Adiós agradecido a Margarita Salas, la científica que venció los prejuicios contra las mujeres y denunció el olvido de la ciencia en España

margarita-salas-1240x640La bioquímica Margarita Salas, es un referente para la ciencia española y en especial para todas las mujeres que dedican su vida a ella. A margarita le tocó el duro trabajo de abrir paso: fue pionera de la biología molecular en España, pionera en marcharse a Estados Unidos para ampliar su formación académica, pionera como referente y mentora de otras científicas y pionera en convertir su investigación en una patente rentable. Fue discípula de Severo Ochoa e inició el desarrollo de la biología molecular en España. Además trabajó como profesora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en el Centro de Biología Molecular Severo Ochoa de Madrid y desde 2003 académica de la RAE. En 2016 se convirtió en la primera mujer en recibir la Medalla Echegaray, otorgada por la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

Falleció ayer, 7 de noviembre de 2019. Nuestro agradecimiento y nuestro homenaje. Gracias y hasta siempre

Sincronía, una sola Humanidad

“Superar la dislexia”. Un libro que puede ayudar a evitar que miles de niños sean excluidos del sistema educativo

portada_superar-la-dislexia_luz-rello_201807061319En España se calcula que unos 600.000 niños tienen dislexia y la mayoría no lo saben. Son lo que la autora del libro Superar la dislexia, Luz Rello, califica como condenados al fracaso escolar sin tan siquiera ser conscientes de ello. Rello, que también fue una niña con dislexia (un problema que ella califica como «una trituradora de niños», ha dedicado varios años de estudio e investigación al tema, cuyo resultado es una obra que trata de poner al alcance de padres y profesionales de la educación todas las herramientas que existen actualmente para combatir la dislexia y ayudar a los niños y niñas a cumplir superarla y sus sueños.

En el libro la autora parte de su experiencia personal, desde sus primeros intentos de afrontar el problema de forma autodidacta, tratando de memorizar las palaras mediante la elaboración de listas y la creación de fichas personales sobre las reglas ortográficas que le permitieron encontrarle al lenguaje su sentido matemáticos y «enamorarse de él», tal y como cuenta en sus entrevistas.

Sus estudios de Lingüística la llevaron a conocer el Procesamiento del Lenguaje Natural, un área de la inteligencia artificial que se dedica al lenguaje y las herramientas del lenguaje que utiliza la informática. Su enorme curiosidad e inquietud y su afán de superación la llevaron a duro un periplo por universidades de Inglaterra y Estados Unidos, que tras superar un sinfín de dificultades le han proporcionado los conocimientos necesarios para elaborar este manual de ayuda para superar un problema que afecta nada más y nada menos que el 10 por ciento de la población española.

Luz Rello es licenciada en Lingüística y doctora en Informática por la Universitat Pompeu Fabra, Ashoka Fellow e investigadora asociada en la Carnegie Mellon University. En 2016 fundó la empresa social Change Dyslexia, desde la que trabaja junto a un equipo interdisciplinar en la detección precoz de la dislexia y ofrece recursos para superar dificultades de aprendizaje que genera.

Superar la dislexia: Una experiencia personal a través de la investigación, ha sido publicado por Ediciones Paidós y es un consejo de Sincronía, una sola Humanidad, dentro de su Campaña por un Pacto de Estado en Educación.

Condenados a morir en soledad

79893_620Un anciana de 78 años fue hallada muerta esta semana en su bañera en el distrito madrileño de Ciudad Lineal, su cadáver estaba momificado desde hacía al menos 14 años y la policía realizó el triste y macabro hallazgo después de que un familiar les llamara diciendo que la echaban de menos. Es difícil comprender que entendían los familiares por echarla de menos después de casi tres lustros sin dar señales de vida, pero desdichadamente no es un hecho sorprendente en esta sociedad de la prisa donde la inmediatez es una exigencia por la que se mide la eficacia de las cosas y las personas. Porque no nos engañemos, lo más probable es que nadie echó de menos a esa mujer porque nadie la necesitaba, es decir, no era socialmente eficaz y eso puede suponer demasiadas veces una condena a morir solo, olvidado e ignorado.

Así fue como murieron también dos hermanos de 70 y 74 años que fueron hallados en su domicilio de Las Palmas varias semanas después de que el menor de los dos muriese por causas naturales y no pudiese seguir cuidando de su hermano dependiente, que falleció por inanición. Otro anciano moría solo y electrocutado en el mes de diciembre de 2018 en Soria y en noviembre era localizado el cadáver momificado de un señor de 56 años que llevaba muerto cuatro años. Y así podríamos continuar enumerando casos similares, en un suma y sigue que no nos conduciría a ninguna parte, más que a refocilarnos en la charca del morbo de los detalles, como hacen a menudo muchos medios de comunicación, porque una vez lanzada la noticia, los cadáveres se sepultan junto a la realidad de un problema de que esta sociedad no quiere ver.

Cada año miles de personas mueren solas, olvidadas por todos. Somos el tercer país más envejecido del planeta, por detrás de Japón e Italia, pero nuestros cerca de ocho millones de mayores que superan el umbral de la edad de jubilación se están convirtiendo en seres invisibles que no le importan a casi nadie y mucho menos a un sistema que, cada vez más, mide a sus ciudadanos por su nivel de productividad. A pesar de que el 80% de los ancianos tiene descendientes o familiares cercanos, uno de cada cuatro no recibe nunca una visita y son miles los que malviven con problemas para pagar su vivienda y los gastos más elementales.

Tal y como alertan algunos profesionales, como como el magistrado Joaquim Bosch Grau o el forense José Manuel Arredondo, el aislamiento que caracteriza a la sociedad de principios de este siglo XXI, propicia que cada vez más personas mueran solas en sus hogares mientras sus familias y vecinos permanecen ajenas a su estado de salud o su forma de vivir. La patética prueba de ello es que en los últimos años han surgido empresas especializadas en reacondicionar y limpiar los domicilios en los que han sido localizadas personas que llevaban años fallecidas. Tenemos muchos ancianos viviendo solos y muchos jóvenes sin vivienda. Quizá habría que empezara sumar dos y dos. En estos días que cumplimos con la tradición de honrar a nuestros muertos, no estaría de más pensar en honrar también a nuestros vivos.

Sincronía, una sola Humanidad

Aurora Bertrana, la escritora aventurera que creó la primera banda de jazz formada exclusivamente por mujeres en Europa

Aurora_BertranaAurora Bertrana Salazar nació en Gerona el 29 de octubre de 1892 y se sintió atraída por el mundo de la literatura a edad muy temprana y a los seis años escribió su primer poema. Sin embargo su padre no veía con buenos ojos esta inclinación literaria y la puso a estudiar música lo que la llevó a Barcelona para estudiar violonchelo en la Escuela Municipal de Música. Con el apoyo de la escritora y pionera feminista catalana Carmen Karr, logró mantenerse en la ciudad condal a pesar de las dificultades económicas por las que atravesaba su familia. Trabajó dando conciertos nocturnos en locales de la Diagonal en un terceto femenino además de dar clases de música y lectura catalana en el Instituto de Cultura y Biblioteca Popular para la Mujer.

En 1923 se instaló en Ginebra para estudiar en el Insituto Dalcroze pero el rechazo que sufrió en aquella elitista institución y las dificultades económicas la llevaron a abandonar los estudios formales de música y pasarse a la música popular que llegaba del otro lado del Atlántico, el jazz, creando la orquesta ‘Jazz Women’, la primera jazz band formada íntegramente por mujeres en Europa. Su experiencia en Suiza la convirtió en una ilustrada mujer de mundo, lo que a su regreso a Barcelona le supuso un nuevo rechazo, el de la acomodada y conservadora burguesía catalana de la época.

Tras casarse con un ingeniero suizo y para poder dedicarse a su pasión inicial, la literatura, abandona la banda de jazz. Sin embargo las cosas no salieron como esperaba y emprendió junto a su marido una etapa vital de negociante aventurera que llevó a la pareja a montar una central eléctrica en la Polinesia francesa y a visitar Oceanía, Martinica, Panamá y otros países exóticos, en lo que siguió dando rienda suelta a su creatividad literaria. En esa época comenzó a publicar reportajes para la revista D’Ací i d’Allà apoyada por su mentor literario, Lluís Nicolau d’Olwer.

En 1930 regresó a Barcelona, en parte a causa de una grave enfermedad de su hermana Celia, y el editor Josep Queralt de la editorial Proa le propuso escribir un libro de crónicas viajeras. Esta vez el padre, acuciado por la necesidad, animó a Aurora a aceptar la oferta y la obra, Paradisos oceànics, se convirtió en un éxito absoluto que le abrió las puertas del mercado literario convirtiéndose en una famosa autora especializada en relatos exóticos como Peikea, princesa caníbal, de 1934, L’illa perduda, en 1935, El Marroc sensual i fanàtic, en 1936. Tanto su obra como su actividad pública estuvieron siempre marcadas por una fuerte militancia feminista y progresista. Colaboró activamente con las instituciones de la II República y fue una de las fundadoras del Lyceum Club de Barcelona, una entidad diseñada para construir instituciones y espacios culturales, educativos y políticos por y para mujeres.

Al estallar la guerra civil su marido se pasó al bando de los sublevados y ella permaneció fiel a sus ideales, lo que la llevó al exilio, del que regresó en 1949 para cuidar de su madre, aunque nunca dejó de sentirse una extranjera en aquella España de la dictadura franquista. En En 1967 disfrutó de un nuevo éxito literario con la novela Vent de grop que Francesc Rovira Beleta adaptó al cine con el título La larga agonía de los peces fuera del agua, protagonizada por un joven cantante llamado Joan Manuel Serrat. Aurora murió en la localidad de Berga en 1974, a los 82 años de edad.

Sirvan estas líneas como nuestro homenaje en el aniversario de su nacimiento.
Sincronía, una sola Humanidad

“La Era de la Humanidad: Hacia la Quinta Revolución Industrial”. Cuando el futuro ya está aquí

portada_la-era-de-la-humanidad_marc-vidal_201907301202Mientras algunos todavía hablan de la revolución digital como algo propio del “futuro inminente” y tildan de “nuevas” a las tecnologías que la sustentan, Marc Vidal, uno de los grandes expertos en Transformación Digital, se asoma al verdadero futuro en su obra La Era de la Humanidad, partiendo de la premisa de que ya vivimos inmersos en la cuarta revolución industrial, también llamada «industria 4.0», que es la de la transformación digital promovida por los sistemas inteligentes, interconectados y capaces de ser autónomos en la toma de decisiones.Tal y como afirma Vidal en su blog, galardonado con el tercer premio de los Euro Blogs Awards: “Tal vez no hayamos empezado a percibir esta cuarta revolución sino desde bien entrado el año 2010, pero considero que se gestó a mediados de los años noventa del siglo XX. Su inmenso componente tecnológico (nanotecnología, drones, realidad virtual, realidad aumentada, primeros estadios de la inteligencia artificial, robótica, hiperconectividad, etc.) va acompañado de profundos cambios en lo económico y en el trabajo humano, en el empleo, las profesiones y su definición misma”

Pero esos cambios no han sido asumidos y afrontados de igual manera en los diferentes países y, según Vidal: “España parece rodar en mitad de un pelotón de gregarios, incapaz de superar planteamientos ideológicos o acomodaticios para abordar las reestructuraciones necesarias en lo económico, lo político, lo social y lo educativo. En La Era de la Humanidad su autor sostiene que esta cuarta revolución es tan sólo la antesala de otra transformación de mucho más alcance, la «quinta revolución industrial», que es inminente, y para la que necesitamos otras políticas, otro liderazgo y un debate completo y sereno con especialistas ajenos a la disputa ideológica o partidista. Frente al catastrofismo extendido que alerta de un desastre provocado por la pérdida de empleos generalizada a causa de la robotización laboral, Vidal apuesta por un futuro donde “gracias a la automatización y la tecnología, el ser humano podrá trabajar de manera creciente en ámbitos más propios de las capacidades singulares humanas, y menos en las alienantes tareas repetitivas que una máquina podrá hacer mejor”. El reto está en como debe afrontar el ser humano ese cambio de paradigma respecto a la cultura del trabajo.

Según expone Marc Vidal esa brutal transformación se producirá en muy pocos años culminará con lo que denomina «singularidad tecnológica», que se desarrollará en tres fases. En la primera (que ubica entre 2025 y 2029) los ordenadores alcanzarán un nivel que asemejará funciones propias del cerebro humano; en la segunda (situada entre 2029y 2035) la inteligencia artificial aplicada a ordenadores y hardware robótico empezará a tener la capacidad de mejorarse a sí misma; y en la tercera fase (que data hacia 2040, como muy tarde) las computadoras podrán mejorarse a sí mismas plenamente. A pesar del vértigo que producen estos análisis de expectativas, Vidal mantiene un discurso optimista afirmando que Si podemos utilizar las revolución tecnológica para estimular y complementar el potencial de los seres humanos en la empresa y en la vida personal, todo ello supondrá un avance inevitable y tendremos la oportunidad de ser más humanos que nunca.

Marc Vidal es asesor de empresas y entidades como Basf, Merck, IBM, Hitachi o el d-LAB del Mobile World Capital, entre otras. Además es un reputado conferenciante y colabora con medios de comunicación como CNN, TVE y La Sexta. Este es su tercer libro, anteriormente ha editado Contra la cultura del subsidio (Gestión 2000, 2010) y Una hormiga en París (Alienta, 2013).

La Era de la Humanidad: Hacia la Quinta Revolución Industrial ha sido publicado por Ediciones Deusto en octubre de 2019 y es una recomendación de Sincronía, una sola Humanidad.

Ilustres olvidadas: Mary Blair, la mujer que dio color al universo Disney

Mary BlairMary Browne Robinson vino a parar al mundo en McAlester, Oklahoma, el 21 de octubre de 1911, pero su familia se mudó primero a Texas y luego a California, a donde Mary llegó cuando tenía 7 años y donde consiguió una beca para estudiar en el prestigioso Instituto de Arte Chouinard de Los Ángeles. A los 23 años se casó con el artista Lee Everett Blair, de quién tomaría el apellido y cuyo hermanastro, Preston Blair, trabajaba en unos estudios que se dedicaban a la animación e introdujo a la pareja en este ambiente.

En 1940 Mary y su marido comienzan atrabajar en los estudios de Walt Disney. Ella se hace cargo de una pequeña parte de la producción de la película Dumbo, una primera versión de La dama y el vagabundo, y una segunda versión de Fantasía que no sería editada hasta finales de los años noventa.Un año después Mary recorrió varios países de Sudamérica con Walt Disney y su esposa Lillian, junto a un nutrido grupo artistas en un viaje de investigación patrocinado por la Casa Blanca. En ese viaje comenzó a trabajar como supervisora de arte en las películas en las películas de Disney.

En la década de los 50 trabaja en el diseño de películas de animación como La Cenicienta, Alicia en el país de las maravillas y Peter Pan, en las que su trabajo con el color fue decisivo para darles un estilo propio, pero tras esta etapa Mary abandona Disney y comienza trabajar como como diseñadora gráfica e ilustradora en la creación de campañas publicitarias para empresas multinacionales como Nabisco, Pepsodent, Maxwell House. Su habilidad en el tratamiento y diseño del color hizo que Disney la reclamase de nuevo para diseñar grandes eventos como el diseño del pabellón de Pepsi-Cola en La Feria Mundial de 1964 en Nueva York o los parques Walt Disney World Resort, Tokyo Disneyland y Disneyland Paris y y Hong Kong Disneyland.

En 1991 la labor artística de Mary Browne fue reconocida con el premio póstumo Disney Legends, creado para para recompensar a los hombres y mujeres que contribuyeron de manera ejemplar al éxito de la mayor empresa de entretenimiento del mundo, y en 1996 recibió, también a título póstumo, el premio Winsor McCay el más importante de los que se conceden en el mundo de la animación. A pesar de no haber logrado nunca un gran reconocimiento público, su figura es clave en el desarrollo del estilo de color de los Estudios Disney y su trabajo todavía sirve como una inspiración para muchos de los diseñadores y animadores contemporáneos.

Sirvan estas líneas como nuestro homenaje en el aniversario de su nacimiento.
Sincronía, una sola Humanidad

“Posverdad. La nueva guerra contra la verdad y como combatirla”. Una visión ecuánime sobre un fenómeno que amenaza la convivencia democrática

posverdadQue un periodista pase de dirigir un semanario de derechas como The Spectator, a ser columnista de un diario de tendencia izquierdista como The Guardian, sólo puede tener dos explicaciones: o es un cambiachaquetas mercenario sin ninguna ética profesional, o es un periodista y escritor culto, objetivo y ecuánime, capaz de analizar la actualidad sin dejarse llevar por sus pulsiones personales. Este último es el caso del periodista británico Matthew D’Ancona, autor del libro Posverdad, que se ha convertido en una referencia fundamental para entender la vertiginosa extensión de un fenómeno que amenaza no solo al periodismo y la comunicación, sino a la propia esencia de la democracia.

El planteamiento de partida de D’Ancona es buscar las claves a la siguiente premisa: “Cómo ha ido decayendo el valor de la verdad como moneda de reserva de la sociedad, y el contagio epidémico de un pernicioso relativismo disfrazado de legítimo escepticismo”. La proliferación y preeminencia de las falsas noticias, hoy conocidas como fake news en todos los países, no son sino un síntoma de un cáncer social que se exitiende por todo el planeta gracias a la herramienta que proporciona la red de internet: la pérdida de valor de la verdad como una referencia ética, política y social.

Frente a ello Matthew D’Ancona insiste una y otra vez en cada presentación de su libro en que la batalla contra la posverdad no se ganará con una avalancha de estadísticas y datos, que es necesario crear una nueva narrativa de los hechos que apele no sólo a la fría información sino también a los sentimientos. Partiendo de que que los hechos objetivos son menos influyentes en la opinión pública que las emociones y las creencias personales, es necesario destapar las mentiras apelando tanto a la pasión como a la razón, porque como recuerda siempre el periodista: “mentir es algo tan antiguo como el lenguaje mismo, una característica de la condición humana”.

Para esta batalla propone contar historias que apelen a la emoción para apoyar los datos, defender tozuda y tenzamente la verdad de los hechos frente a la simplificación de las “mentiras agradables al oído”, fortalecer la moral y la ética de las instituciones públicas abandonando la demagogia que se está apoderando de todo el espectro político y, sobre todo, poner el énfasis en la alfabetización digital de los niños para dotarlos de herramientas que les faciliten la labor a la hora de distinguir lo falso de lo real y rearmarlos éticamente para que la verdad y el conocimiento vuelvan a ser un valor primordial de las sociedades democráticas.

Posverdad. La nueva guerra contra la verdad y como combatirla ha sido editado por Alianza Editorial y es una recomendación de Sincronía, una sola Humanidad dentro de su Campaña por un Nuevo Pacto Educativo.