Y después de la LOMCE ¿Cuál?

Mercado Libros - copia

La aprobación de la ley Wert con el único apoyo de su partido revela la urgencia de un pacto de Estado en educación

La Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa en España (LOMCE) se aprueba hoy en el Congreso de los diputados con el único apoyo del partido en el gobierno. La nueva ley de educación elaborada en democracia, y van siete, nace entre anuncios de su próxima defunción. Una vez más, profesores y alumnos se verán obligados a seguir un plan educativo que está condenado a no durar más de lo que dure en el gobierno el partido político que la ha elaborado. Una vez más, los profesionales de la enseñanza tendrán que aplicar una ley de corto recorrido que será cambiada de nuevo cuando otra formación política llegue al poder, tal y como han anunciado la práctica totalidad de los partidos que ahora están en la oposición.

Por enésima vez, nuestros representantes parlamentarios han sido incapaces de ponerse de acuerdo para elaborar una ley de educación duradera y eficaz. Otra vez el partido que gobierna ha impuesto su criterio y su mayoría de votos. El uso de la educación como herramienta política ha impedido nuevamente un debate social amplio, en el que participen todos los partidos, todos los agentes sociales y todas las partes implicadas, incluyendo especialmente a los expertos en educación, los profesionales de la enseñanza y los padres de alumnos.

Los reiterados fracasos de las leyes de educación elaboradas por los anteriores gobiernos, sean del signo que han puesto de relieve los distintos estudios internacionales (Informe PISA, PIAAC, etc), plantean la urgencia de llegar a un consenso en esta materia. Estamos por debajo de la media, cuando no a la cola,en niveles de comprensión lectora y matemáticas y nuestra tasa de abandono escolar dobla la media europea.

El único ministro que planteó un pacto de Estado en educación, Ángel Gabilondo,fue desoído por todos y hoy sigue clamando en el desierto de la inteligencia, el mismo sitio donde se escuchan otras voces tan autorizadas como la del catedrático Fernando Vallespín, el profesor Santiago Esteban Frades y un largo etcétera de profesionales y expertos.

La llamada Ley Wert, tiene los días contados, así lo han anunciado desde el PSOE a Compromís-EQUO. La única duda es saber cuánto tardará en ser sustituida por un nuevo proyecto, o sea, cuánto durará el PP en el gobierno. Sea cual sea su duración, lo cierto es que, junto al rechazo que ha suscitado, en los últimos meses ha ido creciendo un clamor popular, una demanda social para que los partidos políticos con representación parlamentaria sean capaces, de una vez por todas, de convocar a todas las partes implicadas y alcanzar un consenso que garantice un sistema educativo a largo plazo, más allá de los vaivenes políticos.

Quizá en el momento de crispación social que vivimos, esta demanda suene a utopía, pero la necesidad y la exigencia de un pacto son más urgentes que nunca y la clase política debe responder a ella. Por el futuro de nuestros niños, por el de todos.

Manuel López Poy

Responsable de Campañas de Sincronia.org

http://www.sincronia.org/camp/pacto-por-la-educacion/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s