos para conseguir información, respetando los procesos madurativos y personales de cada individuo. El informe PISA mide el grado de conocimiento de los alumnos, no su nivel competencial. Por lo tanto, no evalúa la realidad de la enseñanza española. Por otro lado, compara los resultados con otros países europeos en los que sus gobiernos priorizan la educación como una inversión de futuro, aportando los recursos personales y económicos necesarios para una formación de calidad para sus futuros ciudadanos.

¿Cuál es el principal problema de la educación en nuestro país?

En primer lugar, España ha sufrido un continuo cambio de leyes educativas en pocos años. Cada ley aportó novedades en contenidos, en organización, en metodología … todo ello bien planteado y justificado, y en momentos económicamente estables, hasta se formaba a los profesionales para sumergirlos en el nuevo sistema. Se olvidó que para aplicar una nueva ley educativa no sólo es necesario aprobarla legalmente, implica el trabajo, el cambio de estructura, la redacción de nuevos documentos, aprender nuevas estrategias por parte de los docentes, entre otras miles de cosas. Por otro lado, cada ley requiere unos costes económicos que crearan la base de la futura sociedad de nuestro país, según el partido político que gobierne en ese momento, por supuesto. Así tenemos leyes que regulan la atención a la diversidad, la inclusión en los centros ordinarios de alumnos con necesidades educativas especiales, la prioridad de la enseñanza de lenguas extranjeras… que implican la dotación de más personal en los centros y más recursos económicos, pero con el tiempo y los recortes nos hemos quedado con los alumnos y sin los recursos para poder atenderlos según sus necesidades, en deterioro no solo de éste tipo de alumnado si no repercutiendo en el resto de niños y niñas.

¿Por dónde pasan las soluciones para mejorar nuestra enseñanza?

Hay varios aspectos que favorecerían la mejora de la enseñanza: Formación universitaria de calidad: todos los docentes coincidimos que la mejor formación para realizar nuestro trabajo la adquirimos en la propia escuela, siempre que se haya tenido un buen modelo. Actualmente este aspecto ha mejorado en cuanto a la duración de la formación. La relación entre la familia y la escuela: la imagen de la escuela y de los maestros no es positiva. En esta profesión nos encontramos con un “público” que en algún momento de su vida pasó por una escuela adquiriendo sus propias experiencias, condicionando las opiniones o interpretaciones de las actuaciones de los docentes respecto a su hijo o hija. La confianza y el apoyo de las familias a los profesores y tutores de sus pequeños es básica para la motivación de estos frente al aprendizaje, esto no implica que un padre esté siempre de acuerdo que la actuación del docente. Los recursos personales en los centros docentes: se necesitan personas en los centros para ganar tiempo. Es decir, ser maestro de primaria implica que de la jornada laboral en el centro se disponga de 5 horas de trabajo personal a la semana, entre las que se incluye atender a las familias, programar las sesiones, coordinarse en ciclo, trabajar para mejorar la línea del centro, organizar las actuaciones semanales, buscar recursos para nuestros alumnos, formarse (cuando se permite hacerlo en horario de permanencia en el centro),etc. El resto de horas se dedican al aula atendiendo directamente a los alumnos. Yo no imagino a un cocinero dando de comer a sus comensales durante cinco horas teniendo solo una para comprar, cocinar y lavar los platos. En el momento que se dispone de más personas para atender a nuestros alumnos el profesorado tiene tiempo de coordinarse, hablar de pedagogía, formarse, compartir experiencias, compartir metodologías, innovar, programar, preparar actividades motivadoras… en resumen, tiempo para pensar y aplicar una enseñanza de calidad.

¿Cuáles son los principales retos educativos del nuevo siglo?

Las últimas tendencias educativas nos están volviendo a los inicios de la democracia. Se culpa a las nuevas pedagogías más constructivistas y significativas como poco productivas, sin ser ellas mismas las que no funcionaron si no el modo en el que se aplicaron. Últimamente se vuelve a dar importancia a los resultados de las pruebas de conocimientos, como el informe PISA. Se insiste en la introducción de las nuevas tecnologías, como herramienta para dar respuesta a la sociedad en la que vivimos. Hace dos días (literalmente) estábamos hablando de competencias básicas, es decir la formación de los pequeños en cuanto al uso y conocimiento de sus propios recursos y capacidades para resolver situaciones de la vida cotidiana. A los docentes nos preocupa e indigna que trabajando en esta línea se apliquen pruebas tipo PISA que no responden al actual sistema educativo. El actual gobierno apuesta por una nueva ley que anula toda la capacidad creativa de los más pequeños, creyendo que son simples botes que hay que llenar de contenidos. En cambio, nos encontramos en un momento social donde la creatividad es y será nuestra mayor herramienta de supervivencia. Las nuevas profesiones pasan por “inventarse” como ganarse uno la vida. Construir una sociedad implica pensar, aplicar un criterio propio y actuar , y eso solo se puede conseguir desarrollando la creatividad.

¿Hemos incorporado adecuadamente las nuevas tecnologías al ámbito escolar?

La escuela siempre irá por detrás de las nuevas tecnologías. Las dotaciones de material y las formaciones de los docentes nunca estarán al nivel que se utilizan en la sociedad. Es importante diferenciar que los alumnos saben cómo funcionan las “maquinitas” pero la escuela tiene la responsabilidad de enseñar su uso. Eso implica que no solo hay que saber dónde encontrar la información, hay que saber extraerla, seleccionarla y saber qué hacer con ella.

¿Hasta qué punto es importante lograr un consenso educativo? ¿Hoy por hoy es posible ese consenso? El consenso educativo sería básico para la estabilidad educativa. El gobierno debería velar por una educación que fuera en beneficio del país, no de su partido político en concreto y de su campaña electoral. Es difícil imaginar en estos momentos que los distintos partidos políticos se sienten a consensuar una política educativa, en primer lugar porque los partidos no están luchando por un país mejor sino por su propio poder y las campañas se construyen en base a las críticas respecto a lo que hacen o no hacen los demás partidos. Las propias palabras “el partido de la oposición” lo dicen todo.

¿Cuál debe ser el papel de los padres en el proceso educativo? ¿La escuela es un sitio donde se educa o donde se enseña?

La familia educa y la escuela forma. Aunque la teoría sea ésta, la familia y la escuela deben educar y formar, porque ambos conceptos van estrechamente relacionados. Es cierto, que para que la formación de un niño o niña sea integral es básica la corresponsabilidad de ambas. Como se ha dicho anteriormente, los padres y madres en algún momento de su vida han sido alumnos y tienen un conocimiento de cómo es un centro educativo por dentro, des del punto de vista de un alumno. A veces, esto es beneficioso y a veces no. Cuando un padre tuvo una mala experiencia, teniendo en cuenta que la educación en su momento era muy distinta, siempre verá el centro educativo y la opinión de los docentes como una amenaza o una crítica a su pequeño. Independientemente de las experiencias personales los padres debemos ser capaces de escuchar y aceptar las valoraciones que nos hagan los maestros de nuestros hijos. Posiblemente no los conocerán tanto como nosotros mismos pero hay que entender que también pasan muchas horas y “lidian” con todos ellos. Aceptando por otro lado, que la actuación de nuestros hijos es autónoma y aprenden a comportarse en los distintos sitios según se les exige, como hacemos todos los adultos. Hay que destacar que la familia y el centro tienen que ir bajo una misma directriz, eso no quiere decir que siempre se esté de acuerdo, pero es muy importante que el alumno-hijo sienta la presión coordinada por parte de los dos sectores, sin fisuras.

¿Qué parte de responsabilidad recae en los educadores? ¿Son víctimas del sistema?

Para responder a esta pregunta hay que introducir el concepto de “vocación” y seguir con el ejemplo de los restaurantes. En el primer restaurante un cocinero trabaja las horas contratadas y se va a casa sin pensar qué cocinará mañana porque ya lo tiene en el menú que creó cuando se abrió el restaurante. En el segundo, el cocinero trabaja sus horas pero le gusta innovar y en casa busca información para crear nuevos platos para el menú, pero como no tiene tiempo para hacerlos en sus horas de trabajo porque tiene muchos clientes cada día, sus nuevas ideas se quedan en una carpeta. En el tercer restaurante, un tercer cocinero trabaja sus horas, le gusta innovar y cocinar. Busca nuevos platos y los hace en casa o en el mismo restaurante, para ofrecérselos a sus compañeros al día siguiente y animarlos a introducirlos en el menú. Una vez al año se queda durante 60 horas seguidas o más en el restaurante para preparar varios nuevos menús para todo el año. Y todos ellos, cobrando lo mismo, por supuesto. ¿Sería justo? ¿Qué restaurante tendrá más éxito? En la escuela encontramos todo tipo de maestros y todo tipo de implicaciones. Nuestra “vocación” nos lleva a ir de colonias, a corregir, programar y preparar material fuera del horario laboral. El sistema nos conduce a funcionar como el primer y segundo cocinero, pero es nuestra responsabilidad y vocación que la escuela funcione con unos profesionales que se dedican en cuerpo y alma. El gobierno no lo pone fácil, recorta, elimina recursos y degrada el criterio pedagógico de los propios maestros. Por tanto, por supuesto que los docentes somos responsables y victimas a la vez. Y mi pregunta es: ¿Es justo?

El pacto educativo debe partir de la generosidad de centrarse en lo que nos une y dejar fuera las reclamaciones sectoriales

OLYMPUS DIGITAL CAMERAManel Perelló, del Cercle per a l’Educació, plataforma balear en favor de un pacto en Educación.  

¿Como surge la iniciativa de alcanzar un pacto educativo en Baleares?

En todas las comunidades autónomas y en cualquier lugar del país no hay entidad de la comunidad educativa que no haya manifestado la necesidad de un pacto educativo. En Baleares no somos una excepción. El hecho es que yo pude aprovechar el prestigio adquirido como fundador y presidente durante muchos años de la Asociación de Directores para contactar con los padres de la escuela pública y con el resto de entidades. Paralelamente, invitado por el Cercle d’Economia a hacer de ponente sobre algunos temas educativos, acabé de socio del mismo Cercle y de responsable del área de educación. Al final, entre las asociaciones de padres de la escuela pública (Coapa), la concertada (Escola Catòlica), el Cercle d’Economia y la Asociación de Directores, fundamos las bases de un pacto social que finalmente consiguió la adhesión de hasta 30 entidades.

¿En que punto se encuentra esa iniciativa y que acogida ha tenido?

Presentamos un documento antes de las elecciones del 2011 para que fuera firmado por los partidos políticos. Solo lo firmó el Partido Popular y algún partido de centro y nacionalista que finalmente no entró en el parlamento. El PP no ha cumplido con lo que firmó y, por ello, lo hemos denunciado públicamente y suspendido nustra colaboración con el gobierno. Asismismo hemos denunciado que el resto de partidos todavía no se ha comprometido con nuestro documento. Ahora estamos revisando y ampliando nuestras propuestas. Una vez acabado, en mayo, procuraremos ampliar el número de entidades y luego nos dirigiremos de nuevo a los partidos. Hay elecciones en 2015 y los programas se cierran en noviembre o diciembre. Para entonces, a través del diálogo, nos hemos de haber puesto de acuerdo con el máximo de partidos para que asuman las propuestas resultantes y sean implementadas indistintamente de quien gobierne.

¿Cuáles son las claves para alcanzar ese pacto?

La cohesión de las principales entidades de la Plataforma, basada en el interés general. Ello parte de la generosidad de centrarse en todo aquello que nos une, y dejar fuera las reclamaciones propias de cada sector, que se tratan en otros foros. La confianza mútua entre los representantes de dichas entidades se ha ido ampliando con el tiempo, lo que nos ha permitido ir superando las múltiples influencias centrífugas, a menudo de origen externo, que se hacen presentes a cada tanto.

¿Considera que el consenso es la única herramienta que puede lograr un sistema educativo estable y perdurable en el tiempo?

Parecería que ha de ser la base, pero hay otro elemento fundamental y que reforzaría dicha estabilidad apaciguando los vaivenes a que se ve sometido el consenso: la profesionalización de la administración

¿Qué medidas concretas contiene su propuesta de pacto para mejorar la educación?

  1. Adoptar la cultura del Análisis de los Resultados –evaluación- en la gestión del sistemaeducativo.

  2. Con el objetivo de asegurar la continuidad de les políticas y medidas que comporten estas iniciativas, es improrrogable la profesionalización de la administración educativa de la Comunidad Autónoma

  3. La adopción de medidas estructurales de impacto directo sobre el éxito escolar del alumnado. Éstas son:

-La autonomía de los centros (entendida como la capacidad de tomar decisiones basadas en un Proyecto) bajo un estricto rendimiento de cuentas.

-El profesorado: conviene modificar los procesos de acceso a las plazas docentes, con el objetivo de facilitar la incorporación de los mejores, y crear una carrera docente y un modelo de promoción basado en el reconocimiento profesional que contribuya, a partir de una mejor práctica docente, a la mejora de la calidad de la enseñanza. Es fundamental, asimismo, dotar de mucha más estabilidad a las plantillas de los centros.

-Profesionalizar y reforzar la función directiva, de liderazgo y autoridad de los responsables de los centros con la finalidad de poder conducir con éxito a la comunidad educativa hacia la consecución de los objetivos de mejora y de excelencia.

-Promover y exigir una mayor implicación de las familias y la sociedad en general, en la educación de los jóvenes y en el trabajo conjunto con el profesorado de los centros.

¿Consideran que ese pacto es extrapolable al resto del Estado?

Es un trabajo arduo, nada fácil. Nosotros intentamos extrapolarlo haciendo llegar a las entidades nacionales (de directores, padres y concertada) a las que pertenecemos nuestro ejemplo y propuestas, pero no conseguimos ni que quedaran para escucharse un día. Seguro que es posible, pero requiere de varios líderes perseverantes y menores fuerzas centrífugas de todo género.

Sincronía, una sola Humanidad.

POR UN PACTO DE ESTADO EN EDUCACIÓN

Firma y difunde esta campaña

http://www.sincronia.org/camp/pacto-por-la-educacion/

Jordi Noguera: Somos una sociedad que ha fracasado en muchos sentidos

CAM00010 - copiaJordi comenzó montando en Barcelona el Centro para Niños Dos de Mayo, un comedor social para menores desfavorecidos y ha acabado al frente de un centro abierto que trata de paliar las carencias de una población infantil que viene de familias desestructuradas, a las que no llega la ayuda pública. Él y sus voluntarios lo mismo dan la merienda a los niños que les ayudan con los deberes o les prestan atención psicológica. Según su propia definición, sus niños no son lo mejor de cada casa, pero cada abrazo suyo, cada sonrisa, es una batalla ganada.

Desde el día a día de este centro, ¿como ves nuestra realidad social?

Hay un discurso oficial de que las cosas ya no están mal, pero te puedo decir que aquí hay niños de familias desahuciadas, de familias que no tienen para el comedor del cole, familias en situaciones muy críticas, y son tanto de aquí como de fuera, incluso te diría que el porcentaje está al 50 por ciento. A mí, cuando oigo las noticias, me da la risa porque no entiendo que estemos viendo brotes verdes cuando yo sigo aquí y cada día me llegan solicitudes nuevas. Me choca un poco la realidad que vivo con lo que oigo, veo que realmente hay deficiencias y cuando las deficiencias ya llegan a los niños creo que entonces es que la crisis es grave, porque se entiende que el menor está protegido por el Estado, etcétera. Si no conseguimos proteger ni a los niños, entiendo que con los adulto ya tiene que ser increíble.

¿Qué ayuda prestáis a los 35 niños que atendéis en el centro?

Las necesidades de los niños que vienen aquí son muy dispares. Básicamente empiezan a venir por una necesidad de alimentación, que es por lo que empieza todo esto, y a partir de ahí pues imagínate lo que pueden necesitar: estamos hablando de ropa, de niños a los que les hacemos directamente la mochila del cole: la libreta, los rotuladores. O sea, hablamos de necesidades muy básicas. También tenemos un servicio de logopedia, que a lo mejor no parece una necesidad tan básica, tan apremiante, pero es costoso y de otra manera no lo harían. Nos encontramos con estas dos realidades, pero en todo caso son todas necesidades muy básicas. Aquí lo que se pretende es ayudar directamente al niño, que pueda merendar, cenar y tener un mínimo de calidad de vida. Eso ya es un desahogo importante para las familias. Esa es la realidad que se vive aquí.

¿Qué te lleva a ti a entrar en este mundo y a hacerlo como voluntario?

Son varios factores que convergen. Básicamente soy un niño con una infancia diferente, por no decir difícil. Mi padre natural no se hace cargo de mí, mi madre tiene 17 años en esa época. Un día mi madre conoce a un hombre, que es mi padre, que me adopta y me ayuda. Después conozco a una de las personas más importantes de mi vida, José María, que es un chico como yo, que viene del mundo de la minusvalía. Decidimos que queremos hacer algo. Pero él fallece y a mí lo único que me queda es llevar a término ese deseo que él tenía. Este proyecto nace un poco en honor a mi padre, un poco en honor a José María, porque me doy cuenta de que a mí me ha ayudado mucha gente y creo que debo devolver parte de esa ayuda. Me lo puedo permitir, entre comillas, porque soy pensionista, he trabajado en la empresa privada, he cobrado un buen sueldo y ahora necesito poco para vivir.

¿Y cómo lo haces?

Este es un proyecto de voluntarios. Yo creo que la gente que tiene la voluntad lo tiene todo. Intento que los voluntarios se sientan tan partícipes como el que más del proyecto. Supongo que esto es lo que acaba creando un equipo, que es como nos gusta llamarnos. He tenido la suerte de encontrar gente que verdaderamente cree y apoya este proyecto. Claro que siempre necesitaríamos más financiación, porque yo tengo aquí unas listas de espera que no me las acabaré nunca.

¿Te sientes respaldado?¿Crees que somos solidarios?

Creo que sí, que la sociedad española es solidaria. La gente de a pie no te pide nada, simplemente te quiere ayudar y lo hace, tanto el voluntario que viene aquí, como el que dona algo de manera altruista, sin pedir nada a cambio. Lo que pasa es que se hace difícil. Si no tienes para ti, tampoco puedes ayudar y así llegamos a esta situación en la que cada uno aporta lo que tiene: tiempo, ganas, habilidades. Algunos me dicen: “es que yo no sé qué hacer”. Pues estate con los niños. Aquí se necesita gente que esté con los niños. Eso es lo que muchos necesitan: un ambiente tranquilo, agradable y distendido.

¿Cómo es un día normal aquí?

Un día aquí es divertido, es agitado, con momentos de enfado, con momentos muy tiernos. Es salir de aquí muy cansado y muy bien. Es salir de aquí diciendo: Bueno, pues a éste le hemos dado de comer, éste ha hecho los deberes… y te vas a casa con una sonrisa. Dicen que un día sin una sonrisa es un día perdido. Pues yo recibo ese beneficio interno cada día. Lo que tenemos aquí no es lo mejor de cada casa, pero un día vivido aquí es un buen día, un día diferente y un día divertido.

¿Tú crees que somos una sociedad fracasada?

Si te digo la verdad, muchas veces pienso que sí. Hemos fracasado en muchos sentidos. Hemos fracasado porque nos estamos peleando por obligar al niño a estudiar en vez de preocuparnos por lo que necesita, por lo que quiero yo que estudies, ahora por el catalán, ahora por el inglés y ahora en vasco, y los problemas de base no los estamos atendiendo. Con lo cual entiendo que sí, que estamos en una sociedad que ha fracasado. Mira: aquí hay 35 niños y con todos ellos la sociedad ha fracasado. Y, además, repetidamente. Yo aquí tengo niños que son usados como armas entre los padres y eso yo no lo concibo. Eso para mí es también un fracaso. Llegar a un nivel en que un niño sea un arma para ser usada contra tu mujer o al revés me entristece muchísimo. Yo tengo que pedir autorización de quién va a venir a buscar a quién, con el DNI y con la autorización de ambos, porque puedo tener problemas.

¿Como mantienes y financias el proyecto?

Hay muchos niños que solo están obteniendo como alimento la comida que les dan en la escuela porque están becados. Y dijimos: “Bueno, como mínimo tienen que tener la cena asegurada”. Ésta era la intención original. A partir de ahí, hemos ido crecido en muchas direcciones, porque las asistentas sociales nos han dicho: “Oye, esto está bien pero lo que necesitaríamos es un espacio de normalización”. Pues oye se ha incluido y ahora nos llamamos Centro Abierto, donde además de comida, ayudamos con los deberes, damos ropa, asistencia personal… Busco todo lo que pueda aportar para ellos, no tengo límites, no me pongo mínimos ni máximo. ¿Ropa aquí? Oye, dámela que entre 35 niños en la situación actual -sea para ellos, sea para sus familias-, seguro que es necesaria. ¿Y juguetes? pues también. ¿Y material escolar? pues también. Es un proyecto global y, sobre todo, es un proyecto vivo, aceptamos todas las sugerencias. Es un proyecto abierto y solo se trata de obtener todo lo posible para estos niños que están en esta situación tan difícil.

Sincronía tiene una campaña activa contra la malnutrición en nuestras escuelas. ¿Quieres conocerla? Este es el enlace directo a nuestra campaña: http://www.sincronia.org/camp/malnutricion-infantil/

La crisis encadena a sus verdugos a las mujeres maltratadas

violenciagenero61El número de denuncias por maltrato ha descendido durante el año pasado con respecto a 2012, lo que no es precisamente una buena noticia porque no significa que el problema esté en vías de solución, sino que las mujeres maltratadas no se atreven a denunciar su caso. La prueba más sangrante, valga la expresión, es que de las 54 mujeres asesinadas por sus parejas y ex parejas el año pasado, sólo once habían presentado denuncias por malos tratos. La ignorancia sobre la ayuda y protección que pueden recibir, un falso complejo de culpa y la crisis económica son las principales causas de este descenso de denuncias, según ha revelado el último informe del Observatorio de Violencia Doméstica y de Género.

De todos estos factores quizá el más preocupante sea el atribuido a la crisis, porque es precisamente el que la Administración y la sociedad pueden solventar si realmente se lo proponen. La mayoría de las mujeres no se pueden ir de casa para poner tierra de por medio con su maltratador por motivos neta y simplemente económicos. En un buen número de casos, el control al que los maltratadores someten a sus parejas las mantiene confinadas en casa sin trabajar, lo que supone que durante muchos años están alejadas del mercado laboral. Cuando por fin la mujer logra salir de la prisión en la que se había convertido su hogar, se encuentra con que los años de alejamiento del mercado laboral la confinan a los últimos puestos de una ya de por sí larguísima cola del paro.

Si a eso se le añade que los recortes han reducido las plazas de las casas de acogida, que se encuentran prácticamente saturadas, y que muchos de los ex maridos maltratadores no tienen trabajo y no pueden pagar la pensión estipulada por la justicia, nos encontramos con un círculo vicioso convertido en trampa infernal en la que muchas mujeres se ven atrapadas, obligadas a soportar los malos tratos y las humillaciones por la sencilla razón de que ni ellas ni sus hijos tienen a dónde ir ni nadie que las apoye.

Por eso es fundamental que, además de dar muestras de indignación y repulsa, nuestra sociedad reaccione de forma solidaria apoyando los proyectos que buscan una salida laboral que permita a las mujeres supervivientes del maltrato integrarse en la sociedad como personas independientes, porque la independencia es el primer y más importante paso para la tan ansiada libertad. Acabar con el maltrato y apoyar a las mujeres supervivientes es una responsabilidad de todos.