Ilustres olvidadas: Alice Dunbar-Nelson, pionera feminista y defensora de los derechos de los afroamericanos

AliceAlice Ruth Moore Dunbar Nelson vino al mundo el 19 de julio de 1875 en Nueva Orleáns, en el seno de una de las escasa familias afroamericanas de clase media de la ciudad, sólo trece años después de que Abrham Lincoln aboliese la esclavitud en plena Guera Civil entre el Norte y el Sur del país. Hija de una costurera que había nacido esclava y de un marino mercante liberto, Alice formó parte de la primera generación de negros libres, al menos en teoría, ya que esa libertad teórica se vio coartada desde el final de la guerra por el sistema de segregación racial que, en la práctica, recortaba y anulaba la mayoría de los derechos ciudadanos de los afroamericanos con las llamadas leyes Jim Crown, que entre otras cosas les negaban el derecho a voto, el de reunión y el acceso real al sistema educativo.

Alice fue una de las poquísimas mujeres negras que accedió a estudios medios y, lo que es todavía más inusitado, en 1892 logró obtener un título universitario que le permitió convertirse en profesora de la escuela publica de Lousiana. Además de la docencia comenzó una carrera como escritora, publicando su primera colección de poesía y relatos, Violetas y otros cuentos, en 1895, tras lo que se traslado primero a Nueva York y luego a Washington, donde contrajo matrimonio con el poeta Paul Dunbar, con quién mantenía una previa relación epistolar. Sin embargo el matrimonio duró poco ya que esas relaciones por cartas habían obviado un detalle importante e inconfesable en aquella época: Alice era bisexual y sus relaciones lésbicas marcaron el final de la pareja,. igual que sucedió con su siguiente matrimonio con Henry A. Callis, un profesor de la Universidad de Howard.

A los 41 años se casó con el poeta y activista en pro de los derechos de los negros Robert J. Nelson, dando comienzo a la carrera de activista de Alice en pro de los derechos de las mujeres y de los afroamericanos, que sería especialmente intensa en los años 20 y 30 del siglo XX, cuando el feminismo norteamericano sentó sus bases tanto entre las mujeres blancas como negras, que casi siempre actuaron conjuntamente. Fue una figura destacada del llamado Renacimiento de Harlem, el primer movimiento cultural afroamericano en el que escritores, pintores, músicos y artistas de todas las disciplionas lograron una importante notoriedad y lograron captar la atención del público blanco ilustrado que hasta entonces había vivido bastante al margen de la relidad y las posibilidades intelectuales de los descendientes de los esclavos.

En la última etapa de su vida Alice Dunbar-Nelson desarrolló una importante carrera en el periodismo, escribiendo una importante cantidad de artículos que se convirtieron en una referencia indispensable en el desarrollo de la cultura del pueblo afroamericano. Murió en 1935, mientras la causa de los negros estadounidenses iba a dar un paso adelante a nivel mundial con el anuncio de que los atletas afroamericanos Eulace Peacock, Jesse Owens y Ralph Metcalfe eran partidarios de participar en las Olimpíadas de Berlín porque consideraban que sus victorias servirían para repudiar y refutar las teorías raciales de los nazis.

Sirva este texto como nuestro sencillo y sincero homenaje en el aniversario de su nacimiento.

Sincronía, una sola Humanidad

Anuncios

No hice nada para merecer nacer donde nací y tener una gran infancia. Ahora toca asumir la responsabilidad, toca igualar

IMG_20151211_102144_wm - copiaIñaki Alegria Coll tiene 34 años y hace siete que se dedica a la cooperación internacional.
Estudió para hacerse Médico Pediatra y tiene un Máster en Salud Internacional. Comenzó residente de pediatría en el hospital de Granollers, pero un viaje a la población de Gambo, en Etiopía, cambió su vida para siempre. Se zambulló en su propio proyecto de cooperación centrado en la alegría y el amor a los demás y ha acabado dirigiendo el hospital de Gambo. Desde entonces vive entregado a su sueño de ser útil, ayudar a los demás ayudándose a si mismo, Eso es lo que ha plasmado en su libro “El último cooperante”.

¿Cuándo y porqué te decidiste a escribir el libro “El último cooperante”?
No podía dormir, cerraba los ojos y veía el sufrimiento de Ruziya, Abdulakim… “Una vez has puesto nombre propio a los niños y niñas que mueren de hambre no puedes permanecer indiferente”, anoté en un trozo de papel una de las tantas noches en vela en las que no podía conciliar el sueño. Cerraba los ojos y pensaba en cómo estarían Mikaeli, Abdul… Escribía en las noches de insomnio en una libreta a la luz de una pequeña vela, pues en muchas ocasiones no teníamos luz. Escribía para expresar mi angustia, para liberarme de ella. El papel era y es la voz de mi alma, mi compañero que nunca falla ni me abandona. Los días en Gambo son una emergencia continua, comparten cama la vida y la muerte. Llega la noche y caes agotado, pero no puedes conciliar el sueño pensando en las niñas y niños que has dejado en el hospital.
¿Cómo resumir la experiencia allí? Escribí: “Es una experiencia increíble en todos los sentidos y en todos los aspectos de la vida: médica, personal, humana y espiritual. Sobrecogedor. Deslumbrante. Alumbrante. Impactante. Inolvidable. Vinculante. Excepcional. Aquí comparten cama la vida y la muerte”. Estos escritos terapéuticos los publicaba en el blog que creé para la ocasión: Cooperación con Alegría (www.cooperacioambalegria.co) y que a día de hoy sigo escribiendo, lo sigo necesitando, no me puedo acostumbrar al sufrimiento ajeno, y no quiero acostumbrarme. Y al final estos escritos, se han convertido en el libro.

¿De dónde viene el título?
La cooperación como hoy la entendemos debe desaparecer por amor, entregar la vida como uno más, poner fin al colonialismo, paternalismo, cooperación vertical e iniciar una nueva etapa sin cooperación sino con colaboración horizontal, por un mundo de igual a igual, de tú a tú. Me gustaría ser el último cooperante, aunque en realidad no soy cooperante. Si fuese a Suiza seguiría siendo pediatra, ¿por qué si me voy a Etiopía debería ser cooperante?

¿Qué pretendes comunicar con este libro?
Con citas de Chinua Achebe (“Ayudar a mi sociedad a recuperar la fe en sí misma y superar los complejos de años de denigración y auto desprecio.”), Alain Mabanckou (“El día que ser blanco o negro no signifique ya nada, ese día habremos conseguido al fin la igualdad. Fue el blanco quien inventó al negro.” Chimamanda Ngozi Adichie (“si mi impresión de África procediera de imágenes populares también creería que África es un lugar de hermosos paisajes y animales e incomprensible gente que libra guerras sin sentido y muere de pobreza y sida; incapaces de hablar por sí mismos y esperando a ser salvados por un extranjero blanco y gentil. Esta única historia sobre África crea estereotipos y el problema con los estereotipos no es que sean falsos, sino que son incompletos.”). Con el mensaje de fondo del proverbio africano: “Hasta que los leones no tengan sus propios historiadores, la historia siempre glorificará a los cazadores.”
El-último-cooperante.-Iñaki-Alegria - copiaEl libro se desarrolla en Etiopía, más concretamente en la región rural de Gambo, al sur de Etiopía. La vida de un pueblo en la Etiopía rural donde comparten cama la vida y la muerte, la Alegría y la tristeza. Explico la evolución de mi pensamiento a lo largo de los más de cinco años viviendo en Etiopía. Llegando con una mentalidad de blanco salvador del mundo, con una mochila de estereotipos y prejuicios, a través de la convivencia y un baño de humildad explico el proceso de transformación llegando al fin del paternalismo y apostando también por el final de la cooperación. Etiopía no tiene que imitar a nadie, ni tenemos que decidir qué es el desarrollo. Una nueva mirada a Etiopía poniendo fin a la cooperación actual para crear una relación de igual a igual. Lo más triste de África es nuestra ignorancia, pero sobretodo la falta de ganas de querer conocerla. Una lectura para romper mitos y estereotipos sobre el continente africano y sobre el modelo de cooperación a través de la vivencia personal.

Háblanos de Alegría sin Fronteras ¿qué es y por qué ese nombre?
Esta frase resume muy bien la esencia de Alegría Sin Fronteras: “Dormí y soñé que la vida era alegría, desperté y vi que la vida era servicio, serví y comprendí que el servicio era la alegría” R. Tagore. Alegría Sin Fronteras es una ONGD sin ánimo de lucro que nace con el fin de crear un mundo mejor y disminuir la pobreza. Nuestra misión es promover el empoderamiento, liderazgo comunitario, equidad de género en los países más desfavorecidos con el objetivo de permitir la mejora de la calidad de vida de la población. Nuestros valores son la empatía, compromiso, constancia, amor, solidaridad, empoderamiento, equidad, humildad, transparencia y Alegría

Lo más triste de África es nuestra ignorancia, pero sobretodo la falta de ganas de querer conocerla.

¿Cuales son y donde están sus proyectos?
Uno de los proyectos principales está Etiopía y se llama Alegría con Gambo. Consiste en la optimización de un programa nutricional para el manejo de los niños y niñas afectos de desnutrición aguda severa de la población rural de Gambo y alrededores mediante la implementación de una red de atención primera en las zonas rurales lideradas por mujeres trabajadoras sanitarias promoviendo el empoderamiento comunitario y de la mujer. Además, colaboramos con las personas con lepra, quienes fabrican manualmente objetos y con los beneficios se adquiere material que la comunidad necesita.
En Gambo también tenemos el proyecto llamado “Ninguna madre ha de perder la vida al darla”, para la mejora de la salud materno-infantil en la región a través de la formación de una red de asistencia primaria liderada por mujeres. Se trata de un proyecto destinado a disminuir la mortalidad y morbilidad materna y neonatal en un área rural de Etiopía mediante la capacitación y empoderamiento de las trabajadoras sanitarias rurales y el refuerzo de la red de atención primaria de la zona. Nace de la necesidad local expresada por personal etíope y forma parte de un programa nacional del gobierno etíope cuya finalidad es mejorar la atención obstétrica y neonatal. Por tanto, contamos con el apoyo de las autoridades sanitarias de la región En Etiopía existe una estructura de centros de salud rurales (health posts) que deben coordinarse con otros centros sanitarios mayores (health centers) y con el hospital de referencia. Con este proyecto se pretende potenciar la estructura de atención primaria de la zona.
Se pretende que a través de la formación y apoyo de las trabajadoras sanitarias rurales éstas puedan atender con mayor calidad a sus pacientes y fortalecer la red de atención primaria de la zona. En el contexto de Gambo, las dificultades sociales, económicas y de transporte hacen imprescindible el buen funcionamiento de los centros de salud rurales ya que el hospital es de difícil acceso para la mayoría de la población. El objetivo a largo plazo es que el proyecto pueda ser continuado y gestionado por personal local, por lo que el personal con el que se trabaja es etíope y en todo momento se trabaja en la línea de su empoderamiento para asegurar la continuidad del proyecto.
En Senegal tenemos dos. El primero Jam Tam, que pretende crear una estructura de protección e inclusión y de niños y niñas en situación de orfandad, minusvalía o pobreza extrema, a través del empoderamiento de jóvenes desfavorecidos y de adultos comprometidos de su entorno. Las colonias de verano con voluntarios españoles son un espacio educativo de intercambio y de alegría que reúne a una gran parte de la población. El segundo Tanante, un proyecto sanitario nacido para crear y acondicionar un dispensario médico y formar personal sanitario que puede cubrir las necesidades médicas básicas de una población aislada y sin condiciones de salubridad, llamada Madina Souane, en Sedhiou, que cuenta con más de 400 niños y jóvenes talibes.

En tus entrevistas sueles decir que eres una persona afortunada… ¿por qué? ¿no te hace mella convivir con el sufrimiento y la injusticia de niños en riesgo de morir por causas evitables?
Nací en 1985. Tenía más probabilidades de nacer en África que en Europa, pero nací en Europa. Sólo Dios sabe por qué. Tenía más probabilidades de nacer en Etiopía que en España, pero nací en España. Sólo Dios sabe por qué. Eso marcó la diferencia. Sólo Dios sabe por qué. Nací en Barcelona un 29 de marzo de 1985. Ese mismo día, en Etiopía nacía otro niño como yo, pero en medio de una gran hambruna en la región. Nacía entre paredes de adobe, sin asistencia sanitaria. La madre podía haber muerto en el parto y el niño probablemente moriría a los pocos días. Yo nací en Barcelona, en un hospital y en una excelente familia. Eso marcó la diferencia. Sólo Dios sabe por qué. He tenido infancia, una alimentación equilibrada, amor en la familia, amigos y amigas, he ido a la escuela incluso a la universidad. Y sigo vivo. Mientras yo jugaba sin preocupaciones, otros niños “jugaban” a sobrevivir buscando comida desesperadamente para no morir. Mientras yo escupía la comida, otros niños no tenían nada que llevarse a la boca. No hice nada para merecer nacer donde nací, por tener una gran infancia, por vivir… Solo Dios sabe por qué. Nací dónde nací. Es una gran responsabilidad. Ahora toca asumir la responsabilidad. Ahora toca igualar.
Todos los niños y niñas merecen las mismas oportunidades independientemente del lugar donde nazcan, de nacer niño o niña, y de la religión que profesen. Dónde naces te marca, pero lo importante es para qué naces. ¿Cuál es la misión en tu vida? Sólo Dios lo sabe. Pienso que cuando buscamos el bien y Amor del prójimo no nos podemos equivocar. Podría haber nacido en cualquier lugar del mundo. Nací en el mundo y para el mundo. Nací en… Lo importante no es dónde nací, sino para quién nací.

Las muertes en el Mediterráneo son demasiado elevadas, pero son sólo la punta del iceberg. La tragedia es ignorar que la mayoría de muertes tienen lugar en el continente africano, la verdadera gran fosa común.

¿Como se puede intentar mantener la alegría cuando ves morir a un niño a causa de enfermedades que tienen tratamiento, pero no le llega sólo por haber nacido en un país empobrecido?
No te puedes acostumbrar a ver morir a niñas y niños que no deberían morir. No lo podemos normalizar.

Desde hace una década, cuando comenzó la crisis financiera, las aportaciones a las ONG’s se han reducido sensiblemente, ¿nuestros propios problemas nos han llevado a olvidar que hay gente en una situación mucho más grave? ¿La sociedad europea la está dando la espalda a los países en desarrollo?
Completamente. Nos encanta poner fronteras. Y las fronteras tan solo sirven para dividir, para separar, para dejar fuera, con el objetivo de priorizar a los de dentro olvidando lo que dejamos fuera. Para mí no hay países en desarrollo ni países desarrollados. Hay un solo mundo. Y por cierto, muy mal desarrollado.

Viendo la tragedia de los refugiados que se está desarrollando en el Mediterráneo, con naufragios y muertos casi cada semana ¿tenemos un déficit de sensibilidad humanitaria?La gran tragedia es que solo nos preocupa el Mediterráneo porque es cuando sentimos la amenaza de que están a punto de llegar a nuestras costas. La gran mayoría de refugiados se refugian en países de África. Etiopía y Níger son dos de los países del mundo que más refugiados acogen. La gran mayoría no mueren en el Mediterráneo, mueren dentro del continente africano, pero está muy lejos, no importa. Las muertes en el Mediterráneo son muy elevadas, demasiado, pero son tan solo la punta del iceberg de las muertes de refugiados. La verdadera tragedia es ignorar la mayoría de muertes que son las que tienen lugar dentro del continente africano, la verdadera gran fosa común.

¿Qué mensaje final quieres lanzar a quienes lean esta entrevista?
Ama. Estés donde estés, siempre hay tiempo para un gesto de Amor. Dar la vida es la mejor manera de encontrarla. Cada uno de nuestros actos es un ejemplo. En nuestras manos está ser un buen ejemplo o un mal ejemplo. En una época en la que hablamos de influencers, debemos saber que nosotros también somos influencers, con nuestras palabras, actitudes y acciones influimos en las de las otras personas.

Sincronía, una sola Humanidad

Alegría, un viaje a la Luz: vídeo que explica el origen de la ONG Alegría Sin Fronteras

Enlace para colaborar
www.migranodearena.org

Canción de Igual a Igual – Compuesta junto a Pau Donés:
https://youtu.be/6PZi-l51EZ8

 

 

“Humanos”: el libro que demuestra que tenemos un cerebro genial que se comporta como un perfecto idiota

portada_humanos_tom-phillips_201902211240¿Cómo podemos enviar hombres a la Luna con éxito y, a pesar de todo, mandar ese mensaje de texto a nuestra ex? Ese es el cáustico comentario del periodista Tom Phillips para resumir el espíritu de su libro Humanos – que lleva el revelador subtítulo Una breve historia de cómo la hemos pifiado -, en el que cuestiona la supuesta genialidad, grandeza y superioridad del cerebro humano. Para ilustrar las flaquezas del comportamiento del homo sapiens – una etiqueta con la que nos encanta autodefinirnos y que según el autor demuestra una de nuestras debilidades: nuestra escasa modestia y autoirítica – Phillips echa mano de nuestra historia para hacer un recorrido por nuestros errores más descomunales como especie.

Sin pretender negar en ningún momento que el cerebro humano sea un mecanismo admirable y asombroso, el libro juega precisamente con esa capacidad de sorpresa para buscar su lado más raro y su extremada y habitual facilidad para funcionar rematadamente mal. O dicho en palabras del autor: “Lo que ocurre es que la evolución humana, en tanto que proceso, no es inteligente; pero al menos es persistente en su idiotez. A la evolución, lo único que le preocupa es que sobrevivas a las mil posibles muertes espantosas que te acechan a cada paso, el tiempo suficiente para asegurar que tus genes lleguen a la siguiente generación”.

En un alarde de cuestionamiento provocador, más al servicio de hacer el libro atractivo que en función de sus parámetros neurocientíficos, se lleva a afirmar que nuestro cerebro no es el resultado de un meticuloso diseño genético y biológico destinado a crear la mejor máquina pensante posible, sino que se acerca más una colección casual de apaños, chapuzas y atajos, que convirtieron a nuestros antepasados, los primeros homo sapiens, en animales más efectivos a la hora de conseguir comida y comunicar un concepto. Eso nos ha dado la capacidad para crear atajos mentales  que nos han permitido adaptarnos a los fenómenos que nos rodean buscando la explicación más satisfactoria y construyendo sobre eso nuestros comportamientos sociales, o sea, nuestra capacidad para crear una civilización.

Pero son también esos atajos mentales los que en muchas ocasiones nos llevan al fracaso, a  tomar decisiones absolutamente estúpidas, sobre todo si las comparamos con nuestra capacidad para construir pensamientos abstractos y solucionar problemas que en principio superan nuestras capacidades de conocimiento. De ahí viene nuestro apego a las fantasías, muchas veces por encima de los razonamientos, nuestra afición a creer en elaborar supersticiones y creérnoslas obviando la lógica científica o a autoengañarnos aunque sepamos que lo que estamos haciendo es satisfacer nuestro ego y perjudicar nuestras expectativas reales de futuro.

Esta capacidad de adaptar la realidad a nuestras ideas preconcebidas es la que nos lleva a fiarnos y aferrarnos en muchas ocasiones a una información que puede ser explícitamente inútil y, a pesar de todas leas evidencias en contra, nuestro cerebro seguirá agarrándose a ella y deformando nuestra decisión. En una época en la que, gracias a la revolución tecnológica digital, la cantidad de información que fluye en torno nuestro es prácticamente inasumible, las posibilidades de equivocarnos al aferrarnos a falsos conceptos, se multiplica tanto que puede abocarnos al error continuo. Dicho llanamente, las noticias sensacionalistas nos llevan a tener una visión del mundo peor de los que es realidad, mientras que noticias más asépticas o razonables apenas tienen impacto y no nos hacen ver la actualidad con ojos más positivos.

En resumen, Tom Phillips nos coloca ante el espejo de nuestro propio desarrollo intelectual como especia para lanzarnos en mensaje tan claro como necesario: el cerebro humano es una máquina extraordinaria, capaz de inventar procesos y concebir cambios en el mundo que mejoran nuestra vida y nuestro futuro como especie, pero también es perfectamente capaz de comportarse como un idiota y demostrarlo. Podemos enfrentarnos con éxito a situación que nunca habíamos imaginado, pero también elegimos aquellos hechos que respaldan nuestra versión de la realidad y desechamos los que la contradicción. Y, sobre todo, a nuestro cerebro no les hace ninguna gracia descubrir que está equivocado.

Humanos ha sido publicado por Ediciones Paidós en 2019 y es una recomendación de Sincronía, una sola Humanidad

Tenemos que cambiar el concepto de amor actual, porque quien bien te quiere no te hará llorar

foto marina marroquí - copia - copiaMarina Marroquí es una superviviente de la violencia machista, convertida en activista contra el abuso, el maltrato y el machismo desde su faceta de educadora social y ha volcado toda su experiencia en el libro Eso no es amor, una excelente guía de prevención y detección precoz de la violencia de género en adolescentes.

¿Cómo y cuando surge el proyecto de escribir el libro “Esto no es amor”?
El libro Eso no es amor, surge de los talleres que ya venía realizando para la prevención de la violencia de género en adolescentes, un taller que hasta la fecha ha pasado por más de 65000 adolescentes, me encuentro muchas más problemáticas y necesidades que los adolescentes requieren. Por eso decidí realizar el libro, con todas esas cuestiones que encuentro que a los adolescentes les preocupa, el buen desarrollo de autoestima, el bullying, la diversidad sexual, la violencia de género… Y lo cierto es que tras ver uno de mis talleres en televisión, el editor de planeta Jordi Berché se puso en contacto conmigo, porque era el tipo de libro que estaba buscando hacer, y aunque me dio mucho vértigo, hay oportunidades que no puedes dejar escapar.

¿A quién va dirigido y que mensaje central quieres transmitir con él?
En un principio va dirigido a jóvenes a partir de 12 años, y el objetivo es un poco el mismo que el de los talleres, que despiertes esa mentalidad critica de la sociedad que te educa y te rodea, que sepas que ciertos mensajes que aprendemos son peligrosos y hace que mucha gente sufra, pero desde el sentido del humor, en el idioma que ellos utilizan. La educación necesita incluir la enseñanza de ciertos valores que la sociedad está requiriendo, y los grandes problemas sociales, el machismo, el racismo, la homofobia, el bullying… tiene el mismo origen, una persona se cree superior a otra. Soy educadora social, aún no me puedo cambiar las leyes educativas, pero si puedo realizar la guía didáctica de la asignatura que yo haría, y el resultado es Eso no es amor.

portada_eso-no-es-amor_marina-marroqui-esclapez_201703301837El libro cuestiona la idea de los mito del amor romántico ¿llevamos siglos fomentando el machismo en la literatura?
Ese amor romántico, que más bien es maltrato romántico, nos rodea en toda nuestra cultura actual, literatura, cine, televisión, música, publicidad.. y es importante romper con ese ideal de amor, centrado en que ellos deben ser fuertes, valientes y salvarnos y nosotras tenemos que amar sin condiciones, pase lo que pase, porque nos enseñas que el amor todo lo puede. Tenemos que cambiar el concepto de amor actual, porque quien bien te quiere no te hará llorar, y el amor tienen que dejar de valer la pena, para empezar a valer la alegría.

Siguiendo ese razonamiento ¿qué opinión te merece el mensaje de las actuales películas para adolescentes o los programas televisivos? ¿seguimos repitiendo los mismos esquemas con nuevos envoltorios?
Si, es la misma historia machista, de que él es el chulo, que parece un chulo y te trata como un chulo, pero crees que en el fondo lo ha pasado muy mal, y se ha hecho una coraza para protegerse de la sociedad, y somos las mujeres las que tenemos que curar esas heridas y soñar con que al final sería dulce, cariñoso y tierno… Nadie nos enseña, que si parece un chulo, te trata como un chulo, y te habla como un chulo, lo más probable es que sea un chulo. Todas estas películas, como crepúsculo, a tres metros sobre el cielo, cincuenta sombras de grey, te idealizan los inicios de una relación de violencia de género, y lo normalizan, con el peligro de que nuestras jóvenes no puedan identificar las primeras señales de maltrato, y no puedan escapar a tiempo de una relación de violencia de género. Por eso es imprescindible cambiar estos mensajes, para evitar que se siga aprendiendo un tipo de amor tan peligroso.

Desde esa perspectiva ¿esa influencia de los medios de comunicación y la industria del ocio juvenil se puede contrarrestar desde los centros educativos? ¿se está haciendo lo adecuado en las escuelas y los institutos?
Los centros educativos deberían ser un oasis de cultura y valores, debería ser el responsable junto a las familias de trasmitir los valores igualitarios que necesitan esta generación, y muchos los son, el problema es que no puede depender de la voluntariedad de los centros. Se necesita mejorar la ley educativa en este sentido e incluir una asignatura de educación social, y que la igualdad sea transversal. Pero lo cierto es que los profesores siguen saliendo de las universidades sin una formación real en materia de igualdad y violencia de género. Esto podrá cambiar realmente cuando los profesionales estén cualificados para cambiarlo.

Es indudable que el movimiento feminista vive un movimiento de auge y en el 8M se vio una presencia masiva de jóvenes e incluso adolescentes… ¿es el feminismo una de las ideologías transversales imperantes?
El feminismo es justicia social, es un movimiento necesario para encontrar la igualdad real, y cada vez más encuentro chicas y chicos a partir de 12 años que se reconocen como feministas y quieren luchar por esa igualdad real. Pero lo cierto, es que ojalá pero no creo que sea la ideología imperante, creo que esa ideología imperante transversal sigue siendo el machismo, y por eso hay que seguir trabajando.

¿Estamos ante una oportunidad histórica para la extensión de los derechos de la mujer o por el contrario hay una seria amenaza de involución?
Toda acción tiene una reacción, el machismo ha permitido que los hombres machistas tengan unos privilegios y una vida totalmente cómoda, además muy rentable porque teniendo una mujer, de regalo el machismo te da una, criada, una niñera, una prostituta, y en el peor de los casos hasta un saco de boxeo. La realidad es que esta cuarta ola feminista, está dando grandes pasos hacia la libertad de las mujeres, donde ellos dicen que ahora las mujeres “aguantamos pocos” es que ya no queremos ser las mujeres caladas que aguantábamos TODO, queremos simplemente ser seres humanos de pleno derecho, queremos dedicarnos a lo que queramos, ser felices, incluso tener ocio, los hobies que para los hombres, siempre ha sido un derecho necesario para su salud (desde tomar una cerveza con los amigos, jugar al padel, fútbol sala, golf…) para las mujeres ha sido una conquista muy difícil, que muchas siguen sin tener.
La democracia nos vendió una falsa igualdad, nos dijo que eramos iguales, que podíamos estudiar lo que queramos, trabajar donde queramos y ser como queramos, el problema es que cuando lo hemos hecho, nos hemos encontrado con un techo que no nos dejaba subir. Y ahora no pedimos por favor nuestro espacio y nuestros derechos, lo exigimos y eso tiene una respuesta del machismo más rancio que se niega a evolucionar, pero creo que esta adquisición de derechos, ya no tiene vuelta a atrás.

Como superviviente de la violencia de género ¿qué opinión te merecen las corrientes de opinión que cuestionan dicha violencia y especialmente la ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género?
Hay una frase de un cantautor Patxi Andión, que dice “el dolor lo callan quienes lo hicieron” y creo que resume el argumento de estos negacionistas de la violencia de género. El infierno de la violencia de género siempre ha estado escondida en el hogar, hasta actualmente, la mayoría de veces que te enteras, es cuando la mujer es asesinada, y conseguir crear un entorno seguro para que la mujer consiga salir, pedir ayuda, y preparar a la sociedad para ayudarla es un camino difícil, pero el que pretende a LIVG, cada año han aumentado las denuncias, muchas más mujeres salimos vivas de la violencia de género, e incluso rompemos el silencio para contar nuestro infierno y ayudar a otras mujeres, y cuando una mujer maltratada sale viva y habla el maltratador pierde su poder. Esta ley ha conseguido grandes avances en la prevención, y la protección de las victimas, queda por supuesto mucho por hacer, pero lo que es innegable, es lo que la sociedad ha avanzado en estos años, ya no es algo privado ,donde es mejor no meternos, es un problema de todos, y quizás sea eso lo que ellos quieren evitar.

Tras la sentencia a la manada de Pamplona y otras decisiones judiciales similares hay un creciente escepticismo sobre la justicia en relación con las actitudes machistas ¿tenemos un problema judicial en ese sentido?
El sistema judicial se nutre del mismo machismo que hay en la sociedad, y lo cierto es que no hay más que pasar unos días en la mayoría de juzgados, en juicios sobre violencia de género, o agresiones sexuales, para ver día tras día como tienen que ser las mujeres, las que demuestren una y otra vez su situación, son cuestionadas, y juzgadas por “no haber salido” “no haberse dado cuenta”, “no haberse defendido”. La sentencia de la Manada ha sido un gran triunfo, nos ha enseñado que la justicia aún puede ser justa con las mujeres, pero en el tribunal supremo. La triste realidad es que en violencia de género y violencia sexual, casi el 90% de los casos son absueltos. A la justicia le falta formación y profesionales para hacer justicia para las mujeres.

¿En líneas generales seguimos siendo una sociedad tolerante con el machismo?
El gran triunfo del machismo es que es invisible, que esta tan normalizado, que hasta que no pones la lupa y ves lo absurdo que resulta, ni siquiera lo identificas. Todo somos machistas simplemente porque es a cultura que nos ha educado, lo tenemos interiorizado, y para mi precisamente eso es el feminismo, identificar ese machismo y poco a poco y sacándotelo para conseguir que esta sociedad sea justa con todos. Pero actualmente somos inmensamente tolerantes con el machismo.

Has sufrido en propia carne el abuso y la violencia sexual… ¿Qué mensaje le trasmites a las jóvenes que sufren una situación similar sin atreverse a denunciarlo?
La inmensa mayoría de mujeres que sufrimos violencia de género o violencia sexual, seguimos sin denunciarlo. Si conseguimos salir vivas, solo queremos tirar para adelante y pasar página, yo también lo intente, pero lo cierto es que no funciona. Ese dolor se queda dentro, y te persigue, nunca te deja ser feliz. No denunciar es de lo único que me arrepiento en mi vida, por dos motivos, el primero es porque todo lo que me hizo le salió gratis, se lo perdone, una vez saque la cuenta de cuantos años, hubiera tenido que ir a la cárcel por todo lo que me hizo (contabilizando cada agresión, cada violación… por separado) y según el código penal tendría que haber ido a la cárcel 1580 años.
En la justicia actual estas penas para maltratadores son impensables, pero lo cierto es que si me violo 300 veces, yo he tenido que superar 300 violaciones, y la denuncia es un paso importante para la recuperación, porque tú te defendiste. Y la segunda razón es para evitar que le pase a otra, denunciando, avisas al resto de que es un maltratador, y con suerte la siguiente pueda escapar antes de que sea demasiado tarde. Así que sobre todo lo que aconsejo es que se apoyen en la familia, que lo cuenten, que no se avergüencen, porque ellas no tienen nada de que avergonzarse, y que luchen mucho para volver a ser felices, que busquen ayuda profesional, y no se resignen a vivir con miedo, con ansiedad, con pesadillas… que volver a ser plenamente feliz es posible.

Sincronía, una sola Humanidad

Ilustres y olvidadas: Helen Keller. La capacidad de superación de una luchadora sordociega que alcanzó las más altas cotas intelectuales

Helen_KellerAHelen Adams Keller vino al mundo en una granja de Tuscumbia, Alabama, el 27 de junio de 1880. Se crió en el seno de una familia de orígenes acomodados pero arruinada durante la guerra civil de los Estados Unidos. Sus primeros tiempos fueron los de una niña normal pero a los 19 meses de edad sufrió una grave enfermedad que los médicos de la época llamaron congestión cerebro-estomacal, aunque especialistas actuales creen que pudo ser escarlatina, sarampión o meningitis mal tratada, a causa de lo que perdió completamente los sentidos del oído y la vista. Durante los primeros años vivió distancia prácticamente encerrada en si misma con la única compañía de una amiga, la hija de la cocinera negra.

Sin embargo su madre no se dio por vencida e, inspirada en una novela de Charles Dickens en la que la protagonista lograba estudiar a pesar de su discapacidad, la envió a Baltimore donde un doctor les aconsejó trasladarse a su vez a Washington, donde Alexander Graham Bell, el científico que obtuvo la primera patente del teléfono, trabajaba con niños sordos. Gracias a Bell conoció a Anne Sullivan, una estudiante de 20 años con discapacidad visual, que se convirtió en la instructora de Keller. Tras unos conflictivos comienzos en los que la niña se resistió a los esfuerzos de su maestra, Helen comenzó a tomar parte en las conversaciones mediante el deletreo de palabras en las manos. El siguiente reto fue aprender a leer para lo que Sullivan le proporcionó pequeños cartones con letras en relieve con los que ordenaba palabras y formaba oraciones cortas.

Anna Sullivan le dio también clases de aritmética, zoología y botánica, y tres meses después del inicio de su formación, fue capaz de leer y escribir mediante el sistema braille y un poco después, de utilizar el lápiz. También aprendió a leer los labios de las personas mediante el tacto y la percepción del movimiento y como resultado de todo ese esfuerzo salió de su ensimismamiento y se convirtió en una persona amable y llena de curiosidad por todo cuanto la rodeaba. Sullivan acompañó a Keller durante cuarenta y nueve años hasta su muerte. En 1888 ambas se trasladaron al Instituto Perkins para Ciegos en Boston y Hellen inició definitivamente su etapa de socialización y apertura hacia los demás.

Su tesón y capacidad de trabajo fueron tales que incluso llegó a ser capaz de articular su garganta para pronunciar palabras, aunque su voz era difícil de entender para los demás. A los once años llegó a escribir su primera historia, inspirada en la novela de Dickens que había animado a su madre a buscar solución a su discapacidad, pero el desencuentro con los responsables del centro Perkins donde estudiaba, quienes la acusaron de plagio, la llevó a dejar de asistir a clase y se dedicó a estudiar con Sulllivan y profesores particulares. En 1897 ingresó en el Radcliffe College y realizó estudios universitarios, convirtiéndose en la primera persona sordociega en obtener un título de grado. En la universidad desarrolló una ideología izquierdista que la llevó a militar contra el racismo y a favor de los derechos de las mujeres y las clases desfavorecidas.

En 1903 publicó su autobiografía, La historia de mi vida, con una éxito tan rotundo que fue traducida a 50 idiomas. Un año después se casó con John Macy, un socialista acérrimo del que acabaría separándose diez años después. Con más de 14 libros y cientos de artículos en su haber, Keller se convirtió en una célebre escritora, oradora y activista política, aunque sus actitudes feministas y pacifistas la llevaron a apoyar causas impopulares, como su oposición a la participación de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial, y le granjearon la inquina de los sectores más conservadores que se cebaron con su discapacidad para poner en duda su nivel intelectual. Falleció a los 87 convertida un icono nacional que simboliza la capacidad de superación y el triunfo de las personas con discapacidad.

Sincronía, una sola Humanidad. Nuestro homenaje en el aniversario de su nacimiento

 

 

El suicidio en Getxo de un niño víctima de acoso escolar, una nueva llamada de alerta a una sociedad que sigue viviendo de espaldas a la tragedia del bullying

La galeaEl pasado lunes 17 de junio la Ertzaintza localizaba al pie del acantilado de La Galea, en el municipio de Getxo, Vizcaya, el cuerpo sin vida de un niño de trece años que se arrojó al vacío porque no podía soportar más los insultos, las humillaciones y las agresiones que sufría en el colegio. Su madre asegura que denunció en varias ocasiones el acoso que sufría el pequeño, pero que nunca le hicieron caso. La madre manifestaba estos días su absoluta impotencia y desatención en un carta difundida por las redes sociales: “¿Cómo expresar cómo me siento? Tras siete años viendo como pegan, insultan y humillan a tu hijo, en el colegio sólo escuchan mis oídos: es cosa de niños!”.

Más allá de los detalles que llevaron a su hijo a la muerte y que causan el inmenso e irreparable dolor de esa madre, la frase revela que seguimos dando la espalda a un grave problema con el que deben enfrentarse a diario uno de cada diez niños españoles y del que son testigos pasivos 47 de cada cien. Y eso sólo hace referencia al acoso puro y duro, al bullying continuado y sistemático como el que llevó al niño de Gtexo al suicidio, porque la situación se revela todavía más espantosa si tenemos en cuenta que un 49,6% de los alumnos españoles reconocen que acosan esporádicamente o puntualmente a otros.

En su carta a la opinión pública, tras detallar el acoso que sufría su hijo y quejarse de la falta de respuesta de las autoridades educativas y los responsables del colegio, la madre del menor de Getxo añade una frase que debería hacernos reflexionar: “en menos de una semana la medida que han puesto algunos profesores es castigar a toda la clase fuera del horario lectivo. ¿Eso es legal? ¿La solución es huir del problema? ¿Qué aprende mi hijo si le enseño que en lugar de intentar arreglar un problema hay que huir de él? Ahí está la clave. A pesar de todos los datos, informes y estudios; a pesar de los libros de personajes populares contando su experiencia como niños acosados y a pesar los proyectos educativos para luchar contra el bullying, nuestra sociedad sigue dándole la espalda a un problema que pone en riesgo la salud de los niños y lastra psicologicamente su futuro.

Tras el suicidio de Getxo Amnistía Internacional ha alertado sobre la necesidad de poner en marcha herramientas más eficaces y una mayor implicación de los colegios y de la Administración para luchar contra el acoso escolar. «Es un problema muy grave de derechos humanos y tienen que tomarse todas las medidas adecuadas para que no ocurran situaciones que puedan desencadenar en un suicidio», tal y como manifestó el portavoz de la entidad, Alex Somovilla. No sólo hay que revisar los protocolos de actuación, hay que cambiar el sistema edicativo para eliminar de una vez por todas la agresividad, las actitudes machistas y xenófobas y en general cualquier manifestación de abuso en nuestros centros escolares, donde debe imperar la empatía, la colaboración y la solidaridad.

Sincronía, una sola Humanidad. Por un Pacto de Estado en Educación que genere un nuevo Sistema Educativo.

El Día Internacional de las Personas Refugiadas nos recuerda una tragedia histórica a la que estamos dando la espalda

RE - copiaCada dos segundos una persona se ve forzada a huir de su hogar y desplazarse en busca de un lugar donde su vida no corra peligro por de los conflictos bélicos y las persecuciones por motivos raciales, políticos o religiosos. Más de 70 millones de personas se han visto obligadas a huir de sus hogares en todo el mundo. De ellas, casi 26 millones se han convertido en refugiados sin hogar y más de la mitad son menores de 18 años. A esas dramáticas cifras sin precedentes hay que sumar otros 10 millones de personas apátridas a quienes se les ha negado una nacionalidad y acceso a derechos básicos como educación, salud, empleo y libertad de movimiento.

En los últimos años la situación de los refugiados se ha ido agravando y ha adquirido carácter de tragedia permanente en las aguas del Mediterráneo, donde desde hace cinco años se calcula que han muerto ahogadas más de 17.000 personas, entre ellas muchos niños. Ayer mismo desaparecieron 22 personas frente a las costas de Almería, tras el naufragio en el mar de Alborán de una patera de la que un ferry pudo rescatar a 21 personas. Este goteo de víctimas ignoradas es una vergüenza colectiva para la sociedad europea y un aldabonazo en las conciencias de la sociedad democrática occidental.

Sincronía, una sola Humanidad